Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

Reclaman más vigilancia a las firmas que ofrecen juegos de azar online

España: operadores de juego se manifiestan contra las apuestas por Internet

(España).- El sector del juego tradicional se moviliza contra la permisividad que tienen las apuestas online. Reclaman más vigilancia de las Administraciones públicas a las firmas que operan por Internet, a través de un mayor control fiscal a los jugadores que se decantan por las apuestas electrónicas. Mientras, los casinos a través de la red reclaman al Gobierno que regule su sector.

L

os casinos y los bingos tradicionales no quieren que los gigantes del juego online les quiten protagonismo en un sector que consideran excesivamente regulado. Compañías como Cirsa, uno de los tres grandes operadores españoles junto a Codere y Recreativos Franco, ya han transmitido a la Administración su malestar por el nulo tratamiento fiscal que soportan las compañías de apuestas online al operar desde paraísos fiscales, según han reconocido fuentes de la compañía.

Resaltan que mientras los operadores clásicos soportan una alta fiscalidad, por ejemplo de cada euro que un ciudadano se deja en un casino tradicional más de la mitad va a parar al erario público, los casinos online pueden actuar libremente ya que operan desde países con una fiscalidad más permisiva. Además, destacan que en España la disparidad de normativas autonómicas supone una ruptura de la unidad de mercado para las compañías que operan en todo el país.

Fuentes de la compañía Cirsa consideran que una solución al problema de la fiscalidad podría pasar por controlar las sumas de dinero que ingresan los ciudadanos gracias a este tipo de apuestas electrónicas. Para ello proponen que los premios de este tipo de casinos se reciban siempre a través de bancos que operan en España y no desde entidades extranjeras que permitan sortear los controles del fisco.

Por el momento, el sector no reclama seguir el ejemplo de Estados Unidos, donde la legislación ha puesto freno a las apuestas en la red prohibiendo los pagos mediante tarjetas de crédito. Se calcula que la industria factura en ese país alrededor de 12.000 millones de dólares.

Pero los operadores clásicos no son los únicos que se quejan de la escasa regulación del sector en España. La Comisión de Economía y Hacienda del Senado ha pedido al Ejecutivo, a propuesta de Convergencia i Uniò, que se elabore un proyecto de ley para controlar los servicios de juego y las apuestas electrónicas. Una petición que ya ha recibido el visto bueno de la Asociación Española de Apostadores Deportivos por Internet (Aedapi). Esta organización entiende que el sector de las apuestas online “se rige bajo una normativa estatal que no ofrece un marco satisfactorio para el sector y que además no es coherente con el derecho comunitario”, asegura la Aedapi en un comunicado.

La moción recuerda “que en otros Estados miembros de la Unión Europea, como por ejemplo Italia, Reino Unido o Alemania, ya se están desarrollando normativas para amparar la realidad en los respectivos mercados”. En el caso de España, “la moción aprobada por la Comisión de Economía y Hacienda del Senado solicita un marco regulatorio estatal que garantice una protección coherente y que impida una compartimentación del mercado español”, asegura la asociación.

“Consideramos imprescindible poder operar con total transparencia. Una regulación adecuada será positiva para todos y, además, permitirá que empresas de apuestas online entren en el circuito de funcionamiento habitual de cualquier otra empresa offline”, señalan los operadores de apuestas por Internet.

Mientras los casinos en la red quieren que se regule su actividad, las compañías tradicionales esperan que las apuestas deportivas puedan convertirse en un negocio alternativo a su actividad tradicional donde prevén un estancamiento de su crecimiento.

Por el momento, la única comunidad autónoma que tiene regulada esta actividad es Madrid, aunque se espera que el País Vasco lo regule en las próximas semanas. Para operar en las apuestas deportivas, Cirsa ya se ha unido a la británica Ladbrokes, lo mismo que ha hecho Codere con William Hill.

La fiscalidad no es la única queja del juego tradicional. También se consideran perjudicados al no poder realizar publicidad de sus productos y locales, mientras los casinos por Internet sí se publicitan. El caso más destacado, el de Bwin que ha incluido su nombre en las camisetas del Real Madrid.

La matriz del operador de casinos y bingos Cirsa ha decido reorganizar su estructura y cambiar su denominación societaria. Ha dejado de denominarse Leisure & Gaming para rebautizarse como Nortia Business Corporation. Un nombre con el que hace referencia a la diosa etrusca de la fortuna.

Sin embargo, las últimas cuentas de resultados de la antigua matriz, correspondientes al ejercicio 2006 no son tan positivas como parece indicar el nuevo nombre de la sociedad. Un ejercicio que se cerró con un beneficio después de impuestos de 21,3 millones de euros. De ellos, el grupo propiedad de Manuel Lao destinó 19,2 millones a reservas voluntarias.

El aspecto negativo viene en forma de las salvedades que RCM Auditores incluye en su informe de auditoria de la matriz de Cirsa. Asegura que en las cuentas de participaciones de empresas del grupo se incluye un valor de 21,8 millones correspondientes al valor neto contable de participaciones de las que no se dispone de informe de auditoria y de las que no se ha podido realizar verificación alternativa. Además, señala que la sociedad incluye en las cuentas de participaciones en empresas del grupo inversiones por valor teórico contable inferior al contabilizado por valor de 14,1 millones, “valor difícilmente realizable, lo que supone la existencia de sobrevaloración por el mismo importe”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook