Edición Latinoamérica
20 de Octubre de 2020

La regulación de las salas de juego deberá ser analizada por el Congreso

Aprobado el informe de la CPI de los Bingos

(Brasil).- La expectativa de una disputa voto a voto terminó sin confirmarse. Hasta los oficialistas, entre ellos Eduardo Suplicy, del PT, votaron por la aprobación del informe del senador Garibaldi Alves (PMDB).

L

o que ayer prometía ser una durísima disputa voto a voto para aprobar o rechazar el informe final de la CPI de los bingos, se transformó en algo muy positivo, con la participación de varios senadores oficialistas, inclusive Eduardo Suplicy (SP) del Partido Trabajador (PT), que votó “con reservas”, pero fue incluido entre los 12 votos favorables al texto de Garibaldi Alves (PMDB-RN). Los dos votos en contra fueron de Tião Viana (AC) y Ana Júlia Carepa (PA), del PT.

El senador Alves dijo que su informe final sugiere un proyecto de ley que “trata con rigor el juego de azar” al criminalizar todos los juegos de azar en Brasil, que antes eran apenas encarados como una contravención penal.

“El informe también sugiere -dijo Alves- que sean sometidas a instancias judiciales superiores cualquier permiso a favor del funcionamiento de estas casas. el documento sugiere que el Congreso Nacional discuta y estudie la regulación o no de estas casas de juego. Estas medidas podrán alejar a los bingos de la criminalidad”, afirmó el vocero.

A lo largo de la sesión, Alves percibió que tendría votos favorables de oficialistas como Magno Malta (PL-ES), Valdir Raupp (PMDB-RO), Leomar Quintanilha (PC do B-TO) y Wellington Salgado (PMDB-MG) si mantenía la decisión de no pedir los testimonios del ex ministro José Dirceu y del jefe de gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Gilberto Carvalho. A la oposición restó la aprobación del informe, mismo sin la inclusión de dos senadores del PT.

El vocero dijo que eximió a Dirceu y Carvalho, a pesar de ser adversario político de Lula. “No soy partidario del presidente Lula. Al contrario, estoy siendo combativo, hostilizado por la base del PT en mi Estado. No tengo ningún motivo para agradarle al presidente”, argumentó Alves. Candidato al gobierno de Rio Grande do Norte, él enfrenta a la gobernadora Wilma de Faria (PSB).

La decisión del senador Mozarildo Calvacanti (PTB-RR) de presentarse a la sesión fue la gota que rebalsó el vaso para los oficialistas, que reconocieron la derrota. Aunque es opositor, Calvacanti atendía los intereses del gobierno en la CPI, al ausentarse de varias sesiones decisivas.

Ayer, sin embargo, estaba allí, en la Mesa de la CPI, ya que es el vicepresidente. Él reconoció haber sufrido presiones del oficialismo y de la oposición, pero optó por la aprobación del informe. Dijo haber sido coherente con sus convicciones.

Según Tião Viana, ante la derrota anunciada, los senadores de la base aliada fueron autorizados a votar como quisieran. “La presión fue muy fuerte sobre Calvacanti. Perdimos, es la democracia. Fue facultado (a los oficialistas) votar con conveniencia política”.

Pero él no eximió los ataques al informe y dijo que los pertenecientes al PT que fueron citados por Alves van a apelar al Supremo Tribunal Federal (STF) contra la inclusión de sus nombres en la lista de pedidos de declaración. “Tal vez este sea el informe más frágil de la historia del Parlamento brasileño. El informe pasó por sobre la Constitución y el régimen interno, porque huyó completamente al hecho determinado para la investigación, que eran los crímenes ligados al bingo”, atacó.

Hasta el mismo Magno Malta, autor del voto en separado (que es votado cuando el proyecto es expelido), que atendía los intereses del gobierno, fue favorable al informe al momento de votar. “El vocero hizo un gesto de grandeza al no incluir a José Dirceu y Gilberto Carvalho. Además de eso, retiró la regulación de las casas de bingo”, elogió Malta.

Ante el voto de los oficialistas, el presidente de la CPI, Efraim Morais (PFL-PB), sonrió, con aires de quien sabía que, en la hora clave, pesaría en los políticos el miedo del desgaste con el voto en contra. Pero, diplomático y satisfecho con el resultado, prefirió el elogio: “la moderación no importa mucho, sino que fue la aprobación de la posición firme del vocero”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook