Edición Latinoamérica
12 de Julio de 2020

Porque daña “al resto de los operadores”, compitiendo de forma desleal

La ONCE pide al Gobierno que se termine con el régimen alegal del juego online

(España).- La Once ha iniciado una ofensiva para que el Gobierno regule el juego y las apuestas deportivas en Internet. La organización de ciegos ultima un informe en el que pone negro sobre blanco las protestas que le ha hecho llegar a los ministerios de Interior y Trabajo en los últimos meses sobre el incremento del negocio de estos portales online.

Se trata de una actividad que aprovecha un vacío legal, que no paga impuestos y que está dañando al resto de operadores que hacemos las cosas de forma leal”, señala el director general de la Once, Ángel Sánchez. España es el país donde más crece este tipo de apuestas, que en 2010 podría evadir más de 1.000 millones de euros en impuestos a las arcas públicas, según datos de la Once. “Hemos pedido al Gobierno que ponga coto a este asunto”, añade Sánchez.

El auge del juego online, que el año pasado creció cerca de un 60%, situando a España como el cuarto país de la Unión Europea (UE) donde se mueve más dinero, se produce “como efecto rebote de las leyes que se han aprobado en Estados Unidos, que impiden a los bancos realizar transacciones con estos portales, que se albergan en paraísos fiscales”, sostiene el director general de la Once.

Esta situación se produce en un momento en que la organización está remontando la caída de ventas del cupón, debido, en parte, a la lotería euromillonaria. En el cambio de tendencia, ha tenido que ver la puesta en marcha de la lotería instantánea.

Según Ángel Sánchez, este juego, que inició su andadura en España en mayo del año pasado, ha aportado 120 millones de euros a la cuenta de resultados del grupo en 2006, que ascendió a 2.726 millones, de los que 2.260 millones correspondieron al negocio del juego. El resto de los ingresos procedieron de su corporación empresarial. Para este año, el grupo prevé alcanzar los 2.900 millones de ingresos, un volumen que equivale a un 8% de lo que mueve el sector en España (29.000 millones en 2006).

La Once ya ha pedido al Gobierno que autorice la puesta en marcha de otros juegos dentro de la modalidad de lotería instantánea.

Otra de las medidas para tratar de incrementar sus ingresos es el aumento de los premios ligados al cupón. Con este objeto, ha convocado un sorteo extraordinario el próximo día 15 de agosto con un premio de 20 millones de euros, el mayor concedido en España.

La Once se ha fijado crear 16.000 empleos dentro de su programa marco para los años 2004 y 2011, “y ya tenemos 8.000”, señala el director general de la organización. “Vamos a pedir más instrumentos al Gobierno en la revisión de este programa para autofinanciarnos”, avanza.

En los últimos quince años, la Once ha creado la corporación Ceosa, un grupo de 17 empresas que operan en sectores que van desde el inmobiliario, a los servicios a empresas y el turismo, pasando por el mobiliario urbano, la alimentación, los seguros o la fisioterapia. El nuevo equipo de gobierno de la Once, liderado por su presidente, Miguel Carballeda, que revalidó mandato el pasado marzo, se ha propuesto dar un impulso a este grupo de empresas para que dupliquen su resultado conjunto, pasando de los 17 millones obtenidos en 2006 a los 35 millones de euros previstos para este año. Y lo harán con un aumento de un 20% en los ingresos, que en 2006 fueron de 590 millones, según su director general. “Creemos que, con la propia marcha de las compañías, podemos lograr este objetivo”, señala Ángel Sánchez.

Uno de los planes más ambiciosos de crecimiento será el de Confortel, la cadena de hoteles urbanos de Ceosa, que pasará de 14 a 17 hoteles.

Las empresas de Ceosa, que tienen 17.000 empleados, de los que más de 1.400 son discapacitados, están abiertas a compras y fusiones, según Sánchez. “Tampoco descartamos que incorporen socios: ya lo hemos hecho, pero siempre con un criterio muy conservador”, comenta. La empresa de servicios Alentis, la promotora Oncisa o el grupo de mobiliario urbano Primur forman parte del conglomerado de empresas de la organización de ciegos españoles.

La Once cuenta, además, con un grupo de 34 empresas filiales y 27 participadas, dentro de su fundación, Fundosa, que el año pasado acabaron en equilibrio presupuestario y cuya facturación supera los 385 millones de euros. Fundosa tiene una plantilla de 14.165 trabajadores, de los que más del 71% son discapacitados.

La ONCE registró un resultado positivo antes de impuestos de 90 millones de euros en 2006, de los que 17 millones procedieron de Ceosa, su corporación empresarial. “Para este año esperamos, un resultado de entre 70 y 80 millones, porque nuestros gastos han crecido por el incremento de afiliados”, explica Ángel Sánchez. La Once tiene una red de 22.000 vendedores. Entre sus ocupaciones sociales, sostiene numerosos centros de formación, rehabilitación, escuelas para niños ciegos o centros de adiestramiento para perros guía.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook