Edición Latinoamérica
25 de Octubre de 2020

Por Ana María Padrós, fundadora de Team Seven

Ser líder: un privilegio y enorme responsabilidad

Ser líder: un privilegio y enorme responsabilidad
Los líderes son agentes que, por su poder de decisión, se encuentran en una posición privilegiada a la hora de influir sobre los demás, para bien o para mal, asegura en su columna Ana María Padrós.
Perú | 18/12/2019

Como última columna del año, decidí tocar un tema que me parece fundamental, el liderazgo. A lo largo de mi vida laboral aprendí que ser líder es un privilegio sin precedentes. Yo era de las personas que creía que los líderes nacen, no se hacen; sin embargo y gracias a las experiencias vividas, considero que el liderazgo puede ser un propósito alcanzable, aunque no haya venido con uno.

Ana María Padrós es la fundadora de TEAM SEVEN, consultora de soluciones de marketing para la industria ... (+ Info)

H

ay líderes que se han visto forzados a ejercer como tales, debido a las circunstancias a su alrededor. Esto nos lleva a pensar que un proceso de formación, basado en el fortalecimiento de las aptitudes positivas del individuo, contribuye en gran medida a “hacer” al líder.

En nuestra industria me he topado con líderes malos y buenos. Lamentablemente, hay empresas que mantienen líderes malos porque dan resultados a nivel comercial, sin darse cuenta que -a largo plazo- hacen un gran daño a la organización.

El líder debe tener claro que su estilo siempre tendrá impacto en la vida de sus subordinados. Es por ello que en el título de esta columna digo que es una gran responsabilidad. Los líderes son agentes que, por su poder de decisión, se encuentran en una posición privilegiada a la hora de influir sobre los demás, para bien o para mal.

A título personal, creo que un buen líder es aquel que se rodea de gente brillante y no teme, sino que por el contrario, procura que su equipo sean más brillante que él, porque sabe que de eso depende el éxito de su gestión y, por ende, los buenos resultados de la compañía.

Como definición general, un buen líder organiza, delega y supervisa; siempre está para apoyar y nunca deja de enseñar. Un buen líder fomenta la unión del equipo y trata con respeto a todos. Sin embargo, un líder puede variar su estilo de liderazgo, logrando así aflorar dinámicas de trabajo y de relación muy diferentes, y en este cambio de mentalidad participará gran parte de la organización.

Existen cinco tipos de liderazgo en las empresas:

1. Liderazgo delegativo: es un estilo de no intervención y falta de feedback regular. Este líder “deja ser”, interviene sólo cuando es necesario, y con la menor cantidad de control posible. Es un estilo no autoritario que se basa en la teoría de que los empleados con mucha experiencia, entrenamiento y motivación, necesitan menos supervisión para ser productivos.

2. Liderazgo autocrático: permite que los supervisores tomen decisiones y fijen las directrices sin la participación del grupo. El líder concentra todo el poder y nadie desafía sus decisiones. Es un ejercicio de liderazgo unidireccional, lo único que tienen que hacer los subordinados es obedecer las directrices que marca el líder.

3. Liderazgo democrático: habitualmente llamado liderazgo participativo, este tipo de liderazgo se caracteriza por crear entusiasmo entre los trabajadores, al priorizar la participación de todo el grupo. El líder promueve el diálogo entre sus seguidores para tener en cuenta las opiniones del grupo, pero la decisión final la toma el superior.

4. Liderazgo transaccional: se basa en procesos de intercambio entre los líderes y sus seguidores. Los seguidores reciben premios por su desempeño laboral y el líder se beneficia porque ellos cumplen con las tareas

5. Liderazgo transformacional: los líderes transformadores emplean niveles altos de comunicación para conseguir objetivos y aportan una visión de cambio que consiguen transmitir a los empleados. Apuestan por generar una visión compartida y transversal acerca de lo que debe ser la empresa en la que se trabaja.

Todos estos estilos pueden ser utilizados por un mismo líder para diferentes situaciones, necesidades o subordinados. Parte de la efectividad de un buen líder es saber aplicar el tipo de liderazgo a la medida de cada caso. Y para terminar, dejo una frase muy inspiradora: “El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad”, de Warren Bennis.

 

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.