Edición Latinoamérica
31 de Octubre de 2020

Salió a la calle ayer el Rasca de la ONCE

Aumentarían en 150 millones de euros en España los ingresos de la ONCE con su nuevo juego

(España).- La ONCE comercializa a partir de esta semana un nuevo producto con el que pretende lograr los beneficios necesarios para poder cumplir su objetivo social. Según las previsiones de la Organización Nacional de Ciegos Españoles, el nuevo juego, El Rasca de la ONCE, proporcionará unos ingresos de 152 millones de euros durante este año.

L

a necesidad de crear nuevas formas de financiación para la ONCE a través del juego comenzó a plantearse hace dos años, cuando el descenso de ventas llevó a la organización a tener unas pérdidas de 12,2 millones de euros. La crisis se agravó en 2005 cuando, después de una caída del 14,5% en las ventas del cupón en la primera mitad del año, cerró el ejercicio con unas pérdidas de 74,8 millones de euros.

La ONCE depende del juego para sobrevivir, pero el propio Estado, a través de los juegos de azar comercializados por Loterías y Apuestas del Estado (LAE), le había sacado terreno. La competencia de los juegos activos del Estado y la salida al mercado del popular “Euromillones”, que ha repartido premios de hasta 100 millones de euros, han sido claves en la situación que ahora sufre la ONCE.

Para resolver el problema, en febrero de 2004 el Gobierno del PP llegó a un acuerdo con la ONCE para comercializar un nuevo juego de lotería instantánea. Sin embargo, el cambio de Gobierno provocó una demora hasta el definitivo convenio firmado con el Ejecutivo socialista hace algunos meses. En virtud de ese convenio de colaboración, que seguirá vigente hasta 2011, el Estado se comprometió a compensar la diferencia entre los ingresos obtenidos por la organización y su previsión presupuestaria; teniendo en cuenta que la deuda de la ONCE en 2005 se incrementó en 87 millones de euros.

Sin embargo, la presión de las comunidades autónomas, que veían en peligro parte de los ingresos que reciben por el juego, y la oposición del área de juegos públicos del Ministerio de Economía y Hacienda congelaron los acuerdos y llevaron a la ONCE a la situación actual. Finalmente, las negociaciones entre los directivos de la ONCE y el Gobierno de Zapatero permitieron que el nuevo juego saliera a la calle.

El Rasca de la ONCE es un tipo de lotería instantánea en la que los premios son previamente sorteados. El juego se presenta en unos boletos que emplean la mecánica de “rasca y gana”, en la que el cliente rasca una parte del boleto para descubrir su suerte en el momento. El precio de los boletos es de 50 céntimos y ofrece premios de hasta 3.000 euros. El juego funciona de un modo similar a las máquinas tragamonedas, donde, aunque los premios no sean tan cuantiosos como los de otras loterías, el interés se mantiene por la cercanía entre la compra y el conocimiento del premio. A esta ventaja se añade la de que hay un premio por cada 3,5 boletos (diez de 35). Hoy salieron a la venta diez millones de cupones entre los que se podrán encontrar: 20 premios de 3.000 euros; 300 de 100 euros; 10.000 de 10 euros; 50.000 de 5 euros; 200.000 de 2 euros; 800.000 de un euro; y 1.800.000 reintegros de 50 céntimos. Después, cuando se emitan las nuevas tiradas, se mezclarán con lo que quede de las anteriores.

Como el resto de productos de la ONCE, El Rasca se compra a través de cualquiera de los 22.000 vendedores que la organización tiene en toda España, y serán ellos también quienes entreguen, de un modo instantáneo, los premios que no superen los 200 euros. Para cobrar los que rebasen esa cifra, se puede acudir a las delegaciones territoriales, direcciones admnistrativas y agencias de la ONCE, así como a aquellas entidades de crédito con las que se haya concertado este servicio.

Durante la presentación del producto, el director general de la ONCE, Ángel Sánchez Cánovas, recalcó la importancia de los juegos de azar para continuar dando empleo a miles de discapacitados. “La venta de juego es el medio para conseguir los fines y es un sistema que permite cumplir un sueño”, señaló Sánchez Cánovas.

La ONCE y su Fundación emplean, de forma directa o indirecta, a más de 102.000 personas, de las que más de 80.000 tienen algún tipo de discapacidad. Recalcando la idea de que ellos ofrecen un poco de ilusión a cambio de solidaridad, Sánchez Cánovas afirmó que “comprando los productos de la ONCE, siempre toca”.

La Fundación ONCE es la primera fuente de financiación de los discapacitados en España y aporta en torno a 70 millones de euros anuales a programas de cooperación, empleo y accesibilidad para personas con discapacidades distintas a la ceguera. En el Siglo de Oro, “no tener para hacer cantar a un ciego” era la expresión máxima de pobreza, y la situación no cambió demasiado hasta la aparición de la ONCE. Gracias a la organización y a su gestión de la concesión administrativa del monopolio de las rifas diarias, se ha mejorado en España la vida de miles y miles de discapacitados.

El Rasca, ahora, se presenta como un flotador para sacar de la crisis a quienes llevan años mejorando la vida de miles de discapacitados en España. La ONCE prevé un aumento de ingresos de 150 millones de euros con su nuevo juego.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook