Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

A partir de 2008

Cuatro firmas ya pidieron licencia para abrir casas de juego en Madrid, España

(España).- Cuatro empresas, entre ellas el grupo español Codere y el austriaco Bwin, han solicitado ya a la Comunidad de Madrid las licencias necesarias para abrir en 2008 las primeras casas de juego que se implantarán en la región después de que el Gobierno autonómico aprobara el Reglamento del Juego a finales de 2006.

L

a consejera de Hacienda, Engracia Hidalgo, adelantó que las primeras compañías que se han aventurado a inscribirse en el registro del juego para llevar a cabo actividades relacionadas con las apuestas son Codere Apuestas, Intralot Iberia, Cirsa Ladbrokers Madrid Betting Company y Bwin Interactive Entertainment.

“Estas empresas, algunas de ellas extranjeras, están aprovechando la experiencia que están desarrollando en otros países como Reino Unido y se están aliando con sociedades españolas para llevar a cabo su actividad en la Comunidad de Madrid”, manifestó Hidalgo.

El Reglamento del Juego de la Comunidad de Madrid entró en vigor el pasado mes de enero y desde entonces las compañías que lo deseen pueden pedir la autorización para abrir locales de juego, una licencia que servirá tanto para casas de apuestas físicas como para sitios Web. Gracias a la puesta en marcha de estos establecimientos, la Comunidad de Madrid podrá recibir un diez por ciento de lo que ingresen las casas de juego, una vez descontados los premios.

Actualmente, no hay ninguna licencia concedida ya que, desde que estas empresas realizaron su petición, se ha abierto un periodo de seis meses en el que se tiene que analizar la documentación disponible, los sistemas informáticos y la maquinaria que se va a utilizar porque, según la consejera, “es un montaje totalmente nuevo” que hay que analizar.

Madrid ha sido la primera comunidad autónoma en regular esta modalidad de juego, llenando así el actual vacío legal que existe en esta materia, lo que pretende dar seguridad jurídica y transparencia a los ciudadanos que quieran practicar este tipo de actividad.

Así, el reglamento permitirá las apuestas sobre acontecimientos deportivos, de competición o de otro carácter previamente determinado, que podrán realizarse en locales específicos, establecimientos de juego, estadios deportivos, o a través de medios telemáticos (Internet y telefonía).

De este modo, se abre la puerta a que las empresas del sector autorizadas por la Administración regional puedan desarrollar por medios interactivos, como Internet o telefonía móvil, los juegos recogidos en el “Catálogo del Juego de la Comunidad de Madrid” (máquinas recreativas, juego del bingo y los permitidos en los casinos).

Hidalgo precisó que “cualquier compañía” puede requerir la licencia de apertura, aunque deben cumplir una serie de requisitos de viabilidad económica que protejan a los usuarios.

Según explicó, cuando nació la idea de regular el juego en la Comunidad, su departamento tenía dos posibilidades: planteándolo como una concesión y diseñando las condiciones de funcionamiento de estos locales, o como una autorización y permitiendo a la empresa organizar su actividad siempre y cuando se comprometa a “responder económicamente”.

“Desde el punto de vista liberal, quien más sabe de montar el negocio es quien lo va a llevar a cabo, por lo que apostamos por la segunda alternativa”, añadió la consejera, quien señaló que el decreto ’incluye garantías muy importantes” para garantizar “la solvencia de las apuestas”.

En este sentido, recordó que la normativa establece que las sociedades que pretendan abrir establecimientos de apuestas tendrán que tener una serie de seguros y avales de tal forma que si tienen algún problema, la Comunidad de Madrid pueda responder por la empresa. Además, si la compañía se equivoca y tiene dificultades internas “el Gobierno regional contará con una cuantía importante de dinero” para que no sea perjudicada la persona que apuesta.

Entre los requisitos exigidos por la Administración autonómica para obtener las autorizaciones se encuentran estar inscripto en el Registro del Juego de la Comunidad de Madrid, no tener deuda tributaria, contar con una fianza de seis millones de euros, o de 12 millones en el caso de que no suscriban seguro por valor de 10 millones de euros, y presentar una oferta explicando el tipo de apuesta que quiere desarrollar.

Asimismo, estas empresas deben tomar las medidas necesarias para impedir la participación en las apuestas de los menores de edad y de los incapacitados legalmente. Además, deben garantizar que se impide apostar a través de Internet a aquellas personas que, voluntariamente o por sentencia judicial, hayan solicitado su inclusión en el registro de prohibidos del Juego de la Comunidad de Madrid.

La responsable regional de Hacienda indicó que en la pasada legislatura se “tocaron” todos los decretos del juego para introducir la modernidad en un sector que “genera mucho trabajo” pero que “estaba anquilosado”.

“El sector del juego puede aportar mucho al crecimiento económico siempre y cuando se mantengan las garantías de que los niños no jueguen y de que la gente que está incluida en el registro de prohibidos no participe en estas actividades”, resaltó Hidalgo.

Además, matizó que cerca de 18.000 jugadores procedentes de toda España engrosan la lista de personas “non gratas” para entrar en los casinos y salas de juego, bien porque lo ha decidido un juez bien por voluntad propia.

Para garantizar que realmente estas personas tengan prohibido el acceso a casas de apuestas, la Comunidad de Madrid establecerá una serie de medidas, como los seguimientos de las direcciones de IP de los ordenadores o el rastreo de las tarjetas de teléfonos móviles, para evitar que estos jugadores apuesten.

No obstante, Hidalgo remarcó que las apuestas por Internet “aún tienen un vacío legal muy grande en todo el territorio español” y, por ello, insistió en que el decreto madrileño intenta poner en práctica una serie de medidas para regular “’de cierta manera” el juego en la red.

También especificó que en el estudio de estos sistemas de vigilancia están participando empleados de la Universidad Politécnica, de Informática de la Comunidad de Madrid (ICM) y de una empresa externa contratada para este fin.

La consejera hizo hincapié además en que cuando se aprobó la legislación “no se entendía el juego por Internet” y aseveró que la regulación “hubiese sido mucho más fácil” si se hubiera pensado en las nuevas tecnologías desde un principio. Así, explicó que para vigilar que sólo se apueste en Madrid “lo lógico” es que la normativa se aplique donde se instale el servidor.

Finalmente, señaló que la Comunidad está sirviendo de ejemplo a otras regiones, como es el caso de País Vasco, comunidad en la que se está trabajando con concesiones para implantar estas “casas de juego”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook