Edición Latinoamérica
12 de Julio de 2020

Por un conflicto con la firma Aristocrat

La Justicia peruana hizo lugar a una demanda de Corporación Meier

(Perú).- El Poder Judicial peruano admitió la demanda contra el grupo Aristocrat, impulsada por Corporación Meier, en la que aducen daños y perjuicios provocados por el grupo australiano y reclaman una indemnización de más de 41 millones de dólares.

M

ediante la resolución 01, fechada el pasado 13 de abril, el Poder Judicial del Perú acaba de admitir, a través del Cuarto Juzgado Civil de la ciudad de Trujillo, una demanda interpuesta contra las firmas Aristocrat Technologies Inc. y Aristocrat Internacional PTY Limited, sobre resolución de contrato y por “incumplimiento de prestaciones e indemnización por daños y perjuicios, ascendentes a la suma de 41.862.394 dólares”.

La citada demanda fue presentada por Corporación Meier, y está referida a las tres mil máquinas tragamonedas reconstruidas por el grupo Aristocrat, que según la empresa “fueron vendidas en el mes de diciembre del 2001 y fueron incluidas en el reconocimiento de utilidades que Aristocrat registró en sus estados financieros del mismo año (2001)”.

“La demanda admitida exige la resolución e inejecución de los contratos vigentes, debido al incumplimiento producido por dolo y culpa inexcusable del grupo Aristocrat, al no haber honrado sus obligaciones contractuales establecidas, ocasionando con ello grave perjuicio a la empresa peruana demandante”, aseguraron autoridades de Corporación Meier en un comunicado de prensa.

Paralelamente, y por resolución 03 del 2 de noviembre del año pasado, el Cuarto Juzgado Civil de Trujillo concedió la solicitud de medida cautelar interpuesta por Corporación Meier S.A.C. y Personar S.A.C, ordenando la suspensión de las obligaciones y otros derivados de los contratos que dichas compañías suscribieron con el grupo Aristocrat. El caso está siendo visto por la Segunda Sala Civil de Trujillo. Y mediante la resolución 05 del 18 de abril de corriente año, el mismo Juzgado declaró fundada la demanda de amparo presentada por las dos empresas peruanas y, por consiguiente, declaró inaplicables las cláusulas contractuales “que indebida y dolosamente afectaban a las demandantes”, ordenándose además el archivamiento de los procesos arbitrales que los demandados pretendían instaurar ante la Cámara de Comercio de Lima.

“Del mismo modo, las empresas citadas en legítima defensa de sus intereses vienen adoptando las acciones respectivas en las jurisdicciones de Nevada, USA, y Sydney, Australia, con el respaldo de sendos estudios de abogados que han asumido la conducción de las cuadras legales”, aseguraron las fuentes de la firma.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook