Edición Latinoamérica
17 de Julio de 2019

Los casinos online portugueses, en mano de los actuales operadores

La Secretaría de Estado y Turismo de Portugal ya tiene en sus manos la versión definitiva de la propuesta legislativa que regulará la explotación de los casinos en Internet. El proyecto establece que las concesiones se entreguen sólo a los actuales operadores portugueses de juegos de azar.

S

egún las normas que establecería el nuevo marco legal, las entidades responsables para la explotación de casinos tendrán que pagar una fianza para iniciar la actividad de esta modalidad y las rentas anuales que obtengan estarán sujetas a unos impuestos a pagar al Estado.

El proyecto de ley fue elaborado por la Inspección General de Juegos según la propuesta de la Asociación Portuguesa de Casinos. Ahora, la propuesta de ley tendrá que ser discutida en el ámbito de la Asamblea de República, por afectar a las libertades y los derechos de los ciudadanos, y aprobada en el Consejo de Ministros. Está previsto que en este expediente se trabaje más de un año.

La intención es dar la explotación de los juegos de azar a los actuales operadores - Solverde, Estoril Sol, Figueira-Praia, ITI, Sonae Turismo, y Bensaúde e Martins Mota- debido a que cuentan con las garantías que pueden ofrecer al mercado, al ser condierados “nombre creíbles”, y con la exclusividad de una licencia de juego obtenida en concursos públicos. Aunque lo que no ha sido divulgado es cual será el valor de la fianza ni los porcentajes anuales que los casinos deberá pagar al Estado sobre las recaudaciones brutas de juego, las mismas podrían variar entre el 35% y el 50%.

La propuesta legislativa va en el sentido de regular una actividad que, por el momento, es totalmente clandestina (desconociéndose en muchos casos quienes son los promotores de las salas de juego virtuales) y que se escapa de cualquier tributación fiscal.

Mário Assis Ferreira, presidente de la Asociación Portuguesa de Casinos, alertó hace un año sobre la necesidad de regular esta actividad ya que, según un estudio de la Universidad Católica de 1997, el volumen de ingresos en la explotación de juegos virtuales clandestinos ascendería a la cifra de 244 millones de euros. Valor que se escapa totalmente de control del Estado. Assis Ferreira defendía también que la futura legislación tuviese en cuenta cuestiones éticas, como la forma de proteger los ciudadanos. La Santa Casa de la Misericordia de Lisboa también hizo cuenta sobre el juego clandestino (incluido los online), apuntando hacia un movimiento del orden de 300 millones de euros anuales.

Los ocho casinos portugueses generaron un volumen de ingresos brutos en los juegos azar de 226 millones de euros entre enero y septiembre de este año, un variación de 2,6% respecto al mismo período de 2002.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook