La actividad de las tragamonedas en Granada amplía la brecha frente al bingo | Yogonet Latinoamérica
España

La actividad de las tragamonedas en Granada amplía la brecha frente al bingo

En Granada, el año pasado el volumen de dinero generado por las máquinas clase B llegó a los 147,8 millones de euros. El gasto medio por habitante se situó en 40,5 euros, una cifra que supone el 90% del gasto real dividido entre la población.
23-10-2018
España
Tiempo de lectura 3:02 min
Según la estadística elaborada por la Junta de Andalucía, en 2017 las salas de bingo perdieron peso en cuanto al volumen de juego con una caída del 11,5%, mientras que las tragamonedas crecieron un 3,5% más frente al año previo. El impulso de los juegos de azar llevó a posicionarlos como una de las actividades que más contribuyen en el Producto Interior Bruto (PIB), por encima incluso del sector primario y la cultura.

El gasto de los granadinos en juegos de azar fue de 157,09 millones de euros en el año 2017. Este desembolso es superior al del ejercicio anterior, cuando el gasto en juego fue de 153,1 millones de euros, pero se sitúa por debajo de la registrada en la época previa de la crisis.

En 2008, según la estadística elaborada por la Junta de Andalucía (la administración a la que compete el control sobre los juegos que requieren presencia física), en Granada se gastaron 223,7 millones de euros en 2008, un 30% más que el pasado ejercicio. El gasto fue disminuyendo de forma progresiva hasta el pasado 2014, cuando se llegó al punto más bajo de la serie (144,7 millones). Desde entonces el dato creció de forma progresiva hasta los 157 millones del último balance.

El tipo de recreativo que sigue generando más ingresos a sus propietarios son las tragamonedas, seguidas de las salas de bingo. Estas dos modalidades registran tendencias dispares. Mientras que estas últimas perdieron peso en cuanto al volumen de juego (de los 10,4 millones de 2016 a los 9,2 del pasado ejercicio, un 11,5% menos), las tragamonedas sí repuntan. De los 142,6 millones de volumen de juego en 2016 se pasó a 147,8 en 2017 (3,5% más), según los datos relevados por el diario local Granada Hoy. Ambas modalidades están lejos del dato de volumen de juego de hace 10 años, lo que deja entrever el efecto que tuvo la crisis económica sobre el juego de azar.

El juego que tradicionalmente prevaleció en Granada son las máquinas B, conocidas allí como “tragaperras”. El año pasado el volumen de dinero generado por este segmento llegó a los 147,8 millones de euros. El gasto medio por habitante se situó en 40,5 euros, una cifra que supone el 90% del gasto total aparente (gasto real dividido entre la población), lo que evidencia su importancia en el sector.

Sin embargo, también se observa una evolución tanto en las cantidades como en el número de máquinas distribuidas en la provincia. En 2008 los granadinos gastaron en ellas 196 millones de euros, cantidad que fue descendiendo a causa de la crisis, hasta llegar a su nivel más ínfimo en 2014, cuando se situó por debajo de los 135 millones. También este ejercicio se registró el menor número de tragamonedas. De las 4.507 que había en 2008 a las 2.842 de hace cuatro años, una reducción del 37%.

A partir de entonces comenzó una recuperación que llevó a que el pasado ejercicio el volumen de dinero que movieron se acercara a los 148 millones (cifra que se mantiene aún por debajo de la conseguida en vísperas de la crisis) y que el número de máquinas sea de 3.015. Por tanto, en cuatro años se han instalado 173 máquinas más, lo que indica también una recuperación en los bolsillos de los clientes, que vuelven a tener dinero para gastarlo en estos recreativos.

El empuje de los juegos de azar llevó a posicionarlos como una de las actividades que más contribuyen en el Producto Interior Bruto (PIB), por encima, incluso, del sector primario y la cultura. El volumen de negocio que generan está a punto de equipararse con el ámbito financiero y los seguros. La memoria de la Dirección General de Ordenación del Juego avala esta tendencia, al situar por encima de los 35.000 millones de euros el dinero que mueve al año este negocio, lo que supone el 3,1% del PIB español. En esta escalada, además del repunte descrito en las apuestas tradicionales, debe tenerse en cuenta el inmenso auge experimentado por el juego online.

Por otra parte, la Junta de Andalucía cuenta con un registro de personas que tienen prohibido el acceso a la salas de juego por la adicción que padecen. En Granada, con datos de 2017, hay 4.888 habitantes con dicha restricción. En este grupo predominan los hombres (3.046) sobre las mujeres (1.842). Por tipo de establecimiento, la mayoría (2.242) no pueden entrar a bingos, seguido de los que están vetados en el casino (1.739) y los salones de recreativos (907).

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades