Edición Latinoamérica
22 de Mayo de 2019

Ramiro Atucha, especialista y consultor en el desarrollo de estrategias para el mercado de apuestas online

LatAm: Finalmente llegamos, pero ¿estamos listos?

LatAm: Finalmente llegamos, pero ¿estamos listos?
Argentina | 14/03/2019

Hace más de 10 años que la regulación del juego online en Latinoamérica (y especialmente en Brasil, el gran mercado) es “inminente”, pero año tras año la misma se postergó hasta el día de hoy.

Especialista y consultor en el desarrollo de estrategias para el mercado de apuestas ... (+ Info)

A

sí fue como en el tiempo, todos los involucrados en este segmento mantuvimos un ojo en América Latina, mientras nos desarrollábamos en otros mercados regulados. Finalmente, la noticia tan esperada ha llegado: Brasil reguló las apuestas deportivas –el resto de los formatos está en camino-, en la Argentina la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires avanzan decididos en la regulación, Colombia ya es un mercado abiertamente regulado y muchas otras jurisdicciones se encuentran preparándose. LatAm finalmente llegó y, obviamente, esto generó una gran actividad en el segmento regulatorio, con las especulaciones habituales sobre si las licencias serán otorgadas a empresas locales, si van a desembarcar los gigantes de Europa y los Estados Unidos. Pero a medida que todo avanza, comienza a escucharse un murmullo, una preocupación... ¿Y el contenido?

Luego de tanto esfuerzo para que la regulación se concrete, las certificaciones estén a la orden del día, tras establecer las operaciones, los medios de pago, reglamentar la publicidad y llegar a los jugadores… ¿Alcanza con ofrecer una versión en español y en portugués de los mismos juegos que hoy se ofrecen en los mercados europeos y en Estados Unidos?

En mi opinión, los juegos “importados” van a tener un nivel razonable de aceptación, pero quienes logren reflejar el sabor local en su contenido van a sacar una ventaja importante. Podemos tomar a Macao como ejemplo. En Las Vegas asiática encontramos edificios, espectáculos y comercios similares a los que esperaríamos ver en USA. Los proveedores son los mismos (provenientes de firmas como Aristocrat, IGT, Scientific Games...) pero el contenido es asiático: no vamos a encontrar en dichas salas, los juegos que acostumbramos a ver en Las Vegas.

En el mercado regulado de Filipinas es posible encontrar a muchos de los proveedores internacionales, pero sólo cuando adaptaron su contenido a las culturas locales y, más aún, lograron identificar formas de juego y apuesta vinculadas con la historia del juego local, lograron crecer. Y a nadie se le ocurriría salir en Brasil sin una buena librería de videobingo, por ejemplo. Y hay muchos más ejemplos en el mercado regulado, de viejos juegos con presencia en bares y casas de apuestas en los ‘80 y ‘90, que obtuvieron una gran performance cuando se generó su versión online. Incluso performando por encima de los juegos tradicionales.

Todos decimos y repetimos que “el contenido es Rey”, pero en estos procesos, la urgencia por lo operativo suele poner en un segundo plano el contenido.

Aquellos locales que logren reflejar la historia de juego autóctona, o los foráneos que logren identificarla y ofrecerla en su contenido, harán una diferencia. Como siempre.