Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2020

Por presuntas presiones para la construcción de un mega casino

El Vicepremier británico espera veredicto tras un escándalo que lo relaciona con la apertura de casinos

(Gran Bretaña).- El viceprimer ministro británico, John Prescott, espera hoy el veredicto de una comisión encargada de investigar la acusación que se le hizo de recibir agasajos por unos 600 dólares del presidente de la compañía AEG, Philip Anschutz, con quien habría tratado la posibilidad de presionar para la construcción de un casino en el área del capitalino Millennium Dome.

L

a comisión de Estandartes y privilegios de la Cámara de los Comunes deberá presentar un informe sobre ese caso, en el cual medios de prensa alegan que el vicejefe de Gobierno se reunió en al menos siete ocasiones con el multimillonario.

El jefe de ese comité, Sir Alistair Graham, estimó que la reputación del Gabinete fue dañada, pues a su entender nunca se indagó si Prescott violó las regulaciones para los ministros. El jefe de gobierno británico, Tony Blair, impuso en julio del pasado año un conjunto de disposiciones para regir la conducta de su ejecutivo laborista, pero se niega a dejar fuera del equipo ministerial al vicejefe de Gobierno.

Blair debió acudir en auxilio de su segundo al mando en marzo pasado, cuando estalló otro escándalo por los amoríos de éste último con su secretaria y por lo cual muchos diputados del partido gobernante solicitaron que dimitiera. En esta ocasión, la comisión investiga el contenido de las entrevistas sostenidas por Prescott con Anschutz entre agosto de 2002 y julio de 2005, en especial, la visita del primero al rancho del magnate norteamericano en Colorado. Al respecto, se reveló que existen documentos probatorios del interés de la oficina del viceprimer ministro en seguir el curso de una ley para liberalizar el negocio de los juegos de azar en el Reino Unido.

De igual forma, esa oficina creó un grupo específico con el fin de mantenerse al tanto de las gestiones para edificar un super-casino en el área del capitalino Millennium Dome, inaugurado en la ceremonia de entrada al nuevo milenio y adquirido por AEG en 2002.

El primer ministro debió solicitar a su consejero para asuntos de conflictos de intereses, Sir John Bourn, una investigación sobre la conducta de Prescott, cuya salida del ejecutivo puede poner en aprietos al propio Blair.

El jefe de gobierno vinculó su campaña política y su plataforma partidista a las iniciativas del viceprimer ministro, por lo cual la renuncia de éste último aumentaría las demandas para una salida anticipada de su cargo del máximo responsable de Downing Street.

Por su lado, Philip Mawer, también miembro del referido comité legislativo, consideró que debe investigarse si en ese caso existió una violación del código de conducta para los ministros al ocultar su encuentro de julio pasado con el referido millonario.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook