Edición Latinoamérica
24 de Octubre de 2020

Tras el operativo que confiscó casi cinco mil tragamonedas

Los bingos de Brasil reabrieron sus puertas y planean acudir a la Justicia

(Brasil).- Un día después de que la Policía Federal y la Reserva Federal lanzaran la operación que prohibió 18 salas de bingo e incautó 4.800 máquinas tragamonedas, la mayoría de los bingos volvieron a funcionar.

A

lgunos, como el Bingo Arpoador, en la zona sur de Río, reabrieron recién después de las 15 hs. del domingo. Otros, como los bingos Voluntários, en Botafogo, y Saens Pena, en Tijuca, abrieron al mediodía. Pero todos destacaron: juegos sólo con cartones.

Ayer, la Asociación de Administradores de Bingos del Estado de río de Janeiro (Aberj) llevó un pedido a la justicia para que, en caso de aprehensión, sea llevada tan sólo una máquina de cada modelo para que los órganos técnicos de la Policía le hagan

En la mayoría de los bingos, los funcionarios evitaron dar declaraciones sobre la operación policial. Uno de los gerentes del Bingo Saens Pena, que se identificó tan sólo como Galdino, lamentó lo ocurrido. La acción de los policías amedrentó a funcionarios y causó incomodidad a las personas que frecuentan la sala.

“Fue una situación fea. Pero creo que los empresarios van a hacer algo para probar la honestidad de los bingos. Soy empleado de una sala desde hace dos años. Cuando vine para acá, nunca había entrado a un bingo. Hasta tenía miedo. Trabajaba en un restaurante. Pero tengo el orgullo de decir que siempre trabajé en lugares serios. Si no fuera así, ya habría renunciado”, dijo el gerente, agregando que la sala tiene 200 empleados. El Bingo Saens Pena es de la misma red de los bingos Laranjeiras, Rio Branco e Icaraí, en Niterói.

La Aberj distribuyó una nota en la que afirma que, a pesar de la operación policial, solamente un establecimiento, el Espaço Marquês, en Flamengo, en la zona sur de Río, continúa “equivocadamente clausurado”, ya que la operación era “exclusivamente para confiscar máquinas electrónicas y no para clausurar o prohibir las salas de juego”.

Las salas estaban bajo investigación de la Policía Federal, el Ministerio Público Federal de Río y la Reserva Federal. Se sospecha de contrabando, pues la importación de tragamonedas está prohibida en el país y no hay equipamiento nacional a dispocisión de los propietarios de bingos. La Aberj también informó que los abogados de la entidad están estudiando la mejor manera de recurrir a la Justicia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook