Edición Latinoamérica
19 de Agosto de 2019

Aseguran que la empresa viola una ley nacional

Bwin no podría ser sponsor de Boca Junior en la Argentina

(Argentina).- El contrato por 13 millones de dólares que realizó la compañía de apuestas virtuales Bwin con el club argentino Boca Junios para figurar como sponsor en la camiseta del equipo de fútbol, viola una ley nacional y será rechazado por la asamblea de representantes de la misma entidad que patrocina.

E

l nuevo sponsor que Boca lleva en su camiseta, la compañía de apuestas virtual Betandwin.com, rebautizada el 13 de julio pasado como Bwin, no está autorizada a operar en la Argentina ni a realizar publicidad por ninguna vía. Si lo hiciera, violaría la ley nacional 25.295, que regula el Prode.

La información fue confirmada por una fuente de Lotería Nacional, organismo que estudia la posibilidad de denunciar el caso en la Justicia, como ya sucedió con otra empresa semejante, Miapuesta.com.

Asimismo, este acuerdo comercial en el que están en juego 13 millones de dólares a pagarse en cuatro años, sería rechazado por la asamblea de representantes del Club Boca Juniors, que se reunirá el próximo viernes. Con una particularidad: sus 210 miembros son oficialistas y, pese a ello, no aprobarían esta operación que fue acercada al club por el vocal Orlando Salvestrini, hombre clave en la estructura de poder del presidente Mauricio Macri.

Bwin, patrocinó los partidos que Boca jugó en el exterior durante el receso y eso puso en alerta a Lotería Nacional y también a la Secretaría de Deportes, en cuyo ámbito funciona el Tribunal de contralor de los recursos de Pronósticos Deportivos. La ley 25.295 señala en su artículo 19 lo que sería una traba para el funcionamiento de la compañía: “Prohíbese en jurisdicción federal la introducción por cualquier medio, incluso postal, con fines de expendio o a título gratuito, al igual que el anuncio, propaganda, circulación o venta, de todo otro concurso de pronósticos deportivos que no sean explotados y/o comercializados por Lotería Nacional Sociedad del Estado”.

Bwin no tiene permiso para comercializar su vasta gama de apuestas en la Argentina, que abarcan desde las carreras de galgos hasta las elecciones para presidente en los Estados Unidos. Tampoco se sabe que haya tramitado una autorización, y en Lotería Nacional constataron que durante un par de conferencias de prensa ofrecidas por Macri, apareció detrás el logotipo de la empresa. En el organismo del Estado, también afirman que Bwin violaría los artículos 3º y 4º de aquella ley. El primero, por ejemplo, excluye de los pronósticos deportivos a las carreras de caballos, que la firma sí promociona en su página de Internet.

Además, la iniciativa de Salvestrini pone en un brete a la AFA, que mantiene un convenio vigente con Lotería por el Prode.

Bwin se ampara en un fallo del Tribunal de Justicia Europeo (saso Gambelli) que sólo permite en determinados casos una fuerte presencia del Estado en los sistemas de apuestas. En su página Web apela a la libertad de mercado: “Habida cuenta de las agresivas campañas de marketing que llevan a cabo los monopolios de apuestas estatales, la compatibilidad de dichos monopolios de apuestas con las libertades fundamentales establecidas por el Tribunal Europeo de Justicia es más que cuestionable”. Fundada en 1997 por Simón Bold, quien en 1999 decidió trasladarla al peñón de Gibraltar, donde consiguió inicialmente una licencia para ofrecer apuestas telefónicas. En el 2000 dio el salto hacia Internet y, un año después, se extendió a la especialidad de casinos virtuales. Su crecimiento le permitió expandirse por distintas naciones de Europa, tener presencia activa en varias disciplinas deportivas y ser el patrocinador de poderosos clubes de fútbol.

Su nombre está asociado al Barcelona de España (le paga 1,5 millón de euros por temporada a cambio de aparecer en las conferencias de prensa y en la página Web del club), al Werder Bremen y el Colonia de Alemania, al Girondins de Francia y al Slovan Liberec de República Checa. Pero las más atractivas marquesinas deportivas de Bwin eran hasta el escándalo de corrupción en el fútbol italiano, la Juventus y el Milan.

Con el Milan firmó un contrato hasta el 30 de junio de 2010, mediante el cual publicitará su nombre en la camiseta. El convenio posee una curiosidad adicional: los días en que el equipo juegue como local, los hinchas podrán realizar apuestas a través de su celular guiándose por el tablero electrónico del estadio, donde se les informará sobre otros partidos en vivo.

La desmesurada expansión de Bwin también le ocasionó problemas en algunos países, como en Portugal, donde firmó un contrato con la Federación de Fútbol local para que el campeonato pasara a llamarse “Liga Betandwin.com”, a cambio de 10 millones de euros. Ese acuerdo fue denunciado como ilegal por la Asociación de Casinos de Portugal y la Santa Casa de la Misericordia (esta última tenía el control de las apuestas de fútbol en una lotería llamada Totobola), basándose en que la empresa opera desde un paraíso fiscal y no puede realizar publicidad en la Unión Europea.

Sin embargo, este tipo de contratiempos no detiene a la compañía que ahora decidió ganar el mercado latinoamericano potenciándose con la fuerza de venta de un club como Boca. Incluso, hasta se cambió el nombre debido a la connotación negativa que tiene la palabra bet (apuesta) en determinados países. Ya apareció como Bwin.com en el Gran Premio de motociclismo de Alemania, una de las tantas actividades deportivas que patrocina.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook