Edición Latinoamérica
24 de Agosto de 2019

Los estadounidenses representan la mitad de los apostadores

La represión de las autoridades de Estados Unidos podría frenar el juego online

(Estados Unidos).- La represión de las autoridades estadounidenses a los juegos de azar en Internet amenaza con frenar el desarrollo de esta industria, aunque los esfuerzos para legalizarla parecen ganar terreno, según indicaron fuentes del sector.

L

os apostadores estadounidenses representan cerca de la mitad de los aproximadamente 15.000 millones de dólares de volumen de negocios del juego de azar en línea en 2006, según expertos del sector y de la Asociación del juego interactivo de Estados Unidos (Interactive Gaming Association).

Pero la votación el año pasado de una ley que prohíbe a los bancos y a las emisoras de tarjetas de crédito la realización de transacciones en línea para pagar apuestas dificulta considerablemente el desarrollo de esta industria.

Varias detenciones efectuadas en los últimos meses por las autoridades estadounidenses también enfriaron el interés de los dirigentes del sector.

“Todas estas iniciativas son muy eficaces para limitar el desarrollo del sector en Estados Unidos”, reconoce Sue Schneider, redactora de la publicación Interactive Gaming News que informa sobre esta industria desde hace diez años. Warwick Bartlett, de la empresa con sede en Gran Bretaña Global Betting and Gaming Consultants, considera que el porcentaje de personas que juegan en línea desde Estados Unidos debería caer de un 45% en 2006, a un 24% en 2007. “El impacto será mucho más importante de lo previsto”, opinó.

Al mismo tiempo, los ingresos también disminuirán 14.900 millones de dólares en 2006 a 13.800 millones en 2007, según la firma británica.

También fueron arrestadas algunas personas fuera de Estados Unidos, en Francia, China y Turquía, pero los interrogatorios en Estados Unidos, el mercado más grande, fueron los de mayor impacto. “En la mayoría de los países, el juego en Internet es ilegal, pero lo más importante es la determinación de las autoridades a eliminarlo”, agregó Warwick Bartlett.

Muchas empresas instaladas fuera de Estados Unidos ya no operan en este país y la británica Sportingbet, cuyo director Peter Dicks fue detenido en septiembre al hacer escala en Estados Unidos, cedió sus operaciones en ese país por un dólar simbólico.

Pero los jugadores estadounidenses siguen utilizando otros sitios, con sede en Antigua, Costa Rica u otra parte, para satisfacer su pasión por el juego.

“Internet no va a desaparecer y su capacidad para transformar los comportamientos de la gente no se va a esfumar simplemente porque el Congreso (de Estados Unidos) votó una ley”, subrayó Eugene Christiansen, de Christiansen Capital Advisors.

Según él, los ingresos por juegos de azar en Internet ascendieron a 15.200 millones de dólares en 2006 y deberían bajar sensiblemente este año.

“Pero las consecuencias a largo plazo son más difíciles de delimitar. Esta actividad podría ser retomada por compañías que no cotizan en Bolsa y no están reguladas”, indicó.

Esta opinión es compartida por Keith Furlong, de Catania Consulting, que considera que la ley estadounidense va “a hacer pasar el sector a la clandestinidad”.

Sin embargo, destacó que la ley se aplica a los intermediarios y dijo que no es ilegal para los estadounidenses apostar en línea.

El congresista Barney Frank presentó a fines de abril una ley para crear un organismo regulador del juego en línea.

Su portavoz, Steven Adamske, reconoció que la aprobación de la norma será difícil, pero agregó que se trata de una cuestión de libertad individual.

“Aparte de los impuestos, el Gobierno no debería decirle a la gente cómo debe gastar su dinero”, dijo.

Nelson Rose, profesor de Derecho en la Whittier Law School y asesor de la industria del juego, piensa que la represión no terminará eliminando el juego en línea en Estados Unidos.

“Yo llamo a esto prohibición 2.0”, ironizó, en alusión a las leyes que prohibían el alcohol en Estados Unidos en los años 1920. “Y eso no funcionará, al igual que la prohibición 1.0 no logró que todos dejaran de beber”, aseguró.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook