Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

Se tratará esta semana en una comisión de la Cámara de Diputados

Preparan la votación de la propuesta para legalizar el juego en Brasil

(Brasil).- Cinco años después de la prohibición de los bingos, el Congreso Nacional agiliza la votación de una propuesta para legalizar el juego en Brasil. La idea también contempla casinos, videobingos y videolotería. La aprobación, según los implicados en el proceso, cuenta con el aval del Palacio de Gobierno.

E

l tema está en la pauta de esta semana de la Comisión de Finanzas y Tributos (CFT) de la Cámara de Diputados. El año pasado, la Comisión de Desarrollo Económico y Social aprobó un informe del diputado federal Vicentinho Alves (PR-TO), que agrupó seis proyectos sobre la cuestión y dio un parecer favorable a la legalización. La misma orientación es seguida por el diputado federal João Dado (PDT-SP), relator de la materia en la CFT.

 

La expectativa es que la votación sea hoy mismo. Si fuera aprobado, el texto del proyecto irá a la Comisión de Constitución y Justicia y después para el plenario de la Cámara, antes de iniciar su tramitación en el Senado. Las aprobaciones en plenario dependen apenas de la mayoría simple en las dos cámaras (41 senadores y 257 diputados).

 

Dado realizó un nuevo informe en sociedad con su colega de partido Paulo Pereira da Silva, principal defensor de los bingos en el Congreso. Como residente de la Fuerza Sindical, Pereira dialoga hace seis meses con el gobierno para intentar encontrar un consenso. “En todos los encuentros que tuvo recientemente con el presidente Lula da Silva, me dijo que está a favor de la legalización”, dijo el sindicalista.

 

Según Pereira da Silva, dos argumentos sensibilizan a Lula: la creación de hasta 200 mil puestos de trabajo y la posibilidad de recaudar cerca de R$ 9 billones en tributos por año. “Yo diría que faltan apenas algunos detalles técnicos para llegar a un acuerdo”. Hoy mismo se reúnen Pereira y Dado con el secretario ejecutivo del Ministerio de Hacienda, Nélson Machado, para ajustar la propuesta que debe ser apreciada en la CFT un día después.

 

El ministerio tiene en manos una nota técnica que cuestiona principalmente los daños a la salud provocados pro el juego. El principal temor es el avance de la ludopatia. El proyecto prevé la creación de un Archivo Nacional de Ludópatas, que tendrían prohibido jugar, pero no explica de qué manera será mantenido.

 

Dentro del gobierno, la propuesta también cuenta con el apoyo de los ministros de Relaciones Institucionales, José Múcio Monteiro, y del Trabajo Carlos Lupi. La cartera más beneficiada, por lo tanto, sería el Ministerio de Salud, ya que el texto prevé que 15% de los recursos de las salas de juego serán destinados al pago de royalties a la Unión y a los estados para la aplicación en gastos en ese área.

 

El porcentaje representaría cerca de R$ 2 billones anuales. “Si consideramos las repercusiones indirectas, esos números se amplían significativamente”, apunta Dado en el informe presentado en la CFT. Entre los parlamentarios pro-juego, el discurso es que retomar los bingos puede compensar las pérdidas con la extinción en 2007 de la Contribución Provisoria sobre el Movimiento Finaniero (CPMF).

 

El vicepresidente de la CFT, el diputado Luiz Carlos Hauly (PSDB), está en contra de la propuesta de Dado y Pereira. “El bingo dejó secuelas terribles en varios sectores de la sociedad”, afirmó. Según Hauly, los parlamentarios contrarios a la reapertura de lso bingos han evitado la votación del proyecto hace dos meses.

 

“Para decir la verdad, yo no entiendo cuál es el posicionamiento del gobierno. Al mismo tiempo en que hay ese movimiento de los diputados de la base aliada en la comisión, fui buscado por representantes de la Caixa Económica Federal que están totalmente en contra”.

 

Hauly es el autor de uno de los proyectos que originaron el parecer actual. El contrapunto es que la propuesta en verdad prohíbe los juegos electrónicos y prevé puniciones para las administradoras de tarjetas de crédito que autorizan apuestas hechas por Internet en Brasil.

 

Lo mismo sucedió con el Proyecto de Ley 270/03, del dputado Antônio Carlos Mendes Thame (PSDB-SP), que reforzaba la prohibición de los bingos. En la justificativa de la propuesta, Thame cita el funcionamiento de las casas de juego como una “vergüenza nacional, que ha traído disgregación y sufrimiento a tantos brasileños”.
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook