Edición Latinoamérica
16 de Septiembre de 2019

Las apuestas por Internet generarían 8.000 millones de dólares anuales en 2020

Sheldon Adelson lleva su lucha contra el juego online al congreso

(Estados Unidos).- El intento del multimillonario Sheldon Adelson de prohibir las apuestas por Internet ha desatado una guerra civil en la industria del juego. Oficialmente, inició su lucha esta semana, cuando varios legisladores presentaron proyectos de ley diseñados originalmente junto con su cabildeador.

L

a iniciativa cerraría la laguna de tres años de antigüedad en las leyes federales al prohibir las apuestas en línea -creciente industria que Adelson argumenta afecta a casinos y jugadores- y al suspender las apuestas por Internet en varios estados que recientemente las habían legalizado.

La disputa ya dejó fuera al poderoso grupo de la industria, la Asociación Americana del Juego, a raíz de que Adelson amenazó con retirarse de la organización si ésta continuaba respaldando el crecimiento del juego por Internet, según varios ejecutivos de la industria.

La importancia política de Adelson saldría a relucir en Las Vegas durante el inicio de las sesiones del Comité Judío Republicano, evento de cuatro días al cual han asistido varios posibles candidatos presidenciales para el 2016, incluyendo el gobernador de Florida, Jeb Bush y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker y el gobernador de Ohio, John Kasich.

Adelson aportó alrededor de 100 millones a las campañas republicanas del 2012. La batalla por las apuestas por Internet muestra que también hace cabildeo a favor de sus negocios.

Ya entraron a la disputa las secciones en pugna de la industria de los casinos, contratando a media docena de ex funcionarios electos y un conjunto de cabildeadores y estrategas en relaciones públicas a través de un par de coaliciones poco comunes.

Un nuevo grupo financiado por Adelson, la Coalición para Detener el Juego por Internet, convoca a legisladores socialmente conservadores que se oponen a las apuestas junto con varios demócratas preocupados por menores jugando por Internet. Pero entre los participantes están también el ex gobernador de Nueva York, George E. Pataki, quien encabezó la vasta ampliación del juego en dicho estado, incluyendo apuestas por línea en las carreras de caballos.

Casinos rivales y compañías de poker por Internet están contraatacando mediante la Coalición para el Consumidor y la Protección en Línea. El grupo ha reclutado a dos ex congresistas republicanos, Michael G. Oxley, quien hace diez años encabezó los esfuerzos por prohibir las apuestas por Internet y acusó a las empresas que vendían los juegos de “devorar a sus víctimas en Estados Unidos”, y Mary Bono. Oxley, quien en el 2007 se retiró del Congreso y ahora trabaja como cabildeador, dijo en entrevista creer que las apuestas en línea reguladas por el Estado constituían actualmente la mejor esperanza para contrarrestar la rápida expansión del juego ilegal en Internet.

“El mundo ha cambiado dramáticamente a lo largo de los últimos diez años”, dijo Oxley. “He llegado a la conclusión de que no se puede tratar de controlar el Internet y sus similares”.

El resto de los contratados incluyen a Jim Messina, el ex administrador de campaña del presidente Obama, y Haley Barbour, un ex gobernador de Mississippi e importante cabildeador republicano, quien ayudó a los “súper comités de acción política” republicanos a recabar millones de dólares en su intento por derrotar a Obama en el 2012. Uno de los argumentos que la coalición presenta contra la prohibición del juego por Internet está uno que también formó parte de la batalla republicana contra la ampliación del programa de atención a la salud impulsado por Obama: el hecho de que viola los derechos de los estados.

En la industria hay a quien preocupa que la trifulca entre sus mayores protagonistas pudiera poner en peligro la cuidadosa imagen de entretenimiento familiar que con tanto esfuerzo se han dedicado a promover los casinos.

“Resulta desafortunado cuando una industria se pone zancadas a sí misma”, dijo Jan L. Jones, ex alcalde de Las Vegas, quien ahora dirige las relaciones gubernamentales en Caesars Entertainment, el cual se opone a la iniciativa de ley. “Esa pelea está afectando a toda la industria. Se está levantando un espectro de negatividad que creo resulta desafortunado e inapropiado, después de que pasamos las tres últimas décadas con el mensaje de que el juego sólo es un entretenimiento que adultos responsables disfrutan”.

Lo que queda claro es que está en juego una suma enorme de dinero: Morgan Stanley, la compañía de inversiones que rastrea la industria, ha calculado que para el 2020 las apuestas por Internet podrían valer 8.000 millones de dólares anuales aproximadamente 12 por ciento de los ingresos actuales totales en los casinos del país.    

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook