Edición Latinoamérica
29 de Octubre de 2020

A pesar de que la legislación federal los prohibiera en todo el país

Un decreto favorece a los bingos de San Pablo, Brasil

(Brasil).- Las salas de bingo que operan por medio de permisos judiciales podrán obtener su credencial de funcionamiento en San Pablo. La CPI había dado plazo hasta el día 5 de agosto para que esos establecimientos comprobaran tener la documentación, y un decreto beneficiará ahora su tramitación. Tras un lobby de representantes de los dueños de bingos, el intendente Gilberto Kassab (PFL) promulgó un decreto la semana pasada, que facilita la obtención de credenciales de funcionamiento a alrededor de 120 salas de bingo que operan en la ciudad de San Pablo, bajo efecto de medidas judiciales.

H

oy, ninguna casa tiene credencial, según el Sebesp (Sindicato de Empresas de Bingo del Estado de San Pablo). O sea, desde el punto de vista de la municipalidad, la salas son hoy todas clandestinas. El decreto surgió días después de una conversación privada entre uno de los principales secretarios de Kassab, Aloysio Nunes Ferreira (su articulador político), con camaristas que representan bingos.

La negociación ocurrió en el momento en que la CPI del Licenciamiento de la Cámara Municipal comenzó a notificar a los bingos para que comprobaran su documentación regular, incluyendo credenciales.

Hoy, estos salones de juego están amparados por permisos de la Justicia. El 60% de las casas de la capital (alrededor de 200) se encuentran en esa situación, a pesar de que la legislación federal prohibiera los bingos en el país desde el 1º de enero de 2003.

“La mayoría de los bingos paga sus impuestos al día y ya hizo todas inspecciones necesarias, como a los bomberos. Pero la municipalidad no da el permiso”, dijo la presidenta del Sebesp, la camarista Bilu Villela (PTB). Según dice, el sector quedó “satisfecho” con el decreto del intendente.

Otro camarista que aboga por la legalización de los bingos, Paulo Frange (PTB), dijo que el decreto es un avance. “El fiscal tenía dudas a la hora de dar las licencias, pues algunos bingos tenían el permiso judicial, pero la ley federal impedía el funcionamiento”. El texto es, jurídicamente, más restrictivo que la legalización anterior. Permite que la prefectura de permisos apenas a las casas que posean decisiones judiciales para que se mantengan abiertas. El decreto anterior hablaba genéricamente de permisos para bingos. Pero, basándose en la legislación federal, que considera ilícita a la actividad, los permisos venían siendo concedidos.

En la práctica, el nuevo decreto permitirá que los 120 bingos con permisos judiciales requieran nuevamente las credenciales, a partir de que presenten certificados de seguridad y todos los otros requerimientos legales exigidos por la prefectura para el funcionamiento de las casas comerciales. La administración Kassab niega que la nueva legislación facilite la obtención de la credencial. Alega que, luego de la concesión de la licencia de funcionamiento, la Procuradoria General del Municipio irá contra los permisos judiciales que mantienen esas casas abiertas.

El vocero de la CPI de Licenciamiento, Adilson Amadeu (PTB), dijo que, en vista de la coincidencia entre el decreto y las actividades de la comisión, pretende invitar al secretario de Negocio Jurídicos de la Municipalidad, Luís Antônio Marrey, pues “él necesita explicar el que cambió”. El secretario adjunto de Negocios Jurídicos de la municipalidad paulista, Ricardo Dias Leme, niega que el nuevo decreto municipal favorezca los bingos. “Es una legislación más restrictiva que la anterior. Para obtener la credencial, la casa también deberá cumplir las otras posturas legales”, afirmó.

El secretario municipal de Coordinación de los Submunicipios, Andrea Matarazzo, dijo que, si alguna casa de bingo tiene el permiso judicial y todos los requisitos necesarios para su funcionamiento, la prefectura no niega la credencial. Pero no supo confirmar la información del sindicato del sector, según la cual ninguno de sus afiliados tiene licencia de funcionamiento, al igual que las casas que cuentan con la documentación exigida. “Estamos levantando esos números. Pero puedo garantizar que, si el establecimiento no tiene credencial, es porque no cumplió algún requisito legal”, dijo.

Matarazzo afirma que determinará a los Submunicipios una nueva rueda de fiscalización en las casas de bingo. “Ya que el propio sector admite que parte de las casas no tienen ni siquiera permisos judiciales, vamos a intensificar nuestra acción”, afirma. Según el Municipio, la reunión del secretario de Gobierno, Aloysio Nunes Ferreira, con camaristas ocurrió el día 12 de junio. Luego, los camaristas hablaron de la importancia de los bingos para la economía, Aloysio se habría limitado a sugerir que recurrieran al área jurídica de la municipalidad para tratar cuestiones legales, como las credenciales.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook