Edición Latinoamérica
18 de Septiembre de 2019

La provincia argentina registró un alza del 38%

Se recupera el sector de los juegos de azar en Mendoza

(Argentina).- Según las cifras oficiales del Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJC) de la provincia cuyana, durante el 2003 la industria de los juegos de azar en Mendoza se recuperó significativamente tras un complicado 2002. Las agencias y subagencias locales reciben 130 mil apuestas diarias.

L

os agencieros de la Quiniela de Mendoza recordarán 2003 como el año en que batieron varias marcas. Las ventas de los juegos de azar propios del Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJC), más las de los juegos nacionales, totalizaron una facturación de $ 116,29 millones (unos USD 40 millones) en el período enero-noviembre, un 38% más con respecto a los primeros once meses del año pasado.

Sin dudas, los coletazos de la recesión económica también golpearon la facturación de la Lotería y Quiniela provinciales y los juegos nacionales. Diciembre de 2001, uno de los meses más críticos de la historia económica de Argentina, fue el peor de los últimos cinco años, con $ 4,5 millones jugados, una marca muy lejana si la comparamos con la cifra del mes pasado: en noviembre de 2003 los juegos de azar aportaron $12,31 millones, un 174% más.

Sin embargo, la evolución también es notable cuando la comparación es contra un período más “dócil”: enero-noviembre de 2003 denota un crecimiento del 35% respecto del mismo ciclo de 1998. “La realidad muestra que mientras más actividad económica hay, más se juega. El mendocino, como es muy tradicionalista, no deja de ir al supermercado por el juego”, ensaya el interventor del IPJC, Miguel Ángel Alonso.

Mientras tanto, en su eterna lucha contra el juego clandestino, el Instituto Provincial de Juegos y Casinos ha ganado algunas batallas en los últimos años. Una serie de medidas comerciales dieron buenos resultados y según Alonso las apuestas ilegales -aunque es muy difícil establecer precisiones- han bajado hasta un 50%. Se calcula que antes de la informatización del sistema, la quiniela ilegal recaudaba lo mismo que la oficial.

La sistematización de las apuestas mediante el uso de la informática posibilitó que sólo media hora después del cierre pudiera realizarse el sorteo. Antiguamente, los cupones se llenaban a mano y el procesamiento llevaba más de tres horas, tiempo que era aprovechado por los levantadores de quiniela clandestina. Además, hoy la apuesta mínima en la Quiniela es de $ 0,50 y se agregaron dos jugadas más por día. A su vez, el juego ilegal mantiene la ventaja del “servicio” puerta a puerta.

“Como el juego genera cargo de conciencia, nuestras campañas han sido agresivas en ese sentido y buscamos que la gente comprenda que además de jugar también puede ayudar con el porcentaje que destinamos a bien público”, señala Alonso.

En Mendoza hay alrededor de 300 agencias oficiales que cobran el 18% de comisión y éstas, a su vez, pagan entre el 11 y el 13% a las más de 1.500 subagencias existentes en la provincia. Entre todas, reciben un promedio de 130.000 apuestas diarias.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook