Edición Latinoamérica
26 de Agosto de 2019

Entre Ríos, Argentina

Un conflicto en el área de cómputos del IAFAS complica el pago de apuestas

(Argentina).- Un conflicto suscitado en la división cómputos del IAFAS que reclama una reestructuración del área acorde a la responsabilidad que le cabe, complica a los agencieros de Entre Ríos, que desde el martes pasado no reciben las liquidaciones de premios.

U

na medida de fuerza que reclama por seguridad informática en el manejo de datos declarado por los trabajadores de ATE en la división cómputos del Instituto de ayuda financiera a la acción social (IAFAS). Esto trae problemas para los agencieros y para los apostadores. “En estos momentos, no se están procesando las liquidaciones, quiere decir que no se están acreditando los premios. Tanto el apostador que ganó 5 ó 5 mil pesos no puede cobrar porque el agenciero no tiene el dinero en la cuenta” para pagar el premio, describió en declaraciones a APF el jefe de cómputos, Gabriel Narcoti.

La medida se viene desarrollando desde el martes de la semana pasada, cuando se comunicó a la autoridad del trabajo y a la Presidencia del Instituto que comenzarían con retención de servicios progresiva hasta el viernes, cuando devino un “paro total”, mencionó Narcoti, ante la falta de respuestas de las autoridades.

Al mediodía de ayer, Blas García, titular del IAFAS, tomó la determinación de recibir a los empleados del único nivel en conflicto, ya que el resto de la entidad funciona con normalidad.

Las últimas liquidaciones que los agencieros recibieron fueron las correspondientes a los sorteos 519 de tómbola y 1469 de Quini 6.

“Se maneja mucho dinero a diario y hay que armar una estructura que justifique su buen funcionamiento”, relató el jefe del área. En cómputos trabajan siete personas cuyo problema pasa la estructuración del sector, que tiene las condiciones para un óptimo desempeño pero “no están justificadas por una estructura solvente. Ha crecido muchísimo el Instituto en salas tragamonedas, casinos y demás y seguimos con una estructura de funcionamiento que, en cuanto a responsabilidades, ha quedado obsoleta”, añadió.

Narcoti deslizó que existieron “algunos inconvenientes” y esto generó que los empleados de cómputos reclamen lo que llaman “una estructura real al problema”, que pasa por una recategorización del área que tiene “una responsabilidad orgánica mínima. El instituto tiene gerentes, subgerentes, secciones y por último las divisiones”, describió el empleado.

Por cómputos pasa no sólo la tómbola, sino los demás juegos, como las 23 salas de tragamonedas y los nueve casinos. Los trabajadores sostienen que hace once años que llevan adelante por “buena actitud y predisposición” el funcionamiento en las actuales condiciones “pero ya basta: estamos trabajando con mucha responsabilidad y poca estructura”, dijo.

Cómputos “no puede ser una división, (el nivel) más bajo del Instituto no puede ser responsable de tantas liquidaciones y tanto juego”, reflexionó, mencionando que, como jefe de división, está rubricando facturas por montos superiores a los 20 mil pesos (U$S 6.391).

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook