Edición Latinoamérica
24 de Junio de 2021

La empresa debe desembolsar US$ 21 millones

Chile: Coquimbo pide no dilatar el pago de la nueva concesión de Enjoy

Chile: Coquimbo pide no dilatar el pago de la nueva concesión de Enjoy
Mediante una carta dirigida a la SCJ, al presidente Sebastián Piñera y al Ministro de Hacienda, el Municipio de Coquimbo formalizó el pedido de no acceder a una nueva prórroga a la cadena Enjoy, para que realice el pago de $ 15.000 millones.
Chile | 22/03/2021

La Superintendencia de Casinos de Juego efectúo en dos oportunidades el aplazamiento de la entrada en vigencia de la nueva licencia, hecho que impactó en las arcas del municipio, comprometiendo casi el 28% del presupuesto.

M

ediante una carta dirigida a la Superintendencia de Casinos y Juego (SCJ), al presidente de la república Sebastián Piñera y al Ministro de Hacienda, el Municipio de Coquimbo formalizó la solicitud de no acceder a una nueva prórroga a la cadena de casinos Enjoy, para que realice el pago de $ 15.000 millones (algo más de US$ 21 millones), comprometidos tras adjudicarse en el año 2018 el permiso de operación del casino de juegos, siendo esto ya prorrogado en dos oportunidades desde 2019.

Lo anterior afectó directamente las arcas del municipio desde el año 2019 a la fecha, considerando que estos nuevos recursos fueron incluidos en el presupuesto municipal 2020, representando casi el 28% del mismo. A este fuerte impacto en las finanzas municipales se sumó el déficit originado desde el estallido social a fines del 2019 y, posteriormente, a la pandemia de COVID-19 en Coquimbo, reduciendo significativamente los ingresos por conceptos propios (patentes comerciales, permisos de circulación, pago de contribuciones, licencias de conducir, derechos de aseo, juzgado, etc.), y otros, que hoy superan los $ 11.000 millones, sumando también la disminución del fondo común municipal.

Esta misma realidad atraviesan varios municipios a nivel país, entre ellos Viña del Mar, que debió obtener $ 24.000 millones por la nueva operación del casino de juegos por parte de Enjoy, lo que también no se hizo efectivo. O las comunas de Pucón y Puerto Varas, que comparten esta problemática.

El viernes 24 de abril de 2020, la cadena de hoteles y casinos Enjoy comunicó que el directorio de la empresa acordó el inicio de un “Procedimiento de Reorganización Judicial”, e informó que tras los negativos efectos que tuvo en sus operaciones el estallido social y la expansión del COVID-19, se vio obligada a cerrar de manera indeterminada las instalaciones de los tres países donde opera: Chile, Argentina y Uruguay; además de solicitar a la Superintendencia de Casinos de Juego terminar anticipadamente los permisos de operación de los casinos municipales de Coquimbo, Viña del Mar, Pucón y Puerto Varas.

Tras ello, los ediles de las comunas afectadas y ya mencionadas, sostuvieron una serie de reuniones con autoridades de Gobierno y de la SCJ, con la finalidad de tener soluciones ante la problemática que significa no recibir los recursos provenientes por la operación de los casinos.

Más aun, considerando la existencia de boletas de garantía de adjudicación de la operación, lo cual tampoco se concretó ante una serie de medidas. En efecto, una de las presiones financieras que la empresa enfrenta es, precisamente, el pago de los aportes anuales fijos que ofreció a esos cuatro municipios y que, según los datos de la SCJ, ascienden en conjunto a 1,6 millones de UF -unos US$ 53,4 millones-, que Enjoy debe concretar en forma inmediata cuando esas licencias entren en vigencia.

En su estado de resultados al cierre de 2019, Enjoy informó que las boletas de garantía que obtuvo con bancos, por unos US$ 155 millones y que entregó a la SCJ para asegurar a los municipios el pago de los tres primeros años de este canon.

Además, propuso autorizar una prórroga adicional de a lo menos tres años -que se sume a las que ya han sido otorgadas- para el inicio de las operaciones de los cuatro casinos municipales que la firma se adjudicó, aduciendo a un plazo mínimo necesario para que se normalice la situación actual, se mitiguen las amenazas derivadas de la crisis social y el coronavirus, y se retome el normal funcionamiento del mercado.

Esto permite abrir una discusión respecto a los impactos en las administraciones municipales, gobiernos regionales y sus presupuestos.

Sobre lo expuesto, el administrador municipal y alcalde suplente de Coquimbo, Patricio Reyes, explicó lo imperioso de hacer cumplir las bases de licitación y no seguir prorrogándolas en perjuicio de la municipalidad y del gobierno regional, por encima de los intereses de privados.

“Enviamos una misiva a diversas autoridades nacionales, incluyendo al presidente Sebastián Piñera y la Superintendencia de Casinos de Juego. Una nueva prórroga solo sería preocuparse de los intereses de la empresa y no del interés de los municipios afectados y, por ende, de las comunidades como sucede en Coquimbo, Pucón, Puerto Varas y Viña del Mar. Donde ningún municipio o alcalde fue consultado respecto a las peticiones de prórroga otorgadas por la SCJ. Es más, si no podían entrar a operar los casinos, Enjoy tiene comprometidas boletas de garantía para los municipios, producto del daño que significaba el no ingreso del contrato a partir del año 2019 y 2020. No queremos vernos afectados por tercera vez con otra prorroga, y esperamos que el 29 de mayo esto se concrete de una vez”, consignó Patricio Reyes.

En base a lo expuesto, Reyes también dio a conocer aspectos relevantes que están impactando en las finanzas municipales desde hace un tiempo, y consignó detalló que “si al tema casino le agregamos la merma existente en los ingresos propios del municipio, vale decir, el menor pago de permisos de circulación, patentes comerciales, uso de bien nacional, derechos de basura, etc; significa que hemos tenido $11.600 millones menos de ingresos en las arcas municipales, afectando la liquidez. No obstante, vemos que podemos superar la difícil situación financiera que enfrentamos varios municipios en Chile”, concluyó.

Según datos existentes en la resolución exenta Nº 356 del 15 de junio del año 2018, que otorgó el permiso de operación a la sociedad Casino de la Bahía S.A (Enjoy), esta debe pagar anualmente al municipio la cantidad de 481.501 U.F, equivalente al día de hoy aproximadamente a la suma de $ 14.000 millones, más el 10% de las utilidades de dicho casino. Recursos que hasta este día no llegan a las arcas municipales de Coquimbo.

Para este año, al 30 de junio del 2021 la sociedad operadora debe ingresar al municipio una suma aproximada de $ 8.300 millones, y ello, sin perjuicio del 10% que le corresponde a la municipalidad, y que podría ascender la suma de $ 1.000 millones más durante este año. Por otra parte, cabe hacer presente que, al 30 de enero del año 2022, la sociedad operadora deberá ingresar a la municipalidad de Coquimbo la suma aproximada de $ 14.300 millones. Todo esto, por la aplicación de las bases en que fue entregado el permiso de operación, que ha sido reiteradamente postergado por la Superintendencia de Casinos en desmedro de las municipalidades y gobiernos regionales que debiesen ser beneficiados.

En este escenario, si consideramos los ingresos propios del municipio de Coquimbo no percibidos por concepto de crisis social y actual pandemia, que ascienden a $11.600 millones. Sumado a los no ingresos de $15 mil millones considerados en el permiso de operación del casino de juegos, administrado por Enjoy, se concluye que la afectación en la liquidez municipal radica en gran parte por los factores antes mencionados.

Cabe recordar que con fecha 26 de mayo del año 2020, se aprobó la constitución de una Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, para analizar los actos de los órganos de la administración del Estado encargados de fiscalizar los casinos de juego (SCJ), particularmente respecto del estado de insolvencia del grupo Enjoy y el daño a las finanzas regionales y municipales, cuyo informe final fue aprobado el 4 de marzo por 111 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones de dicha cámara de diputados.

En cuyo informe, se sostiene que existiría una omisión en el cumplimiento del rol fiscalizador que tiene la Superintendencia con las sociedades operadoras de casinos de juego y, en especial, con la investigación financiera de sus accionistas, como es el caso de Enjoy S.A.

Consultados por diario El Día de Chile, desde Enjoy afirmaron respecto a las declaraciones de las autoridades municipales que las nuevas restricciones de la autoridad y los cambios en el comportamiento de los clientes, impiden en el corto y mediano plazo poder desarrollar el negocio tal como fue planteado inicialmente. Los casinos son un negocio de entretención presencial masiva, necesitan jugadores, pero también requieren efectuar congresos, seminarios, torneos de juego y espectáculos artísticos en sus instalaciones. Todas estas actividades cambiaron radicalmente, por lo que estos cambios al proyecto original responden también a esta nueva realidad.

“Hoy estamos anunciando de manera formal que retomaremos los trabajos de remodelación comprometidos para el casino de Coquimbo, siendo estos trabajos una prueba fehaciente del foco de la compañía por retomar este proyecto que se vio paralizado luego de la profunda crisis en la que se encuentra la industria del turismo y de la entretención presencial a raíz de la Pandemia. Los trabajos, que comenzarán en las próximas semanas, cumplen a cabalidad con los montos comprometidos inicialmente, y se espera poder contar con estas sobras entregadas antes de la temporada alta de fin de año, todo esto dependiendo de las posibles cuarentenas que siempre podrían atrasar los trabajos por motivos sanitarios. Sabemos lo importante que es este anuncio para la comunidad, y entendemos que la única forma de poder avanzar en el contexto sanitario actual, es trabajar todos juntos para poder concretar los proyectos comprometidos. En eso estamos enfocados”, indica el comunicado.

Agrega el texto que “Planificar y actuar como si no existiera esta Pandemia o como que ésta ya estuviese en retirada, creemos sería algo absolutamente irresponsable. Coquimbo, y el país en general, han vivido un año absolutamente inédito, en el que las reglas del juego cambiaron totalmente para múltiples industrias en el mundo. La nuestra se vio drásticamente afectada, y es por esa razón específica que la autoridad ha tomado razón de este caso fortuito y de fuerza mayor y ha propuesto algunas prórrogas desde nuestra perspectiva aún insuficientes para recuperar la normalidad dada la profundidad de la crisis. Pero a pesar de la contingencia, estamos trabajando con la mayor celeridad y transparencia posible, entendiendo que el casino de Coquimbo es un polo de desarrollo económico muy importante para la Región, la ciudad y sus habitantes, generándose empleos de calidad y reactivando a las cientos de Pymes que funcionan en torno a la operación del casino.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.