Edición Latinoamérica
25 de Octubre de 2020

A cargo del ministro de Relaciones Institucionales José Múcio Monteiro

Brasil: buscan la aprobación de una propuesta que regule los bingos

(Brasil).- Presionado por movimientos sindicales para articular con el Congreso Nacional la aprobación de una propuesta que regule los bingos, el ministro de Relaciones Institucionales, José Múcio Monteiro, decidió dividir la responsabilidad y llevar el asunto a discusión en el Consejo Político del Gobierno Federal.

Quiero llevar el tema a debate. El tema es polémico, pero tiene que ser resuelto. Para eso, es preciso que haya desarrollo por parte de todos”, dijo el ministro, que aún no decidió se colocará el asunto en la pauta de discusión de la próxima reunión del grupo.

La estrategia de José Múcio no sólo abre espacio para el debate en torno al tema (que quedó bajo la mirada desconfiada de la sociedad luego del escándalo que envolvió al ex funcionario de la Casa DE Gobierno Waldomiro Diniz), como les da la responsabilidad a los parlamentarios de encabezar la campaña por la propuesta. En la práctica el ministro pretende iniciar las discusiones y analizar los ánimos de los integrantes de la base aliada que componen el consejo Político. Si evalúa que la tendencia es de apoyo a la idea, Monteiro traspasará la articulación de la materia al Congreso y pasará a actuar como ayudante en las negociaciones.

A pesar de que la intención del ministro de debatir el tema antes de que el gobierno entrara en la campaña por la regulación o decidirse pro archivar el asunto de una vez, es consenso entre gobernantes que la regulación de los bingos le interesa a la casa de gobierno. Esto es por dos motivos: además del impacto electoral que la decisión puede tener (millones de trabajadores aguardan la legalización), está el aspecto financiero y tributario que la decisión traerá consigo.

Según estimaciones de sindicalistas, solamente por medio de la recaudación de impuestos los bingos rendirían más de R$ 2 billones (U$S ) a los cofres públicos.

El equipo de la casa de gobierno analiza la propuesta que ya realizó estudios referentes a otros países y percibió que el destino de los recursos varía conforme ala región. En Irlanda, por ejemplo, la recaudación por medio de juegos sirve para realizar proyectos que benefician a los deficientes físicos, y en Estados Unidos está destinado a la salud.

En Brasil, la idea inicial es que los ingresos recaudados con los bingos sean revertidos para el área de deportes. A pesar de los atractivos tributarios, los gobernantes pretenden discutir la regulación del juego con cautela.

Por eso quieren, conjuntamente con sindicalistas y parlamentarios, elaborar una propuesta que legalice inicialmente apenas los cartones de bingo. Tanto cuidado se debe al temor de que las articulaciones sufran analogías al episodio de 2005, cuando el ex asesor de la Casa Civil de la Presidencia, Waldomiro Diniz, fue acusado de extorsionar empresarios del ramo de juegos para recaudar dinero para el Partido Trabalhista (PT).

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook