Edición Latinoamérica
18 de Agosto de 2019

Las medidas responden al pedido de habilitar slots en ese ámbito

Pararon la actividad en el Hipódromo de San Isidro

(Argentina).- Los gremios de la hípica decidieron parar la actividad en la pista del Jockey Club, hasta que el Gobierno bonaerense autorice la instalación de slots en ese hipódromo. El paro -por tiempo indeterminado- pone en riesgo las carreras de esta semana e incluso la fecha del Gran Premio Carlos Pellegrini.

E

ntrenadores, jockeys, vareadores y empleados del Hipódromo de San Isidro, y las agencias hípicas, se pusieron de acuerdo para trabar la fecha de ayer en ese escenario, con lo que el hipódromo se vio obligado a cancelar el programa de trece carreras programado al no contar con sus servicios.

Con la medida de fuerza, los gremios intentan llamar la atención del Poder Ejecutivo bonaerense, a quien reclaman la autorización para que San Isidro tenga tragamonedas, como ya ocurre en el Hipódromo Argentino de Palermo desde hace algunos años. Y según dicen, el paro se extenderá hasta que sus pedidos sean escuchados y correspondidos.

Aunque recibe un subsidio mensual de la provincia, salido del aporte que hacen los bingos al Estado, San Isidro no puede igualar los premios que pagan las carreras de Palermo; cuyo renacer después de estar en crisis, se logró a partir de la instalación de slots.

Tan bien le va al Argentino con sus slots, que ahora tendría la suficiente caja como para aumentar todavía más sus recompensas, y si quisiera borraría del mapa hípico a San Isidro y sus trabajadores.

Las gremios, en definitiva, reclaman que el hipódromo del Jockey Club tenga las mismas herramientas que el de Palermo y, entonces, vuelva a ser competitivo, alejando el riesgo de cierre.

Ayer, la protesta sindical salió de los límites del hipódromo, ganó la calle y, desde el mediodía, tomó forma de corte de caminos (piquete) en Márquez y Maipú, justo a una cuadra de la municipalidad de San Isidro.

El corte de las dos avenidas en una hora pico continuó con la toma de las pistas del hipódromo y una posterior asamblea, donde los trabajadores decidieron el cese de actividades, que en el caso de los empleados agregaba demandas por cuestiones salariales.

Aunque el hipódromo entendió la necesidad del reclamo, no justificó el método empleado, ya que consideran que le agrega más perjuicios a su economía por una fecha de carreras perdida. El paro, asimismo, fue condenado por la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera y por Criadores Argentinos del SPC.

"No es un día de paro; es un día de conquistas. Queremos que (el Gobernador de la provincia de Buenos Aires) Felipe Solá cumpla lo que prometió y no deje el trabajo por la mitad. Le reconocemos toda la ayuda que le dio al turf, pero no es suficiente. Solá será Gobernador hasta el 10 de diciembre de 2007 y puede sacar el decreto que autorice slots para San Isidro, como era su idea inicial. Cuando él nos necesitó para blanquear el tema de los bingos en la provincia de Buenos Aires tuvo el apoyo de gente del turf; ahora, queremos que cumpla con lo que nos prometió", sostuvo Eduardo Ferro, de la Gremial de Profesionales del Turf.

La aspiración de los gremialistas es que Solá incluya el tema de los slots para San Isidro en el decreto por el cual se le renovarían por 15 años las licencias a los bingos provinciales a cambio de un pago de canon anticipado, que le permitiría a la provincia hacerse de 1.400 millones de pesos.

En el corto plazo, el paro por tiempo indeterminado compromete la reunión hípica de mañana y podría extenderse en las fechas siguientes, incluyendo la del Carlos Pellegrini, si fuera necesario, dijeron los gremialistas.

El presidente del Jockey Club, Bruno Quintana, sostuvo que comparte la justicia del reclamo, "pero rechazó totalmente el método, porque no hace más que afectar aún más al hipódromo y a la hípica toda", dijo, y agregó: "Lo que se le pide a Solá es lo mismo que él le pidió a la Legislatura cuando le envió un proyecto de ley del turf que incluía tragamonedas para San Isidro y que luego la Legislatura le dio vuelta, poniendo el Fondo de Reparación en lugar de los slots. Por más esfuerzos que hagamos, aun con el subsidio, el turf de San Isidro se va quebrando", mencionó Quintana.

Miguel Quiroga, que representa a los empleados por reunión de San Isidro y también reclama los slots para las agencias, apuntó que las casas de juego no venderán boletos para las carreras de hoy en La Plata, con lo que el conflicto podría extenderse al hipódromo del Bosque.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook