Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

La semana próxima se reunirá el consejo de administración para tomar una decisión

Codere limitaría su oferta de acciones a los inversores institucionales

(España).- Si finalmente Codere se decide a salir a bolsa, su oferta de acciones estará reservada únicamente a inversores institucionales. Así lo aseguran fuentes próximas a una operación que está pendiente de que la familia Martínez-Sampedro reciba una propuesta por parte del capital riesgo que les hiciera replantearse el salto al parqué.

E

n diez días se sabrá si la mayor empresa española de juego opta por convertirse en una compañía pública, en el sentido anglosajón de la palabra, o si da entrada a una firma de private equity en su capital. El consejo de administración de la compañía madrileña se reunirá la próxima semana para decidir si continúa adelante con su tercer intento de salida a bolsa o si se decanta por vender hasta un 49% de su sociedad holding a un capital riesgo.

Si toma el primer camino, Codere pondrá a la venta hasta el 30% del accionariado, procedente parte de la ampliación de capital de hasta el 16,8% del capital y parte de la venta de títulos ya en circulación en manos de los accionistas actuales. Según fuentes financieras, algunos de los minoritarios, que tienen el 7% del capital, podrían poner en venta sus participaciones, así como algunas de las ramas familiares de los Martínez Sanpedro. Esta familia es propietaria del 92% de Codere, pero la mayoría de ese porcentaje (hasta el 84,5% del grupo) se lo reparten los hermanos José Antonio, Javier Luis y Encarnación Martínez Sampedro, mientras que el 7,3% permanece en manos de otros integrantes de la familia. El restante 8,2% es propiedad de empleados y antiguos socios.

El porcentaje final se decidirá la próxima semana, así como el colectivo de inversores a los que se dirigirá la Oferta Pública de Suscripción (OPS) y de Venta (OPV). Sin embargo, y aunque la decisión final no está adoptada, fuentes del mercado apuntan a que la colocación será solamente destinada a inversores profesionales.

La medida de excluir a los particulares de esta oferta de acciones viene en parte influida porque Codere es una compañía que durante varios años ha dado pérdidas y porque es una compañía con una estructura financiera compleja, que en los últimos ejercicios ha llevado a cabo muchas operaciones de emisiones de activos de renta fija y refinanciaciones de deuda, por lo que es más difícil de valorar por parte de inversores no profesionales.

Con estas intenciones, la empresa, muy acostumbrada a dar cuentas a los inversores cualificados puesto que sus bonos cotizan en las bolsas de Irlanda, sólo eligió a Credit Suisse como banco coordinador de su salida a bolsa. La colocación en los mercados sólo se frenaría en el caso de que llegara una oferta elevada del capital riesgo que agradase a los accionistas actuales. La venta de una participación de hasta el 49% de la sociedad holding está en marcha desde hace unos tres meses, pero a los Martínez Sanpedro todavía no le han satisfecho ninguno de los importes que se han ofrecido durante la subasta, dirigida también por Credit Suisse.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook