Edición Latinoamérica
23 de Agosto de 2019

Exigen una legislación nacional y no sólo provincial

Argentina: Jockey Clubes del Litoral rechanzan el texto de ley de Turf

(Argentina).- Las autoridades de la Federación de Jockey Clubes del Litoral exigieron el tratamiento de una legislación nacional para el turf, y pidieron que incluya un permiso de instalación de máquinas tragamonedas en todos los circos hípicos nacionales, para equiparar su situación con el Hipódromo Argentino de Palermo.

E

l Proyecto de Ley de la Provincia de Buenos Aires, que ha merecido la sanción de la Cámara de Senadores y que pretende regir la actividad turfística en forma integral en los hipódromos “oficializados” de la mencionada provincia, sigue generando polémica.

La Federación de Jockey Clubes del Litoral señalaron que esta ley, de ser sancionada, en lugar de ser un aporte a la solución de las graves dificultades en que se desenvuelve la actividad hípica turfística, constituirá un verdadero obstáculo legal para lograr su justa y definitiva solución, a través de una nueva Ley Nacional del Turf. Es por ello que la solicitud de la entidad se remite a una legislación equitativa e igualitaria para todas las provincias del país, y no a una reglamentación excclusiva de la provincia de Buenos Aires.

La existencia y reconocimiento de la jurisdicción nacional sobre los hipódromos y agencias en todo el territorio de la República, se encuentra plenamente establecida a través de numerosas leyes dictadas por el Congreso de la Nación Argentina, que inclusive fue consagrada en forma expresa y categórica por el Art. 1º de la Ley 14.188, que dispone: “El funcionamiento de los hipódromos y agencias sport y apuestas mutuas, corresponde a la jurisdicción nacional en todo el territorio de la República”.

“La evidente colisión del proyecto de Ley de la Provincia de Buenos Aires, con las normas legales de orden nacional, no resulta una cuestión formal o teórica, pues no sólo agravan el caos legal y las consiguientes dificultades en que se desenvuelve actualmente la actividad turfística en toda la República, sino que impide solucionar con criterio de solidaridad social los graves problemas de desocupación y pérdida de fuentes de trabajo, con el paulatino y constante cierre de hipódromos”, aseguraron Alberto Piaggio, asesor Jurídico de Jockey Clubes del Litoral y Saturnino Erro, Presidente del Jockey Club de Gualeguaychú.

Además comentaron que existen en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, varios proyectos de ley, inclusive el del año 1985, con la firma de la totalidad de los Diputados de la Provincia de Entre Ríos, con el aval de los bloques justicialistas y radicales, y “no han merecido el tratamiento correspondiente”. “La demora en el tratamiento de la nueva ley nacional orgánica del turf con un régimen impositivo específico, debe atribuirse a que los legisladores no están al tanto de que la actividad turfística trasciende del juego o apuestas, involucrando directa o indirectamente a cientos de miles de personas y a una riqueza nacional como es la producción del caballo sangre pura de carrera”, aseveraron los representantes de los Jockey Clkubes.

“La sanción de la Ley Nacional Orgánica del Turf, con un régimen impositivo resulta urgente, necesaria e imprescindible, para solucionar las graves dificultades sobre todo económicas del desenvolvimiento de la actividad hípica turfística, ya que con recursos genuinos provenientes de la misma actividad, se podría dar solución adecuada a los problemas de todos los que trabajan directa o indirectamente en ella” aseguraron.

“Al mismo tiempo se podría estimular la producción, cría y exportación del caballo de carrera, con la consiguiente ganancia de divisas. Hasta tanto los recursos genuinos de la actividad turfística, no dieran un rendimiento económico adecuado, y dado a que a un hipódromo del país, se le ha autorizado la instalación de máquinas de resolución inmediata (tragamonedas), con resultados positivos de creación de empleos y producción económica, habría que extender la autorización en la ley nacional, a todos los hipódromos oficializados del país, sin ninguna discriminación, con la ineludible obligación de que sus beneficios económicos deben ser exclusivamente asignados a la actividad turfística” exigieron los titulares de los mencionados Jockey Clubes.

“Entendemos, finalmente que la solución de los graves problemas y dificultades de la actividad turfística no se podrán dar, ni aún en la Provincia de Buenos Aires a través de la sanción de una Ley Provincial, porque para ello se requiere una Ley Nacional, que permita el desarrollo armónico y solidario en todo el país de la actividad turfística, pues el único éxito valedero, es el integral que se logra como fruto del conjunto de toda la actividad hípica que se desarrolla solidariamente”, aseguraron los representantes.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook