Tras los fuertes cruces por la renovación de las licencias de juego en 2023

Chile: el Ministro de Hacienda no quiso reunirse con los principales inversionistas extranjeros de casinos

Los inversionistas extranjeros esperaban que el ministro Briones se diera el tiempo para entender el fondo del problema que afecta a los casinos.
20-01-2021
Tiempo de lectura 3:07 min
El titular de la cartera tardó 50 días en dar una respuesta a los inversionistas que solicitaron la reunión, el pasado 30 de noviembre. La decisión causó sorpresa e inquietud entre los propietarios de los recintos de juego, quienes han acusado que Chile ha cambiado las reglas del juego, y que las autoridades no los quieren escuchar.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, decidió no recibir a los principales inversionistas extranjeros de los casinos que operan en Chile, quienes desde hace varios meses acusan que la Superintendencia de Casinos está llevando a cabo una licitación de renovación de los permisos de operación que no se ajusta a la ley y que marca un cambio radical respecto a las reglas del juego, con las cuales fueron invitados a invertir US$ 1.400 millones en Chile.

Los principales inversionistas de Dreams, Marina del Sol, Luckia y Boldt-Peralada solicitaron la reunión el 30 de noviembre por la Ley del Lobby a la máxima autoridad económica del país, dado que esta es la encargada de promover a Chile en el exterior y atraer capitales foráneos al país.

Los inversionistas extranjeros esperaban que el ministro Briones se diera el tiempo para entender el fondo del problema que afecta a los casinos, considerando que durante 2020 el asunto no fue resuelto ni por la Superintendencia de Casinos ni por la Subsecretaría de Hacienda.

Durante el primer semestre de 2020, los representantes de casinos intentaron reunirse con el entonces subsecretario, Francisco Moreno, quien recién decidió recibirlos a fines de junio.

Sin embargo, en esa oportunidad, antes del encuentro y sin ser escuchados, el subsecretario emitió un comunicado de prensa dando cuenta que se había reunido con la Asociación Chilena de Casinos de Juegos y con otros actores, y que a partir de ahí iba a enviar un proyecto de ley al Congreso para extender los permisos de operación, solución que no es la que espera el sector.

Posteriormente, el ex subsecretario convocó a una mesa de diálogo y los representantes de los casinos aceptaron dicha invitación. Sin embargo, tras un primer acercamiento se dieron cuenta de que el gobierno no tenía intenciones de realizar la próxima licitación de acuerdo a lo que establece la ley, debido a que la Superintendenta de Casinos de Juegos, Vivien Villagrán, aseguró públicamente que el proceso de licitación que había puesto en marcha era el correcto, dejando en evidencia que ya había una decisión tomada.

De acuerdo con los propietarios de los recintos de juego, la SCJ no está respetando la ley al impulsar un concurso en base al modelo de oferta económica (el permiso se le concede a la sociedad que ofrece pagar más impuestos). Para afirmar esto, ellos se amparan en el artículo tercero transitorio de la ley 19.995 que establece que “los permisos de operación otorgados con anterioridad a la modificación de la presente ley se regirán por las normas vigentes al tiempo de su otorgamiento, salvo que las normas posteriores impliquen mejores condiciones para su operación”.

En la práctica, esto significa que la licitación se debe realizar según el modelo de concurso de belleza (el mejor proyecto gana) y que el procedimiento debe ser iniciado por los propios operadores entre 2022 y 2023. Respecto de este último punto, cabe señalar que la Superintendencia ignoró la normativa vigente y optó por lanzar el proceso en julio de 2020. Sin embargo, semanas después decidió suspenderlo por 90 días. En noviembre, el regulador volvió a postergarlo por 180 días.

Días antes de que la SCJ tomara dicha determinación, Claudio Fischer (Dreams), Nicolás Imschenetzky y Michael Wagman (Marina del Sol), José González (Luckia), Guillermo Gabella (Boldt) y Javier Carrasco (Peralada) –los mismos que solicitaron la reunión con el ministro– participaron en una conferencia de prensa en la que manifestaron sus críticas por el actuar errático de la Superintendencia.

“No hemos sido debidamente escuchados y tampoco vemos la intención de la autoridad de hacer respetar la ley vigente. Por el contrario, se intenta validar una licitación que cambia las reglas del juego con las cuales todos fuimos invitados a invertir”, declaró Claudio Fischer, dueño de Dreams.

Por su parte, Michael Wagman, presidente del grupo canadiense Clairvest y director de Marina del Sol, manifestó que “cuando vemos que las autoridades cambian las reglas del juego como mejor les parezca, ignoran las regulaciones e introducen procesos que no tienen base legal, nos asusta y asustará a otros inversionistas al momento de invertir en Chile”.

En la industria también hay inquietud porque ven que el Ejecutivo ha estado dispuesto a ayudar a un solo operador, el que públicamente ha señalado en las últimas semanas que requiere nuevas ayudas para evitar que la Superintendencia de Casinos de Juego cobre las boletas de garantía de los casinos municipales, lo que complicará su situación financiera.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS