Edición Latinoamérica
19 de Agosto de 2019

Río Negro, Argentina

Hubo una marcada división de posturas en la audiencia por los casinos de Bariloche

(Argentina).- Las exposiciones de la audiencia pública por la regulación del funcionamiento de los casinos en Bariloche marcó una división, más allá del reclamo de los trabajadores ante una posible pérdida de empleos, entre la empresa en defensa de sus intereses y la sociedad que planteó la necesidad de tomar medidas contra la problemática de la ludopatía y el efecto en los sectores más vulnerables.

E

n total expusieron el pasado viernes por la tarde, 26 oradores quienes en su tiempo de opinar describieron situaciones de efectos de la adicción al juego, la preocupación por la situación en riesgo de familias de bajos recursos ante el anexo del casino en la calle Onelli, y la falta de políticas públicas para combatir la ludopatía.

Muchas voces remarcaron la necesidad de “cerrar” el anexo ubicado en cercanías de barrios vulnerables, donde diariamente se observan niños en las puertas aguardando a sus padres, según los relatos, y “le sacan hasta la última moneda a los que menos tienen”, remarcó desde la Pastoral Social, Rubén Fernández.

También los efectos del juego fueron descriptos por un familiar de una persona en recuperación y dos barilochenses que relataron sus propias vivencias y relación con el juego.

La lista de oradores la cerró Griselda Paredes, una mujer en recuperación desde 3 años, quien relató que asistía al casino entre 8 y 10 veces al día, y por su enfermedad perdió su familia y su trabajo, mantuvo reacciones violentas y hasta intentó quitarse la vida, aseguró, y apuntó a que no existía en su momento ningún organismo que la ayude a evitar el juego. Semanalmente asisten a los casinos de Bariloche entre 5 y 6 mil personas, de los cuáles un 25 por ciento “pueden volverse adictos”, señaló Paredes y pidió que se legisle la problemática.

Por su parte, la Asociación de Empleados de Comercio, a través de su titular Walter Cortés y la concejal electa Silvana Camelli, se comprometió a donar una dependencia de su estructura edilicia para la apertura de consultorios destinados a la rehabilitación de los ludópatas, y hasta se ofreció trabajo a los posibles empelados de casinos que vean afectada su fuente de trabajo con una restricción horaria.

Cortés, al igual que varios expositores apuntaron con duros términos a la falta de regulación de la Provincia de Río Negro, y cuestionaron la postura defendida por el representante de Lotería, Gaspar Platino, quien se basó en la facultad “exclusiva y excluyente” del organismo de autorizar y supervisar cuestiones relacionadas a las salas de juego.

El concesionario del casino, Pedro Vara, afirmó que la empresa se preocupa por el flagelo de la ludopatía y propuso realizar programas de prevención “para que la gente común reconozca las características de este problema”. “Las trabas al juego legal incrementarían el juego ilegal”, afirmó el representante de Trésor Casinos y aseguró que “de nada sirve imponer una restricción horaria”, al tiempo que calificó el proyecto de ordenanza como una medida “parcial e inefectiva”.

El gremio que nuclea a los trabajadores de los casinos, SUTEP defendió a su empleador destacando los incrementos otorgados en los últimos años y el trabajo registrado y en regla que otorga a unos 400 empleados.

Poco menos de una decena de empleados y dirigentes sindicales manifestaron su preocupación ante una posible pérdida de la fuente laboral, y cuestionaron los alcances del proyecto el que no apunta a lo esencial como sería la cultura y la educación, según afirmó Enrique Sánchez.

En tanto, la jueza de Familia, Marcela Pájaro, aseguró que el proyecto “no va a resolver la problemática del juego pero es un comienzo” y relató que existen “chicos expuestos, familias destruidas, episodios de violencia graves” que requieren de un Estado que ejerza el poder de policía.

Mientras, se desarrolló la audiencia un grupo de manifestantes continuó fuera de la Municipalidad en rechazo a la propuesta, con una ruidosa protesta con redoblantes y bombas de estruendo.

La lista de oradores contaba en principio con 79 inscriptos, de los cuáles estuvo ausente el interventor de Lotería, Gonzalo Sanz, mientras que el resto de los referentes del sindicato de comercio y del gremio que nuclea a los trabajadores de casinos cedieron sus lugares a otros oradores para que puedan extenderse en el tiempo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook