Edición Latinoamérica
20 de Agosto de 2019

Son las que vencen entre este año y diciembre de 2007

Argentina: la Provincia de Buenos Aires renovará sólo las licencias de 20 bingos

(Argentina).- Las licencias para la explotación de los bingos bonaerenses, que vencen entre este año y diciembre de 2007, serán renovadas en los próximos días por un plazo de 15 años. La medida se concretará cuando los concesionarios finalicen los trámites administrativos correspondientes.

L

a disposición implicará una medida a mitad de camino entre lo que impulsaba inicialmente el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, (la renovación, ahora, de todas las licencias, aún las que vencerán entre 2009 y 2016) y lo que pretendía la oposición, e incluso un sector del oficialismo, que planteaban que no se renovara ninguna concesión, que las que expiran este año y en 2007 sólo se prorrogaran hasta la finalización del mandato de Solá.

Como se informó en su momento, la idea original de renovar hasta el 2021 las licencias de las 46 salas de bingo que funcionan en la Provincia (y que están autorizadas a explotar máquinas tragamonedas) contemplaba que los concesionarios pagaran en conjunto un “canon extraordinario”, además del habitual, de 1.430 millones de pesos (U$S 467,42 millones), de los cuales 430 millones (U$S 140,55 millones) debían ser pagados este año y los mil millones (U$S 326,87 millones) restantes serían abonados en 60 cuotas mensuales (cinco años). El canon habitual, en tanto, seguiría siendo del 34% de la recaudación de las tragamonedas.

Ahora, con la decisión de renovar sólo las licencias que vencieron o vencen entre este año (16 salas) y hasta diciembre de 2007 (otras cuatro), el dinero que ingresará por “canon extraordinario” a las arcas bonaerenses será de 230 millones de pesos (U$S 75,18 millones) “al contado inmediato” y 535 millones (U$S 174,87 millones) en 60 cuotas. Así lo informó el presidente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos bonaerense, Franco La Porta, quien indicó que se mantendrá el canon del 34%.

El funcionario explicó que “hasta el momento no se concretó la renovación de ninguna licencia, porque aún no se completaron los trámites previstos en la resolución que fijó el manual de procedimientos administrativos” para llevar adelante la medida.

Pero anticipó que “la decisión es renovar, mediante resoluciones de Lotería individuales que luego tendrán que ser ratificadas con la firma de los correspondientes decretos, todas las licencias que se vencen entre este año y diciembre de 2007, cuando termina el mandato del gobernador Solá”.

La Porta señaló que las renovaciones seguirán los lineamientos fijados en el acta de preacuerdo firmada entre los empresarios del sector y el gobierno provincial, que establece que los bingos deberán abonar a la Provincia un importe fijo inicial que se calculará sobre la base del promedio de canon mensual pagado durante el 2005, multiplicado por la cantidad de años o fracción de años por los cuales se prorroga la licencia de cada sala.

Sobre la base de ese cálculo, la suma que los 20 bingos a los que se les vencen las licencias entre este año y el próximo, tendrán que aportar antes del 31 de diciembre (aunque “por razones operativas económicas de la explotación” podrán hacerlo en el primer semestre de 2007) asciende a 230 millones de pesos (U$S 75,18 millones).

En tanto, a partir de enero del próximo año, tendrán que pagar 535 millones de pesos (U$S 174,87 millones) en 60 cuotas fijas mensuales, por lo cual a la administración de Solá ingresarán, además de los 230 millones (U$S 75,18 millones), otros 110 millones (U$S 35,95 millones) en el 2007.

El preacuerdo firmado en junio pasado con los concesionarios determina que “ambos importes son únicos, no reembolsables y en concepto de canon fijo inicial extraordinario y canon fijo mensual extraordinario”.

Los nuevos contratos preverán además que los concesionarios podrán pedir a Lotería autorización para trasladar de lugar las salas. Y también se autorizará, en los supuestos de sustitución de las entidades de bien público (que son las formales titulares de las licencias de los bingos) a mantener con el concesionario (los empresarios encargados de la explotación del juego), las mismas condiciones que en el contrato sustituido.

La decisión de renovar todas las licencias, a pesar de que más de la mitad vencen entre 2009 y 2016, había sido explicada desde el Gobierno como una movida tendiente a “equilibrar una unidad de negocios”, ya que “existe una gran disparidad en los plazos establecidos para cada sala y las licencias fueron conferidas con disímiles condiciones pese a que operan en el mismo mercado”. Además, según había admitido en junio el ministro de Economía de la provincia, Gerardo Otero, el acuerdo con los bingos era “una buena alternativa para mejorar los ingresos” de la Provincia de Buenos Aires.

Pero el rechazo de la oposición y de sectores del oficialismo llevó al gobernador Solá a decidir sólo la renovación de las licencias que vencen durante su mandato; una medida que concretará en los próximos días. Su sucesor en la Gobernación, en tanto, deberá decidir qué criterio se adopta con las licencias que vencen en 2009 (tres), 2010 (una), 2011 (dos), 2012 (una), 2013 (tres), 2014 (once), 2015 (una) y 2016 (cuatro).

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook