Edición Latinoamérica
26 de Noviembre de 2020

Declaraciones de Francisco Javier Leiva

El Superintendente de Casinos de Chile detalló las medidas para evitar el lavado de dinero

(Chile).- Diversas medidas ha tomado la autoridad ante la entrada de operadores extranjeros en el mercado de Chile. Ya van cuatro casinos inaugurados desde que comenzó a regir la nueva Ley de Casinos, y se espera que para fines de año se corte la cinta de otros cinco centros de entretenimiento y apuestas.

E

l más antiguo de ellos, tiene tan sólo un año y a diferencia de los siete casinos que ya existían en el país, los nuevos se rigen por una regulación hecha expresamente para ellos y son fiscalizados por la Superintendecia de Casinos de Juego (SCJ).

El titular de este organismo, Francisco Javier Leiva, habló sobre los eventuales riesgos que puede generar esta nueva industria y las medidas que ha tomado la autoridad para evitar que en el país se lleven a cabo maniobras de lavado de dinero a gran escala.

¿Qué posibilidades hay de que las sociedades que llegan a este nuevo negocio ensucien la industria?

Yo eso lo descarto completamente, porque ya en el proceso de otorgamiento de licencias, previo a evaluar los proyectos, se llevó a cabo la etapa de precalificación. Se hizo con todos los proyectos postulantes una investigación exhaustiva de la sociedad operadora, hasta conocer toda la cadena societaria hasta llegar a los dueños finales de esa cadena.

Se investigaron antecedentes de idoneidad, antecedentes financieros. El propósito era asegurar la idoneidad de quien estaba postulando, conocer el origen lícito de los dineros que pretendían invertir y que tuviesen la capacidad de financiar, ahí, en acuerdo con metodologías que aplica el departamento del Tesoro Americano. Se recabaron antecedentes de Interpol, del FBI, nosotros entrevistamos y recabamos antecedentes con los bancos e instituciones financieras con las cuales los inversionistas postulaban.

Eso se hizo así con los 48 proyectos que postularon y sólo los que cumplían a nuestro juicio esa etapa, pasaban a la fase de evaluación. Por lo tanto, la primera gran barrera para evitar que la industria de casinos de juego haya lavado dinero, es impedir que el propio casino de juegos esté vinculado a organismos que laven dinero y eso se evita con precalificación y toda la investigación que se hizo.

¿Cuántos casinos serán en total?

Van a ser 24 pero nosotros tenemos una distinción. Hay siete ya funcionando que son concesiones municipales que no están bajo la regulación y fiscalización de la Superintendencia y por eso nosotros hemos hablado de una nueva institucionalidad que es la que se genera con la creación de la Superintendencia y la nueva Ley de Casinos que permitió abrir el mercado y ahí tenemos hasta el momento 18 nuevos operadores.

Estimamos que durante el 2009 tengamos 15, y los tres permisos que se otorgaron en agosto de 2008, estén operativos en el segundo semestre de 2010.

¿A la Superintendencia le alcanza con sus actuales herramientas para fiscalizar estos 18 casinos?

La etapa natural que viene ahora es la fiscalización de los casinos en funcionamiento. Hoy hemos estado abocado a la etapa de fiscalización en la fase de construcción, asegurar que los proyectos que se construyan, estén acorde con las propuestas que fueron evaluadas en su oportunidad.

En paralelo, comenzar a fiscalizar el funcionamiento. Al mes de agosto de este año, ya cumplió un año de funcionamiento el Casino Termas de Chillán, el más antiguo de la industria, y por lo tanto, hay visitas inspectivas de la Superintendencia y hay instrucciones que se han dictado en términos de enviar cierta documentación mensualmente.

Pero indudablemente tenemos comprometido con la Dirección de Presupuesto, como era muy difícil estimar a priori cuánto era el número apropiado de fiscalizadores, ir evaluando dependiendo de los requerimientos para poder hacer las fiscalizaciones.

Existe posibilidad de que eventuales “mafias” puedan surgir a partir de esta industria. En otros países ya ha pasado...

Bueno, yo creo que lo más práctico es primero, precalificación parta evitar que los dueños de casinos estén vinculados a mafias que laven dinero, y luego es la fiscalización en terreno y regulación. Hay que recordar que los casinos, por exigencia de la Superintendencia, están todos cubiertos en sus sales de juego, salas de recuento, con cámaras.

La exigencia es que tiene que haber una grabación continúa de todo lo que pasa en el casino durante 15 días seguidos y si hay algún tipo de incidente se debe grabar y estar al menos por seis meses, por lo tanto, esos son documentos o información que sirve como base o prueba, para alguna investigación que haga la Superintendencia, sin perjuicio de la revisión documental, de los estados financieros, de los recuentos, y de las visitas inspectivas que hace periódicamente la Superintendencia.

¿Los casinos municipales van a entrar en algún momento a su supervisión?

Efectivamente, la Ley indica que a más tardar el 31 de diciembre de 2015, esas siete concesiones municipales caducan, terminan, y tiene que iniciarse un nuevo concurso para ocupar esas siete licencias pero ya bajo el amparo de la nueva Ley de Casinos. Luego, a partir de 2016, los 18 más esos siete, van a estar todos bajo la regulación de la Superintendencia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook