Edición Latinoamérica
14 de Julio de 2020

Valencia, España

Los gerentes de bingos piden penas de cárcel para los operadores de salas ilegales

(España).- Los gerentes de los bingos solicitan penas de cárcel para los responsables de los negocios ilegales de juego que, aseguran, ejercen “una competencia desleal que no está debidamente penalizada”. Las voces del sector se alzan después de que la Policía del Principado desmantelase tres bingos ilegales en el barrio de El Llano.

A los responsables de estos locales les imponen una sanción económica que sufragan con las altas ganancias que obtienen diariamente. Eso les permite pagar la multa y abrir otros negocios poco tiempo después; prueba de ello es que casi siempre son los mismos organizadores los que gestionan los negocios”, explica Begoña Abad, jefa de sala del Bingo Cid.

Los empresarios denuncian la “desprotección” que sufrían hasta la reciente creación de la Sección de Inspección y Control de Juego de la Unidad Adscrita de Policía del Principado de Asturias. “La existencia de esas salas de lotería ilegal es muy antigua y durante los últimos años se han interpuesto numerosas denuncias alertando sobre esos hechos, pero hasta ahora no se había hecho nada y gozaban de total impunidad”, afirma Luis Cordente, jefe de sala del Bingo San Lorenzo, para quien “los perjudicados son tanto los empresarios legales del sector como los propios usuarios, que están participando de un negocio fraudulento”.

El pasado mes de julio, la Policía del Principado desmanteló dos bingos ilegales en El Llano, uno en la calle de Julio y otro en la de Los Ángeles. Tan sólo un mes después, intervinieron en un tercer local habilitado en la calle de Echegaray, en el mismo barrio. Los gestores y la mayoría de los jugadores eran los mismos que habían recibido la visita de los efectivos de seguridad pocas semanas antes.

“Suelen ser los mismos responsables, que se mueven de un sitio a otro cuando les descubren uno de los locales y arrastran consigo a los jugadores, en su mayoría personas mayores que se enteran de la actividad por el boca a boca”, comenta Julián Gómez, director general de Interior del Principado.

Estos bingos desarrollan su actividad al margen de la ley. “No pagan impuestos y no tienen ningún tipo de licencias, con lo que todos los beneficios que tienen son para los organizadores”, critica Luis Cordente.

Los cartones de las salas legales se adquieren a la Casa de la Moneda y Timbre y tienen un seguimiento exhaustivo. El empresario sólo recibe el 7% de los beneficios. En los negocios fraudulentos, «los cartones son fotocopiados y no tienen ningún tipo de control; las ganancias son íntegras», apunta Begoña Abad.

Pero el problema no radica sólo en la evasión de impuestos. “Los locales en los que se celebran los juegos no están acondicionados para dar cabida a más de cien usuarios, como ocurre en determinados lugares, y tampoco tienen las medidas mínimas correspondientes para garantizar la seguridad en caso de incendio. Cualquier día se puede producir una catástrofe porque no están preparados”, apunta Julián Gómez.

Los bingos ilegales suelen habilitarse en bajos comerciales de la periferia de las ciudades. En sus puertas no hay distintivos ni carteles anunciadores. Las persianas, en muchos casos, están cerradas aunque haya gente dentro, y no se permite el acceso a personas sospechosas. “Conozco casos de bingos ilegales en los que los jugadores tienen fichas y tableros de parchís debajo de las mesas para sacar en caso de que haya una inspección. Está todo preparado para evitar que les pillen a pesar de que funcionan como bingos profesionales y tienen incluso sistemas muy avanzados”, asegura Begoña Abad.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook