Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

En contraste con Gran Bretaña, EEUU está en contra del juego online

La industria del juego por Internet, en crisis luego del arresto del CEO de BetonSports

(Gran Bretaña).- El valor de las empresas de juego online que cotizan en la Bolsa de Londres bajaron su valor en más de mil millones de dólares, luego de la operación realizada por el FBI, que arrestó al CEO de la empresa británica BetonSports.

L

a decisión de las autoridades estadounidenses de apuntar contra BetonSports y arrestar a su jefe, David Carruthers, genera incertidumbre acerca de la industria de casinos y deportes online, de US$ 18,2 mil millones, que ha sido uno de los negocios de mayor crecimiento en la ciudad de Londres.

Los organismos reguladores financieros de Gran Bretaña permitieron que la industria migrara a la ciudad a pesar del hecho de que las acciones de BetonSports, así como las de otras empresas de apuestas online, nunca podrían haber cotizado en los Estados Unidos, donde se realizan la mayoría de las apuestas, debido a las restricciones legales al juego existentes en dicho país.

El Departamento Americano de Justicia dejó en claro en la acusación formal realizada contra Carruthers y otras once personas, que considera que “el juego comercial fuera del estado y en los límites internacionales es un crimen”.

Las 22 acusaciones contra BetonSports están bajo dos estatutos separados. El primero, llamado Wire Act, data de los años '60, y fue diseñado para prohibir las apuestas telefónicas entre los diferentes estados. Para combatir el juego, las autoridades también están utilizando las modernas leyes RICO, que normalmente se reservan para la mafia y el crimen organizado. Bajo estas leyes se obtienen los poderes necesarios para confiscar las propiedades de los acusados.

El amplio contraste con Gran Bretaña, los Estados Unidos están en contra de las apuestas deportivas, y como resultado, las apuestas y el juego sólo están permitidas en unos pocos estados como Nevada, y en los casinos que surgieron en las reservas indígenas - los cuales están fuera del alcance de la ley.

Sin embargo, debido a la incertidumbre de la ley, muchas de las empresas de juego online se establecieron en el extranjero, en países como Costa Rica o Gibraltar, donde creyeron estar fuera del alcance de las autoridades estadounidenses y el FBI.

A pesar de las incertidumbres legales, la comunidad de inversores de Londres aceptó las apuestas online, así como a las mayores empresas de póquer y casino online, como el notable casi de PartyGaming de U$S 7,3 mil millones de dólares, que eligió a Londres para obtener efectivo a través de su salida a la bolsa.

La red estaba girando alrededor de las operaciones de las firmas de juego en los Estados Unidos, donde cerca de ocho millones de personas usan las plataformas online, brindando, en forma sorprendente, el 75 por ciento de los ingresos. La semana pasada la Cámara de Diputados de Washington aprobó una extensión al Wire Act, el cual busca impedir que los jugadores online utilicen tarjeta de crédito para realizar sus negocios.

Debido al arresto de Carruthers, muchos ejecutivos de empresas de juego online podrían cancelar futuros viajes a Estados Unidos, ya sea para promover sus negocios o por motivos turísticos. También habrá preocupación en relación a que el Departamento de Justicia busque la extradición de otros ejecutivos de juego de Gran Bretaña.

Goldman Sachs dice que las medidas que tomaron las autoridades estadounidenses podrían significar que “los Estados Unidos deje de ser un mercado viable para las empresas de juego online”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook