Edición Latinoamérica
18 de Agosto de 2019

La Justicia evitó que salte la banca de la Lotería de Neuquén

Con una sentencia que sentará precedentes en otras casusas similares, el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén evitó que la Lotería provincial pagase premios millonarios por un error en el horario de captación de las apuestas.

E

l Tribunal Superior de Justicia evitó con una sentencia que Lotería La Neuquina terminara pagando millones de pesos de premios por la escandalosa jugada de quiniela del 6 de enero 1997. Ese día, el sorteo se adelantó una hora y media, pero las agencias no fueron notificadas y siguieron recibiendo apuestas cuando ya se conocían los números ganadores.

El primer fallo en ese sentido corresponde a una sola demanda, la de un apostador llamado Gilberto Amado Mustafá, que esa noche había apostado 42 pesos y reclamaba, con las actualizaciones, unos 100.000. Ahora, en lugar de cobrar, tendrá que pagar honorarios de los abogados.

El fallo del máximo tribunal provincial ratifica la decisión original de la Lotería de Neuquén y, a la vez, sienta precedentes para el resto de los reclamos.

En 1997, Lotería La Neuquina se manejaba, para las jugadas de quiniela, con los sorteos de Lotería Nacional. Hasta el 5 de enero de ese año el sorteo nocturno se llevaba a cabo a las 22.30 y las agencias de la ciudad de Neuquén podían recibir apuestas hasta las 21.30. Pero al día siguiente el sorteo de la Nacional se adelantó a las 21. El organismo notificó a La Neuquina pero mediante una carta que llegó recién el 9 de enero.

El fatídico sorteo del 6 de enero comenzó a las 21 y duró 22 minutos. Se estima que para las 21.18 ya se sabía que el número ganador era el 9.161. Mustafá tenía registrado que hizo su apuesta a las 21.21 en una agencia de la ciudad de Neuquén. Jugó el número que salió premiado a las cuatro cifras, a las tres, a las dos y a los diez primeros por redoblona. Le correspondía un premio de 68.630 pesos que, actualizados, serían hoy unos 100.000.

El presidente de Lotería La Neuquina, Alfredo Mónaco, informó en su momento que en esa media hora fatídica se recibieron apuestas de quiniela por 3.000 pesos. Cuatro días después del episodio, el gobierno anuló las apuestas realizadas ese dí después de las 21 porque -adujo- una vez iniciado el sorteo había ";desaparecido el azar";. A lo sumo, comunicó el gobierno en ese entonces, se reconocería el valor de cada apuesta. Y, llegado el caso de tener que pagar los premios, se aplicaría el criterio de ";tope de banca";, que era de 4.630,02 pesos.

Mustafá no lo aceptó y entabló una demanda contra la provincia de Neuquén. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia le da tranquilidad al Estado neuquino porque, de haber sido favorable al reclamo, la provincia habría terminado pagando una cifra millonaria. Un simple cálculo permite presumir que, si todas las apuestas realizadas ese día entre las 21 y las 21.30 se hicieron al número ganador, los premios ascenderían a unos 2.500.000 pesos.

El presidente del Tribunal, Marcelo Otharán, fue el único que argumentó su voto, al que el resto adhirió. Dijo que ";la validez de la jugada (hecho que genera el derecho del jugador) depende de la aprobación de la administración pública";, que puede ";invalidar la jugada por un vicio de forma o por dolo, o suspenderla por razones de seguridad y aun de conveniencia patrimonial fiscal";.

Otharán opinó que Mustafá, al jugar, aceptó las normas generales de contratación entre Lotería La Neuquina y los apostadores. Esas normas le permiten al organismo ";sustituir o suprimir los sorteos cuando existan razones que así lo justifiquen";.

El apostador que había ido hasta el Tribunal Superior de Justicia a reclamar por el cobro de 100.000 pesos de premio de una apuesta de quiniela tendrá ahora que pagar 15.750 pesos de honorarios a su abogado y a los de la provincia. Al titular de la fiscalía de Estado, Raúl Gaitán, y otro abogado de ese organismo, Alfredo Salman, Gilberto Amado Mustafá, tendrá que pagarles 7.500 pesos de honorarios. Otros 3.000 tendrá que desembolsar para otro profesional del gobierno, llamado Gustavo Belli. Y a su patrocinante, Alejandro Lozano, 5.250.

Mustafá, un camionero de Neuquén, apostó al 9.161 mediante dos cupones de 21 pesos cada uno. Lo hizo en una agencia ubicada en la calle Juan B. Justo el 6 de enero de 1997 a las 21.21.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook