Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

Promueven planes turísticos especiales en Hong Kong, Shanghai y Beijing

Los casinos de Mónaco buscan atraer turistas chinos

(Mónaco).- El Principado de Mónaco, consciente del cada vez mayor peso de los países emergentes también en el mundo del juego, quiere ganarse a las grandes fortunas de China con estadías y transportes gratis para echar el lazo a una élite de jugadores multimillonarios.

L

a SBM, la empresa controlada por el Estado monegasco que monopoliza el juego, tiene muy claro su blanco: la élite de grandes jugadores del gigante asiático. “Queremos a la alta costura, no al pret-a-porter”, reconoce Bernard Lambert, su director general. “No nos interesa el mercado de masa. Tenemos una selección de importantes jugadores que ya frecuentan los casinos de Las Vegas y Macao y a quienes deseamos convencer de que se ’enamoren’ del rico paraíso fiscal mediterráneo”, explica Lambert.

En los últimos meses, el Principado europeo ha mandado a sus representantes a clubes exclusivos (ya sean de golf o de amantes de los puros habanos) para localizar a los grandes jugadores de Shanghai, Hong Kong, Cantón y Beijing.

“En general son empresarios; el riesgo forma parte de sus vidas”, señala Axel Hoppenot, director comercial de la SBM. Para esta empresa, un gran jugador es aquel con un nivel de juego a partir del millón de euros. Además, añade Hoppenot, la sociedad monegasca tiene “una política de invitación al juego bastante agresiva, a partir de los 15.000 euros por apuesta”.

La estrategia parece haber dado sus resultados en 2005 y 2006, cuando el volumen de negocios del sector del juego en Mónaco aumentó hasta los 219,6 millones de euros. Y en juegos de mesa, donde las apuestas son aún más fuertes, las ganancias sólo fueron de 123 millones de euros.

Por eso la SBM se afana por atrapar a los jugadores chinos mediante paquetes promocionales acompañados por dos puntos fuertes y famosos de Mónaco: confidencialidad y seguridad.

Los chinos suelen ser jugadores empedernidos que se vuelven literalmente locos por el punto y banca, lo que juegan un 90% de los chinos que acuden a Mónaco. “Les gustan las cartas; les gusta tocarlas; las trituran”, cuenta Lambert.

La campaña de “caza y captura” de este mercado también se tradujo en una mayor presencia de chinos durante los diez primeros meses de 2006, cuando en los hoteles monegascos (de los que el 90% tienen cuatro estrellas) se contabilizaron 1.400 jugadores procedentes del gigante asiático.

Dicha cifra representa un aumento del 11% con respecto al año precedente, subraya Michel Bouquier, director de la Oficina de Turismo del Principado.

SBM, sin embargo, no se detiene en China y ya tiene otro nuevo objetivo: el mercado indio. “Dimos orden de atacar”, dice Lambert, al explicar que la SBM tiene previsto enviar a sus representantes a Nueva Delhi, Bombay y Bangalore, la capital de las empresas High Tech.

El convite a extranjeros tiene otra explicación. Al crear el casino en 1863, el príncipe Carlos III, antepasado del actual monarca monegasco, el príncipe Alberto II, prohibió el juego a todos sus compatriotas con una ley aún en vigor.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook