Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

La Consejería de Hacienda prepara un nuevo reglamento sobre máquinas recreativas

Preparan nuevas medidas para prevenir la ludopatía en las slots en Murcia, España

(España).- El nuevo reglamento sobre máquinas recreativas que prepara la Consejería de Hacienda llega envuelto en polémica. A pesar de que refuerza las medidas para prevenir la ludopatía entre los aficionados a las slots, ni el Consejo Económico y Social (CES) ni la Asociación de Ayuda a Jugadores de Azar de la Región de Murcia están plenamente satisfechos con el resultado final y reclaman medidas más restrictivas.

E

n esta modalidad de juego, los murcianos gastaron el pasado año 438 millones de euros, un 70 por ciento de los cuales volvió a sus bolsillos en forma de premios.

La principal finalidad del nuevo reglamento, que sustituye a uno del año 2001, es adaptar el negocio de las máquinas recreativas a los nuevos adelantos tecnológicos, simplificar los trámites burocráticos y establecer normas homogéneas en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, la Dirección General de Tributos también aprovechó para reforzar las medidas para contra la ludopatía.

Una de las novedades es la prohibición de que las máquinas emitan señales lumínicas como reclamo para captar la atención de los clientes. Los reclamos sonoros se prohibieron en el reglamento del 2001. También se establece que los salones de juego deberán tener “un servicio de recepción que impida la entrada a los menores de edad y que podrá exigir la identificación de cuantos usuarios acudan al establecimiento”.

Las máquinas deberán además llevar una leyenda que advierta que su uso está prohibido a los menores de 18 años y que puede producir ludopatía. Por lo que respecta a las máquinas de los salones recreativos, a las que tienen acceso los menores y que no dan premio, se prohíben los juegos que hagan apología de la violencia.

El dictamen del Consejo Económico y Social, órgano consultivo del Gobierno regional en el cual participan expertos, empresarios y sindicatos, valora positivamente el reglamento en términos generales y apenas plantea objeciones a su articulado, pero sí incluye importantes propuestas.

La más polémica, por los efectos que causaría en el sector de las máquinas recreativas y en la hostelería, es la de que “un instrumento peligroso desde el punto de vista de los trastornos adictivos, como es la máquina de azar, no debiera facilitarse mediante su presencia en bares, cafeterías y hoteles, sino que debiera restringirse su uso en los salones de juego, en los que no acceden menores, sino sólo personas que quieren practicar el juego”.

La Asociación de Ayuda a Jugadores de Azar de la Región de Murcia respalda la petición del CES, pero su presidente, Francisco Pizcueta, es muy pesimista al respecto. “No lo van a hacer jamás porque es mucho el dinero que se mueve y son muchos los intereses en juego”, comentó.

Pizcueta propone que, al menos, se establezca el control de acceso existente en bingos y casinos también en los salones de juego, algo que en el nuevo reglamento sólo se recoge para las zonas de los salones donde haya máquinas interconectadas con premio especial. “De esta forma -explicó-, los ludópatas podrían autoprohibirse la entrada al inscribirse en el registro de prohibidos, cosa que ahora no ocurre, ya que en los salones de juego puede entrar cualquiera”.

En contra de la prohibición de las tragamonedas en bares y cafeterías, además de los empresarios, está el director general de Tributos, Miguel Ángel Blanes, autor del reglamento. A su juicio, de aprobarse esta medida “sería una debacle para el sector, ya que aproximadamente el 60 por ciento de los bares de la Región obtienen parte de su renta de estas máquinas, a parte de que ninguna comunidad autónoma lo ha hecho”. Según datos el sector, un bar, que no puede instalar más de dos tragamonedas, puede obtener de ellas al mes entre 500 y 600 euros. La Comunidad Autónoma ingresa al año unos 36 millones de euros por la fiscalidad de las máquinas recreativas.

El CES también propone destinar una parte de lo que cobra la Consejería de Hacienda por la tasa de juego a actuaciones para combatir la ludopatía y que se regulen y limiten los juegos de apuestas y azar por Internet, que en los últimos años han alcanzado gran auge. Con respecto a la primera petición, Blanes explica que el Plan Regional sobre Drogas ya incluye un apartado dedicado a la lucha contra las ludopatías, mientras que con respecto al juego en Internet señala que la Comunidad carece de competencias. “Nosotros también se lo hemos pedido al Ministerio del Interior, pero, de momento, no ha hecho nada”, señaló el director general.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook