Edición Latinoamérica
30 de Octubre de 2020

España

El gobierno aragonés presiona para que Gran Scala compre ya los terrenos

(España).- El retraso en la materialización del proyecto para la puesta en marcha de un macrocomplejo de ocio y juego en el desierto de Los Monegros está generando una incertidumbre y sembrando unas dudas con las que quiere acabar el Gobierno de Aragón, que desde el primer momento se ha mostrado como principal padrino del aterrizaje de los inversores internacionales en la Comunidad.

F

uentes oficiales han asegurado que el Ejecutivo PSOE-PAR que preside Marcelino Iglesias ha hecho llegar a los directivos de International Leisure Development, la sociedad promotora de Gran Scala, su interés en que cuanto antes comiencen a hacer realidad la inversión prevista y cierre la compra de los terrenos donde se asentará el complejo.

El Gobierno aragonés, y especialmente la parte del PAR, se juega mucho en el éxito de la iniciativa, dado su alto grado de implicación en ella. No sólo firmó con ILD un protocolo en el que se comprometía a facilitar la instalación, incluso a promover las modificaciones legislativas necesarias, sino que ha actuado de mediador en el proceso de búsqueda de las más de 2.000 hectáreas que se necesitan y que, hasta el momento, aún no ha dado sus frutos.

El retraso en la compra del suelo -es decir, el primer paso con el que los aragoneses podrían comprobar que el proyecto va tomando cuerpo y no es sólo un conjunto de imágenes virtuales- ha propiciado que en la prensa local afloren algunas informaciones que siembran dudas en la opinión pública sobre el futuro de Gran Scala.

En este sentido, si en uno se ha advertido de que empieza a haber “desencuentros” entre el Gobierno aragonés e ILD, en otro se denunciaba la quiebra de un proyecto de juego Internet en el que participó alguno de los miembros del consorcio que ahora pretende crear en Los Monegros un espacio con más de 32 casinos, varios parques temáticos, campos de golf, hoteles y hasta un hipódromo.

Como un síntoma de la incertidumbre generada podría interpretarse también que el Ayuntamiento de Zaragoza asegura que no tomará ninguna postura sobre el proyecto hasta que no estén concluidos los estudios sobre el impacto que tendrá en la ciudad económica y socialmente.

Mientras, el vicepresidente aragonés insiste en que Gran Scala necesita “de la mayor tranquilidad posible para su desarrollo”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook