Edición Latinoamérica
22 de Agosto de 2019

Sin fronteras

Los caballos argentinos viven uno de sus mejores momentos a nivel mundial

(Argentina).- La exportación de los pura sangre de carrera se potenció en los últimos tiempos con las ventajas que ofrece el tipo cambiario argentino y el aumento de la calidad y cantidad de éxitos que estos animales cosecharon en los últimos meses en todo el mundo.

C

omo sucede en otros deportes, entre los caballos de carrera los valores más destacados emigran en forma prematura. Durante el año pasado, muchos de ellos dejaron su huella en distintos países y en este informe especial se destacan lo más relevante y el significado de tan valiosa cosecha.

El crecimiento en la última década fue notable, como se refleja en los datos proporcionados por el Stud Book Argentino. Respecto de 1994, llegaron casi a duplicarse el número de pura sangre (en entrenamiento, padrillos, yeguas madres, sin debutar...) que cruzaron la frontera y la cantidad de destinos hacia donde fueron realizados esos embarques.

En el año último emigraron 504 caballos -la cifra bajó respecto de 2002, cuando viajaron 636, pero el parque caballar fue muy inferior, producto del éxodo continuo- y se estima que las ventas fueron por alrededor de 20 millones de dólares, con un promedio por pieza cercano a los 40.000, valor que crece o disminuye según la jerarquía de las conquistas locales y se potencia en el exterior. Una pequeña cifra de esos traslados pertenece a caballos que se van por cuenta de sus propietarios o pertenecen a sociedades; principalmente los padrillos, que en muchos casos cumplen funciones en ambos hemisferios.

La operación más trascendente coincidió con el pura sangre argentino que mayor suceso causó en los Estados Unidos: Candy Ride. El hijo de Ride the Rails y Candy Girl, de 4 años, fue adquirido por Sid y Jenny Craig en 900.000 dólares norteamericanos y su valor actual, tras permanecer invicto en seis carreras, se calcula en algo más de 3 millones. Sus dueños apuntan su campaña de 2004 a una carrera que en octubre, en Lone Star Park, Texas, tendrá por lo menos 4 millones de dólares en premios.

Candy Ride, que ganó tres carreras y 28.000 dólares en la Argentina en el 2002 y sumó igual cantidad de éxitos en los Estados Unidos en 2003, incluido un cotejo con una bolsa de premios de un millón de dolares, fue adquirido por un grupo de propietarios cordobeses en agosto de 2001, en el haras Abolengo, en 12.000 pesos (unos 4.100 dólares).

Estados Unidos: En la hípica más competitiva del mundo, los pura sangre argentinos corrieron 1442 carreras y consiguieron 207 éxitos, con 6.964.225 dólares obtenidos en premios. La Argentina estuvo representado por 246 caballos, de los cuales 222 sumaron premios y 117 de ellos lograron, al menos, una conquista. La victoria de mayor trascendencia la obtuvo, en tiempo récord, Candy Ride, vencedor del Pacific Classic (G 1-1.000.000 de dólares en premios), efectuado sobre 2000 m en la pista de arena de Del Mar, San Diego. Además, hubo otros trece triunfos clásicos. Tan Campante y Ditch Digger, con siete y seis primeros puestos, respectivamente, fueron los caballos extranjeros que más veces cruzaron el disco en forma triunfal.

.

Brasil: Sobre el césped de Gávea, en Río de Janeiro, la yegua Hot Commodity y el caballo Mr. Carrea cosecharon los triunfos más importantes del año, en el Gran Premio Zelia Gonzaga Peixoto de Castro (G 1-2000 m) y Presidente da República (G 1-1600 m), respectivamente. El brasileño es un turf en el que varios haras reparten sus productos entre ese país y la Argentina.

Uruguay: Las pistas y los establecimientos de cría uruguayos se nutren de caballos nacidos tradicionalmente en la Argentina. El 29 de junio, después de casi cinco años y medio, se realizó la reapertura de Maroñas, el hipódromo más tradicional de este país, y en la competencia inicial ganó la yegua Paisanita Prize, nacida en el haras Orilla del Monte, en la provincia de Santa Fe. Además, entre otros, Guambia Bo se adjudicó el clásico Polla de Potrillos (1600 m-20.000 dólares al primero) y Girlish Ness, preparada por el argentino Juan Javier Etchechoury, obtuvo los premios Rufino T. Domínguez y Preparatorio Clásico Verona.

España: La hípica española está recuperando el impulso de otras épocas, que incluye, próximamente, la reapertura del hipódromo de Madrid , y posó sus ojos sobre los caballos argentinos. La cosecha de La Legión ascendió a 31 primeros puestos y entre aquellos que lograron triunfos plurales sobresalen, con cuatro victorias, Duff, invicto con tres primeros en Costa del Sol, Mijas, y otro en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, y premios por 22.900 euros, y Callejero -dos éxitos en Lasarte, San Sebastián; uno en el hipódromo Dos Hermanas, en Andalucía, y otro en Pla de Roquillo, La Senia- y ganancias por 20.680 euros.

Francia: Es una de las hípicas más importantes de Europa y, si bien la presencia argentina es limitada, compitieron siete caballos y se registraron seis conquistas: Gugemheim, con la preparación del entrenador argentino Juan Udaondo, Callejero y la yegua Shy Mail consiguieron dos triunfos.

Suecia: Se presentaron ocho ejemplares y hubo cuatro victorias en la arena de Taby Galopp: dos de El Gran Lode y otras tantas de Memorion. En todos esos casos se unieron dos profesionales argentinos radicados allí: el jockey Rodrigo Blanco y el cuidador Diego Lowther. Desde 2001, son embarcados pura sangre nacidos en nuestro país.

Hong Kong: En el hipódromo de Sha Tin se registraron ocho victorias. Sirocco y Goodwood obtuvieron tres carreras cada uno y el éxito más significativo lo obtuvo Citizen Kane, que el 14 de junio venció en el Sha Tin Mile Trophy (Grupo 3-1600 m), un cotejo con aproximadamente 295.000 dólares en premios. Desde hace alrededor de un lustro, este país representa un nuevo mercado para la exportación de los pura sangre nacidos en nuestras praderas.

Singapur: Veinte caballos argentinos, los cuales comenzaron a exportarse desde 2001, estuvieron en las pistas del Singapore Turf Club y seis de ellos se repartieron once victorias, tres de ellas clásicas: Blizz Bless sumó tres primeros puestos, incluso en el Kranji Mile (1600 m), por los que ganó aproximadamente 151.780 dólares; Qué Expresión se adjudicó el Fischer Stakes y el Lion City Cup, ambos sobre 1200 m, y el Star Prince Challenge, en 1400 m, y ello le proporcionó casi 200.000 dólares.

Emiratos Arabes: Se corre entre octubre y abril, como consecuencia del intenso calor en la zona en el resto del año y, como particularidad, hay que señalar que no hay apuestas. En Dubai, los ejemplares argentinos sumaron trece conquistas, diez de ellas en Nad al Sheba, el hipódromo donde desde 1996 se disputa la millonaria serie de la Dubai World Cup, una jornada compuesta de seis competencias de primer nivel en las que se reparten 15 millones de dólares. Tangeriano y Persuasivo Fitz, un caballo que perteneció a Diego Maradona, ganaron en dos ocasiones.

Hernán Ceriani Cernadas, Propietario de La Quebrada, el establecimiento de cría que obtuvo 13 de las últimas 23 estadísticas nacionales, señaló en La Nación: "La exportación es uno de los principales factores sobre los que se sostiene la actividad y es importantísimo que ganen todos los caballos que se venden porque así se vuelve a mirar hacia la Argentina. Cada triunfo potencia a todos los criadores, aunque pueda beneficiar un poco más a aquel que tiene a la madre o hermanos de un vencedor en el extranjero. Aquí se equipara aportes genéticos de otras hípicas con uno de los medio ambientes más apto del mundo, la calidad de nuestros campos y más horas de sol que en muchos otros países".

Por su parte, Juan Carlos Bagó, Dueño de Firmamento, el haras dominador de las últimas cuatro temporadas, aseguró al mismo diario "Los triunfos en el exterior, principalmente nos prestigian como criadores de pura sangre; el hecho de que se amplíen valoriza aún más la crianza en el país. El caballo que gana representa a la Argentina, más allá de que hoy pueda ser uno de mi haras y mañana se trate de uno de otro. Por ejemplo, en los Estados Unidos, que es el mercado más importante para nosotros, los caballos argentinos son la tercera potencia entre aquellos que más ganan, sin contar a los locales".

Raúl Lottero, Copropietario del haras Vacación, vencedor de las estadísticas de 1989, 1995 y 1997, señala que "es fundamental que los caballos argentinos hagan cosas importantes, como ahora sucede con Candy Ride. Un embajador así le da prestigio a nuestro turf, más allá de cuál sea su padre, su madre o el haras que lo crió. Además, se ha exportado mucho y es importante que esos caballos ganen, ya que resulta la mejor vidriera".

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook