Edición Latinoamérica
21 de Junio de 2021

Este símbolo del turf está cerrado al público por la pandemia

El Hipódromo de Palermo cumple 145 años

El Hipódromo de Palermo cumple 145 años
En el corazón de la Ciudad de Buenos Aires, el Hipódromo ofrece una amplia oferta de entretenimiento para toda la familia.
Argentina | 07/05/2021

"Estamos ante una fecha especial y distinta, sin poder celebrar como este lugar se merece, pero con la responsabilidad de cuidar las fuentes de trabajo y la salud de todos", comentó su gerente general Fernando Facal.

E

l Hipódromo de Palermo celebra hoy, 7 de mayo, su 145° aniversario. Este parque urbano, un ícono que fue declarado patrimonio arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires, se encuentra cerrado al público hípico y con restricciones en sus actividades debido a las medidas sanitarias adoptadas por la pandemia. 

"A pesar del momento difícil que vivimos, en el Hipódromo de Palermo trabajamos día a día para superar esta situación de la mejor manera posible. Adecuamos y mejoramos constantemente la experiencia para cuando puedan volver nuestros visitantes y desarrollamos canales digitales que son los pilares de la nueva realidad. A la vez, impulsamos el desarrollo de la actividad hípica en el resto del país y en todo el mundo", aseguró el gerente general del Hipódromo de Palermo, Fernando Facal.

"Estamos ante una fecha especial y distinta, sin poder celebrar como este lugar se merece, pero con la responsabilidad de cuidar las fuentes de trabajo y la salud de todos. Con optimismo, esperamos poder tener un lindo festejo en el 146° aniversario", agregó. 

Desde su inauguración, en 1876, es un punto de encuentro y el lugar predilecto de importantes acontecimientos de la vida social y cultural argentina. La historia del Hipódromo se desarrolló simultáneamente a la constitución de la Nación. Los principales apellidos de la sociedad civil ocuparon una posición relevante en su administración hasta mediados del siglo XX. Se trata de la generación que forjó un nuevo país y en ese esquema incluyó el turf marcando un estilo de vida en el que tradición, deporte y entretenimiento confluyeron en un mismo lugar.  

La tarde de apertura más de 10 mil personas asistieron al predio y el suceso sobrepasó todos los cálculos. Ubicado en pleno corazón de Buenos Aires, ya en sus primeras décadas adquirió gran jerarquía, comparable a la de los principales hipódromos del mundo, como Longchamps, en París, y los antiguos ingleses de Ascot y Epsom del siglo XVIII.  

La etapa de auge del Hipódromo se dio entre la primera presidencia de Julio Argentino Roca y la segunda de Juan Domingo Perón. A diferencia de lo que sucedía en otras latitudes, en la Argentina las reuniones hípicas atrajeron el interés de los sectores populares. El incremento considerable de la cantidad de aficionados promovió a la realización de obras con el objetivo de ampliar las instalaciones.

Durante el gobierno de Carlos Saúl Menem se ordenó la privatización de la conducción del Hipódromo de Palermo y el 5 de agosto de 1992 se adjudicó a una entidad privada con el nombre de H.A.P.S.A. (Hipódromo Argentino de Palermo Sociedad Anónima). La empresa se embarcó en un ambicioso plan de modernización y mejoras a través del cual se recuperaron los boxes, la redonda de exhibición y el túnel de jockeys. Además, se remodeló por completo la Tribuna Paddock (una de las más emblemáticas del predio) y se instaló la pantalla gigante de leds más grande de Sudamérica. En los 2000, HAPSA inició un proceso de restauración de fachadas y del interior de estas construcciones patrimoniales. 

En 2002 se produjo un cambio definitivo, a partir del ingreso de slots. Las salas del Hipódromo de Palermo se encuentran dentro de las diez operaciones de tragamonedas más grandes y modernas del mundo, y se sigue invirtiendo para ofrecerles a los visitantes la mayor diversión bajo los principios del Programa Juego Responsable. Además, realizan un aporte muy significativo al turf nacional y a las miles de fuentes de trabajo que genera a lo largo de todo el país. También paga importantes impuestos para financiar programas sociales del Estado.  

A partir de la gestión privada, el Hipódromo se reinventó y se convirtió en un gran parque urbano con entrada libre y gratuita. Turf, historia, tradición, innovación, arquitectura, turismo, seguridad y la más exquisita gastronomía se reúnen en un mismo lugar. En el corazón de la Ciudad de Buenos Aires, el Hipódromo ofrece una amplia oferta de entretenimiento para toda la familia, que incluye muestras de arte, desfiles de reconocidos diseñadores de moda, ferias, actividades culturales, deportivas y de bienestar y shows de artistas nacionales e internacionales. 

Actualmente, debido a las medidas sanitarias adoptadas por la pandemia, el Hipódromo sufre el cierre de sus salas de slots y tuvo que aplicar importantes restricciones en el resto de sus actividades, sin embargo, continúa invirtiendo para promover el entretenimiento a distancia a través de sus nuevas plataformas de diversión remota.   

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.