Edición Latinoamérica
23 de Noviembre de 2020

La nueva asociación gremial trabajará en tres ejes fundamentales

Buscan terminar con el cobro de entradas a los casinos chilenos

(Chile).- Aproximadamente $2.600 (U$S 4,70), que equivalen a 0,07 UTM, en promedio es lo que se paga actualmente por ingresar a alguno de los 12 casinos que funcionan bajo el alero de la nueva ley de la industria del juego creada en 2005. Esto consiste en un gravamen que se tradujo en un aporte al Fisco en 2008 de U$S 2,7 millones por impuesto a las entradas.

E

se cobro es el que en un futuro espera poder eliminar la Asociación Gremial de Casinos de Juego, creada hace pocas semanas, que reúne a diez casinos y ya está trabajando en diversos tópicos a favor de la renovada industria del juego nacional.
 
Alan Céspedes, presidente de la asociación y gerente general del Casino de Osorno, detalló que "el cobro de entrada está establecido en la propia ley y es una obligación legal de cargo de los clientes, en donde actuamos como recaudadores de esta tasa y constituye un impuesto sobre las personas. Los casinos de juego solamente recaudamos un ingreso a favor del fisco y esto constituye una barrera al ingreso natural de clientes que debería tener esta actividad".
 
El dirigente explica que si bien no es un tema urgente para la organización, creen que "la entrada sí constituye una barrera de ingreso de clientes. No hemos medido su impacto, pero si afecta contra la rotación y el flujo de clientes de manera normal".
 
Céspedes estima que el cobro de entrada desnaturaliza la actividad económica de los casinos "y nos impone una barrera frente al cliente", especificando que actualmente hay siete casinos en el país que tienen leyes especiales y que cuentan con concesiones municipales. En esos casos, cada recinto y de acuerdo al contrato que tenga, cobra o no cobra la entrada.
 
Junto con referirse a este tema, Alan Céspedes puntualizó sobre los efectos que está teniendo la crisis económica en la industria del juego, indicando que el escenario en que empezó a trabajarse en los proyectos en 2005 y la puesta en marcha de los mismos en 2008 y 2009 ha variado bastante.
 
"En 2005 presentamos los proyectos con un escenario económico mundial muy distinto al escenario en que entramos en operaciones. Hoy nos estamos enfrentando a un período económico que no nos tiene contentos, en general los clientes si tienen restricciones en su gasto y eso lo notamos en el nivel de apuestas y en la afluencia de público y por un lado estamos empeñados en validar esos negocios y por otro, sortear este período con nuevos servicios", explicó.
 
Se debe consignar que en 2008, los ocho casinos que comenzaron a funcionar, y que forman parte de la nueva industria del juego, generaron ingresos por U$S 25,8 millones, según cifras de la Superintendencia de Casinos de Juego. Estos son los recintos de Antofagasta, Copiapó, Santa Cruz, Mostazal, Talca, Talcahuano y Los Ángeles, los cuales comenzaron a operar entre julio y diciembre. Pinto, en cambio, funcionó todo el año. En total, pagaron U$S 4,3 millones por impuesto específico al juego.
 
En cuanto al monto promedio que gastaron los visitantes en 2008, el más alto se registró en Monticello Grand Casino ($36.750- U$S 66,50), seguido de Termas de Chillán ($ 22.354- U$S 40,45) y Enjoy Antofagasta ($ 22.334- U$S 40,41), luego por el Casino de Colchagua ($ 21.645 - U$S 39,16), y finalmente por Casino Gran Los Ángeles ($ 19.527- U$S 35,33), Marina del Sol ($ 18.590- U$S 33,64), Gran Casino de Copiapó ($ 16.543- U$S 29,93) y Gran Casino de Talca ($ 11.100- U$S 20).
 
Sobre los problemas económicos y bajos aportes a los municipios correspondientes que estarían entregando algunos casinos como el de Viña del Mar -debido a la crisis y la alta competencia-, Céspedes no se mostró mayormente preocupado, sosteniendo que "aquí debe existir un proceso natural de reacomodo de los mercados con la crisis. Los escenarios pasaron de uno donde existían siete casinos en el país a otro muy distinto donde hay un mayor número de casinos con una oferta muy variada. La gente puede elegir y lo que nos importa como empresarios es hacer mejor nuestro trabajo".
 
Hay tres áreas de trabajo que para la asociación son las fundamentales. Una tiene que ver con el área legal, para trabajar cualquier tipo de iniciativa o modificación legislativa, "de modo que contribuyan a transparentar la industria y de ir mejorándolas", añadió el presidente del gremio.
 
El ejecutivo añadió: "hoy tenemos diez casinos de 12 incorporados, estamos a la espera de que en los próximos días se asocie Monticello Grand Casino y empezamos un proceso de conocimiento con Enjoy por los casinos de Antofagasta y Santa Cruz".
 
El segundo tema prioritario del organismo, tiene que ver con el ámbito administrativo y de fiscalización. "Aquí entra directamente la relación entre los operadores y la superintendencia de casinos. Esto tiene que ver con contribuir y mejorar aquellas áreas de fiscalización y áreas administrativas que permitan llevar un mejor control de la industria".
 
Por último, un tercer ámbito gremial descrito por Céspedes dice relación con "trabajar como asociación para mostrarnos como una industria transparente, real, muy regulada, profesional y que va a promover el juego responsable".

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook