Edición Latinoamérica
21 de Enero de 2021

Según un fallo de un alto tribunal estatal

Estados Unidos: los juegos de juegos de cartas podrían ser ilegales en la Florida

(Estados Unidos).- El blackjack y otros juegos de cartas que están atrayendo multitudes en el Seminole Hard Rock Casino cerca de Hollywood pudieran ser ilegales según el fallo de un alto tribunal estatal, pero el conflicto entre las leyes federales y las estatales significa que los juegos se van a mantener por el futuro previsible.

H

ace dos semanas que el Tribunal Supremo de la Florida falló que el gobernador Charlie Crist no tenía facultad para autorizar esos juegos de cartas cuando el año pasado firmó un acuerdo de juego con la tribu. Pero nadie ha tratado de aplicar el fallo.

Las razones están en un pendiente cuestionamiento judicial -en el que el gobernador y la tribu le han pedido al tribunal que reconsidere su fallo- en un vago estatuto federal y en fallos de tribunales federales frecuentemente contradictorios.

“Si usted es un jugador, ahora puede hacer reservaciones para octubre, el Día de Acción de Gracias y las Navidades”, afirmó Robert Jarvis, un profesor de Derecho en la Nova Southeastern University y un experto en las leyes sobre juegos. “Los juegos van a seguir”.

Tres entidades tienen el poder para cerrar juegos ilegales en terrenos tribales: el secretario de Justicia de Estados Unidos, que puede ordenar a los alguaciles federales cerrar los juegos; el tribunal federal que, a solicitud del estado, puede ordenar una interdicción; y la Comisión Nacional India de Juego (NIGC), la entidad federal independiente que regula los juegos tribales.

Los seminoles “no han tenido conversaciones” con la NIGC sobre su papel regulatorio, dijo Barry Richard, abogado de la Tribu Seminole. “El mensaje para la NIGC era que todavía tenemos esperanzas en que podamos resolver esto, pero que era probable que no fuera a pasar nada antes de marzo”.

La legislatura de la Florida se reunirá en marzo para una sesión ordinaria y, fuera de una sesión extraordinaria antes de eso, es la fecha más temprana para poder resolver el conflicto. Los legisladores pudieran validar el acuerdo firmado por el gobernador y votar a favor de hacer legales los juegos de cartas, o renegociar el acuerdo y brindar una serie de juegos diferente.

La ley federal permite a las tribus indias tener juegos de este tipo, conocidos como juego de Clase III, mientras tengan un acuerdo válido con el estado. El acuerdo tiene que darle a la tribu todos los juegos que ya ofrecen los casinos de la Florida.

Pero el Tribunal Supremo falló por unanimidad, que puesto que juegos de mesa Clase III como el blackjack y el pai gow son ilegales en la Florida, la tribu tampoco puede tenerlos. Sólo la legislatura o una enmienda constitucional puede cambiar la ley y posibilitar a los seminoles tener ese tipo de juegos.

El resultado de la disputa sobre el juego pudiera ser otro golpe para el estado, gravemente escaso de fondos. A cambio de los juegos Clase III, los seminoles acordaron pagarle al estado un mínimo de U$S 100 millones anuales durante 25 años.

Ahora, si el dinero llega, el estado no podrá hacerlo efectivo hasta que se resuelva el fallo del tribunal. Y si el fallo se mantiene y los “juegos de mesa se declaran inválidos, la tribu puede operar sus máquinas tragamonedas pero el estado no recibiría nada”, dijo Kathryn Rand, una profesora de Derecho y experta en la ley sobre el juego de los indios en la Universidad de Dakota del Norte. “Para el estado esto sería un resultado políticamente muy malo”.

La incertidumbre también está afectando a los seminoles. La tribu había hablado de empezar el blackjack y los otros juegos en su Casino de Tampa para fines de año y proseguir con grandes expansiones en sus casinos de Coconut Creek e Immakolee. Pero “los planes eran tentativos, aún lo son pero ahora quizás lo sean un poco más”, dijo Gary Bitner, portavoz de los seminoles. “La tribu está esperando ver que pasa con el Tribunal Supremo en las próximas semanas y meses”.

No es probable que se tome alguna medida antes de que el tribunal permita o rechace la solicitud de una nueva audiencia y el fallo sea final, según los expertos legales. Luego, la NIGC tendrá que decidir si el fallo deja a los seminoles operando un acuerdo ilegal, afirmó Rand. Si determina que el acuerdo es inválido, le puede pedir a la tribu que renuncie a los juegos voluntariamente. Si eso falla, la comisión puede ordenar el cierre de los juegos, una decisión que la tribu puede apelar.

Los dirigentes de la legislatura no se han referido al fallo y no han dado indicios de que piensen convocar a una sesión extraordinaria para cambiar laley o validar el acuerdo. El presidente del Senado, Ken Pruitt, inclusive ha devuelto los U$S 50 millones enviados por los seminoles.

“Si usted es un contribuyente de la Florida, tiene lo peor de todos los mundos”, comentó Jarvis. “Tiene a los indios dirigiendo los juegos. No tiene un acuerdo válido. Ellos no tienen obligación de mandar ningún dinero al estado y el estado no los puede demandar”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook