Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

Lobby del bingo intenta atraer diputados

Empresarios trabajan para ganar el apoyo de la CPI en la legalización de bingos en Brasil

(Brasil).- El funcionamiento de salas de juego fue prohibido hace dos años en el país. Hoy, el vocero de la CPI de los Bingos estudia proponer una reglamentación que esté subordinada a un referéndum popular en 2008.

C

on oficinas instaladas en Brasilia, un ex secretario de la Reserva Federal contratado como abogado y la promesa de ayuda financiera a los candidatos aliados a la causa en las elecciones de octubre, empresarios de bingos apuestan a que la liberación del juego ganará este mes el aval de la CPI que lleva el nombre del sector.

El presidente de la Abrabin (Asociación Brasileña de los Bingos), Olavo Sales, dijo haber aconsejado a los empresarios del bingo apoyar candidatos que defiendan la actividad. “Esa es nuestra orientación: no existe restricción ni candidato de partido, lo importante es que quien dona dinero tenga acceso al candidato”.

Junto a la Febrabingo (Federación Brasileña de los Bingos), la Abrabin patrocina el Movimiento Pro-Bingo, la cara más visible del lobby a favor del juego. Las atenciones de los empresarios están apuntan hacia el informe final de la CPI de los Bingos, cuyos trabajos terminan en menos de un mes.

El vocero de la comisión, Garibaldi Alves (PMDB-RN), ya anticipó que la tendencia es proponer la reglamentación de la actividad sobre el control de la Unión y subordinada a un referéndum popular en 2008. La propuesta es aplaudida por quienes concurren al bingo. “El sector no aguanta estar en la semi-clandestinidad hasta 2008”, dijo el presidente de Febrabingo, Carlos Eduardo Canto. Lo cierto es que la hipótesis de que la CPI decida prohibir el bingo está prácticamente descartada.

Las expectativas de los empresarios son hoy semejantes a la que mantenían al inicio del gobierno de Lula, hasta que los planes de liberar las casas de bingos y máquinas tragamonedas fueron atropellados por el escándalo Waldomiro Diniz, a comienzos de 2004.

Entre el cobro de sobornos del ex asesor del entonces jefe de la Casa Civil, José Dirceu, y el informe de la CPI, han pasado casi dos años y medio. Como en aquella época, las casas de bingo funcionan hoy de forma irregular, en algunos casos casi clandestinamente, y en otros en base a permisos concedidos por la Justicia. El Estado de San Pablo concentra la mitad de los cerca de 600 establecimientos abiertos, según los empresarios.

El próximo movimiento programado por el lobby de los bingos es la entrega oficial a la CPI de paquetes que contendrían 400 mil firmas en apoyo a la actividad, hecho que sucederá en la próxima sesión de la Comisión, en un intento de ganar el apoyo de la mayoría de sus miembros.

Técnicos de la CPI tienen listo un modelo en que los jugadores tendrán que identificarse, y las apuestas serán hechas online, para mayor control de una agencia federal aún no definida.

El modelo es diferente al presentado a la CPI en nombre del Movimiento Pro-Bingo, por el ex secretario de la Reserva Federal, Osiris Lopes Filho. Como principal argumento favorable a la liberación de los bingos, Lopes Filho presentó un potencial de recaudación de tributos de R$ 2,6 billones (1.152 millones de dólares) por año: dinero que será dividido entre la Unión, los Estados y los municipios.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook