Edición Latinoamérica
14 de Julio de 2020

Santa Rita, Valencia y La Rinconada

Analizan privatizar tres hipódromos en Venezuela

(Venezuela).- La hípica, una actividad que en Venezuela es fuente de empleo directo e indirecto para más de 140 mil familias, vive en la actualidad una enorme crisis, por lo que las autoridades estarían analizando la posibilidad de concesionar tres importantes circos de carreras en ese país: Santa Rita, Valencia y La Rinconada.

L

a crisis hípica en Venezuela originó, junto a la mala administración, que un ente como el Instituto Nacional de Hipódromos (hoy en proceso de liquidación) pasara de ser de una empresa rentable y próspera a un barco sin rumbo. Si bien se intentó por varios medios ponerle fin a esta situación, los métodos empleados fracasaron, incluyendo el proceso de privatización que nunca terminó de ser tal, llevado a cabo por el extinto Fondo de Inversiones de Venezuela (FIV) en la década de los noventa.

Años después se dio paso a la Junta Liquidadora, que actualmente preside José Gregorio Zambrano, un organismo que tampoco logró el cometido. Como la liquidación tuvo rango de decreto ley, y hacía falta un ente para sustituir al INH, se creó entonces la Superintendencia de Actividades Hípicas (Sunahip), que es la que hace varios meses tomó la responsabilidad, y hoy afronta la misión de darle un giro a la actividad.

En este sentido ya ha tomado varias medidas y algunas de las divisiones clave con las que cuenta el vetusto INH ya están en proceso de transferencia. También está en proyecto un nuevo reglamento de carreras, el cual será presentado en breve. Pero la iniciativa más relevante tiene que ver con la posibilidad de ceder la administración y operación de los hipódromos de Santa Rita, Valencia y La Rinconada bajo licencias.

En otras palabras, una especie de privatización que no implica venta de activos, pero que surge como opción viable para reflotar el hipismo, un proceso del cual está al tanto el alto Gobierno. Los sobres con los recaudos para los aspirantes fueron repartidos (seis grupos entraron en carrera), pero hasta el presente, según confirmó Héctor Dávila, máximo jerarca de la Sunahip, ninguno ha consignado los requisitos que solicitan, entre otras cosas, una especie de fianza de 30 millardos de bolívares (13,98 millones de dólares) como entrada, una cantidad que luce ínfima, si se considera que semanalmente entran a las arcas del organismo hípico poco más de 4 millardos semanales brutos (1,86 millones de dólares).

El camino de transferir a manos privadas el hipismo sería una opción válida que permitiría reordenar las finanzas, liquidar personal innecesario y dar un golpe de timón al turf, que para colmo de males, ha sido catalogado dentro de la llamada Ley Resorte como una actividad de envite y azar, impidiendo así que las carreras sean difundidas (ya antes el INH había suspendido las transmisiones en el intento de ¿combatir¿ la jugada ilegal). Sin embargo, preocupa el hecho de que en esta ocasión no habrá licitación y la adjudicación de las licencias será de manera directa, lo que siembra dudas. Y preocupa también la lentitud de este mecanismo, que no termina de concretarse.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook