Edición Latinoamérica
26 de Noviembre de 2020

El gerente de Negocios de Enjoy detalla los próximos pasos

Chile: el Casino de Viña del Mar hará propuestas de cambio al contrato con el municipio

(Chile).- La apertura de nuevos establecimientos de juegos y la crisis económica son de los factores más importantes que explican la caída en los ingresos que sufrió el Casino Municipal de Viña del Mar, según comentó el gerente de Negocios de Enjoy y hombre clave en el desarrollo de la empresa concesionaria del establecimiento municipal "A.M. y Cía", Pierpaolo Zaccarelli.

Z

accarelli aclara que en el último trimestre del año pasado, la baja en los ingresos por juego fue de un 23%, tal como lo habían previsto los estudios, y que en lo que va de este año, la caída ha sido menor: llega al 17,5% comparado al año anterior y "así debiera mantenerse".

 

El ejecutivo se anima a aventurar que este año, el aporte del Casino al municipio será del orden de los tres mil millones (U$S 5.281.038) a 3.200 millones de pesos (U$S 5.633.107) menos de lo entregado el año pasado, que alcanzó los 21 mil millones de pesos (U$S 36.967.263). Una cantidad que amerita hacer los análisis para tomar futuras decisiones y que acá esboza.

 

¿Hasta qué punto llega la baja en los ingresos por concepto del juego del Casino de Viña?

 

La realidad que se produjo con la partida de nuevos casinos cercanos a Santiago, donde está el principal público que nos visita, es lo que habíamos estimado con nuestros estudios, además de algo que no teníamos contemplado que es la coyuntura de la crisis generalizada que también afecta en el país y que ha resentido el consumo. Se ha registrado un impacto negativo en los ingresos por concepto del juego, no así en el consumo de alimentos y bebidas, que es lo que se ha estado ventilando últimamente.

 

¿Concretamente, a cuánto asciende esa baja en los ingresos y cómo hay que dimensionarlo en el contexto?

Se puede medir ese impacto comparando con el año anterior en los mismos meses y otra es medir que es lo que hemos venido haciendo nosotros, con un promedio móvil de los meses anteriores a la partida de la competencia que a nosotros nos parecía la manera más adecuada de hacerlo. En base a ese promedio móvil, en el último trimestre del 2008 que fue cuando partió operando nuestro competidor (Casino de San Francisco de Mostazal, Monticello) se produjo una disminución del orden de un 23% , es decir, 800 millones menos (U$S 1.408.277) de los ingresos del año proyectado, que fueron 21 mil millones de pesos (U$S 36.967.263). Si lo comparamos con igual periodo del año anterior, y no con la medida del promedio móvil, la disminución en menor del 23% y llega al 19,5%". 

 

¿Y en lo que va de este año?

Hemos tenido una disminución de esa caída que se venía registrando. Aunque tenemos la distorsión de que Semana Santa este año cayó en abril y no en marzo (y son días de gran afluencia de público), la caída bordea el 17,5%. Llevamos 900 millones (U$S 1.584.311) menos este año.

 

¿Y a cuánto ascendería al final del año la cantidad de ingresos que el Casino aportará al presupuesto municipal, proyectando esa baja que se viene dando?

 

Es decir, cuánto va a bajar el 2009...es como decir cuánto va a ser el PIB de Chile, pero si me piden una estimación, diría que no debería haber una disminución más allá de los 3 mil a 3.200 millones de pesos (U$S 5.281.038-U$S 5.633.107) comparado al año anterior.

 

¿Cómo han enfrentado como concesionarios esa baja en los ingresos? La alcaldesa Virginia Reginato ha enviado algunos mensajes, en el sentido de que la responsabilidad de reaccionar, es del concesionario...

 

Nuestra responsabilidad la tenemos muy clara, está establecida en el contrato de concesión que nos hace parte del negocio junto con la municipalidad, de sacar este proyecto como siempre lo hemos hecho. Tenemos que tener en cuenta que esta no es la primera crisis que enfrentamos; ya vivimos la crisis asiática y hay varias para atrás. Es la primera eso sí, en la que el Casino de Viña entra en un ambiente competitivo y ahí sí a nosotros no es que nos moleste la competencia, al contrario, es muy sana y parte de las reglas el juego de un mercado libre; lo que sí nos parece es que hay que tratar de buscar ciertas simetrías para poder competir de la mejor manera. Acá, hay que decirlo, va a ser difícil que nosotros acerquemos físicamente el Casino de Viña a Santiago, para quedar a menor distancia. Lo que sí se puede hacer, es establecer ciertas condiciones en que las partes (municipalidad y concesionario) podamos mejorar la competitividad de este Casino.

 

¿Es compartida entonces la responsabilidad para mejorar la competitividad del Casino de Viña? ¿La municipalidad entonces, también debe asumir un rol activo?

 

La responsabilidad es del operador o concesionario como le quieran llamar y no eludo la importancia que eso tiene. Lo que me parece es que acá, ambos nos beneficiamos o ambos nos perjudicamos del resultado. Y este Casino es un casino que genera muchos ingresos, 21 mil millones de pesos (U$S 36.967.263) para el municipio que pasa a ser más del 40% del total de presupuesto municipal. Entonces, pienso que si casi la mitad de mi presupuesto de operación de una ciudad está radicado en un negocio de estas características, claramente y así lo entiende la alcaldesa, es de responsabilidad de la autoridad comunal ayudar para que esto funcione y lo haga mejor.

 

En lo que compete a ustedes como concesionarios, ¿dónde ha estado el esfuerzo por mantenerse competitivos?

 

Desde el año 2005 que venimos haciendo esfuerzos por comunicar y fidelizar nuestra relación con los clientes, avizorando que venían nuevos casinos. Y vamos a seguir en eso y así lo hemos venido conversando con el municipio.

 

En noviembre del año pasado, ustedes anunciaron que querían reunirse con el municipio para analizar una eventual modificación al contrato. ¿Se concretó eso? ¿De qué depende?

 

El contrato establece que el concesionario tendrá por una sola vez en todo el periodo que es por 15 años (2000 al 2015), la posibilidad de hacer una propuesta de cambio al contrato al municipio. O sea, tenemos una sola bala en la pistola y no la queremos desperdiciar".

 

¿Qué están esperando para dispararla?

 

Ya la tenemos bastante madurada. Nuestro contrato vence en 6 años y 8 meses más y tenemos que revisar qué aporte nos haría como casino, más competitivos. Cuando hicimos la inversión el año 2000 de 80 millones de dólares (modernización del casino y construcción de un hotel cinco estrellas), lo hicimos por los 15 años de concesión apostando a que serían renovables. El año 2005 salió la nueva ley de Casinos que estableció que quedan derogadas para los municipios, la opción de renovar las licencias. En ese escenario el 2015, el municipio quedará sin licencia y nosotros, sin opción de renovar el contrato. 

 

Es mucho lo que está en juego para ambas partes, ¿qué se ha hecho en concreto?
La municipalidad ha venido preparando una buena estrategia y no me corresponde referirme a eso. Lo que podamos hacer en conjunto, en lo que a nosotros compete, que es esa única bala, lo vamos a plantear dentro de este año y no es nuestra intención que vaya en detrimento de lo que el municipio recibe. Eso no está dentro de nuestra propuesta. Sería iluso pretenderlo.
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook