Edición Latinoamérica
08 de Julio de 2020

Por la prohibición de la instalación de las máquinas en locales comerciales

Fuerte baja en la recaudación de la Lototrot y Promotrot en las Islas Baleares, España

(España).- Según los aficionados de las carreras, la baja en la recaudación se debe a la prohibición del Govern de la instalación de máquinas de la Lototrot y Promotrot en locales comerciales, bares y restaurantes. Las 350 de las 2.500 terminales anunciadas a instalar, sólo han recaudado 1,5 millones de euros (1,8 millones de dólares).

L

os resultados financieros de la Lototrot y la Promotrot del año pasado no son buenos, ya que recaudaron mucho menos de lo que esperaban. Según fuentes relacionadas con el mundo del trote, la negativa del Govern a permitir las máquinas de Lototrot en los bares y restaurantes hundió las aspiraciones de los caballistas, que se tienen que conformar con la séptima parte de lo que habían previsto recaudar: sólo 1.524.662 euros (1,81 millones de dólares)

El motivo de esta caída se adjudica a que la empresa concesionaria de la Lototrot y la Promotrot, Cirsa Interactive Tryojocs, tenía en mente instalar 2.500 máquinas de apuestas hípicas en toda Mallorca. La previsión tenía en cuenta a los bares y restaurantes de la Isla, pero cuando el Govern cedió a las presiones de la ONCE y los empresarios de tragamonedas y prohibió las máquinas en los locales, el número de terminales se tuvo que rebajar muchísimo. Tanto que ahora sólo hay unas 350.

Cirsa sólo puede instalar máquinas de apuestas en estancos, gasolineras e hipódromos. Estos últimos, concretamente el de Palma y el de Manacor, son los lugares donde más dinero se recauda. Sin embargo, fuentes relacionadas con el mundo del turf apuntan a que mientras no haya terminales de Lototrot y Promotrot en los bares será imposible alcanzar los beneficios previstos en 2005, que ascendían a 2 millones de euros (2,38 millones de dólares) y ahora se han quedado en unos 167.000 (198.000 dólares)

Además, las máquinas de Promotrot, que son iguales que las tragamonedas con la diferencia de que sus ingresos se dedican al mundo del trote, no tienen sentido a no ser que se instalen en bares y restaurantes. De hecho, se concibieron para colocarse en estos establecimientos y ahora han perdido su finalidad principal. Pero no parece que el Govern esté por la labor de cambiar de opinión, una circunstancia que hunde aún más uno de los proyectos más ambiciosos del Consell de Mallorca y de su presidenta, Maria Antònia Munar.

La previsión de beneficios proveniente de estos nuevos juegos de azar durante el año 2005 era de dos millones de euros. Esta cantidad es la resultante de aplicar la tasa del 18% -7% para hacienda y 11% para el sector del trote- a la suma total del dinero recaudado en las terminales. Este cálculo, sin embargo, se realizó cuando estaba previsto que se pudieran instalar terminales en los bares y cafeterías. En aquellos momentos, el presidente del Consorci Hípic, Nicolau Tous, ya reconocía que “la recaudación a final de año será muy inferior” a la que se había calculado.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook