Edición Latinoamérica
25 de Octubre de 2020

Abrirían a fines de este año

España: Madrid legaliza las casas de apuestas deportivas

(España).- Tras aprobar un nuevo reglamento, el Gobierno regional autorizará a fin de año la apertura de locales en estadios y recintos deportivos. Las empresas deberán tener su sede fiscal en Madrid. Las pujas serán en persona, por teléfono o en Internet.

L

a Comunidad de Madrid ha decidido regular las apuestas y juegos a través de Internet y autorizar la creación de los recintos específicos donde realizar las pujas. ¿Esto será una realidad entre finales de este año y principios del que viene, según precisaron fuentes de la Consejería de Hacienda. Y es que el nuevo Reglamento sobre el Juego está prácticamente ultimado. “Estamos pendientes de dar los últimos retoques, por lo que, en principio, el Consejo de Gobierno lo aprobará en septiembre u octubre”, precisaron.

Entre las novedades del nuevo reglamento está la autorización de las casas de apuestas. Se trata de recintos en los que los clientes podrán tomarse una copa (están autorizados a dar servicio de hostelería) mientras deciden en qué evento dejarán su dinero.

Podrán desarrollar este tipo de prácticas locales específicos o establecimientos en los que ya en la actualidad se pueda jugar, como bingos, casinos y salones de juego. Además, los estadios de fútbol, pabellones de deportes y recintos deportivos en general podrán tener zonas habilitadas en las que se podrá pujar por los resultados. El reglamento determina que se podrán hacer previsiones de acontecimientos deportivos, competiciones u otros, siempre que sean previamente determinados.

“El único límite es el referido a los derechos y libertades de los individuos: al honor, la intimidad, la propia imagen y especialmente en lo relacionado con la juventud y la infancia”, aseguran. Es decir, apuestas relacionadas con acontecimientos personales, como la muerte de alguien, el nacimiento de un hijo o cuestiones parecidas. Tampoco se permite poner en juego el dinero sobre acontecimientos políticos o de carácter religioso.

Las apuestas podrán ser internas o externas, según se realicen en el propio local, por teléfono o a través de Internet. También existirán las apuestas de contrapartida, aquellas en las que el jugador realiza una apuesta y el premio se obtiene de multiplicar el importe por el coeficiente fijado por la empresa.

Las mutuas son las resultantes de la suma de lo apostado que se distribuye entre los acertantes de un resultado. El fondo destinado a premios no podrá ser inferior al 70 por ciento del total de las cuantías. Finalmente, la última modalidad son las cruzadas en las que un individuo apuesta contra otro y la empresa, simplemente, actúa como intermediario y garante de las cantidades apostadas.

Su comisión será del cinco por ciento. Sólo estará permitido jugar en las casas de apuestas y en las páginas Web que autorice la Comunidad. Tampoco se podrán salir de los juegos que estén marcados dentro del catálogo oficial.

A partir de la entrada en vigor del reglamento, las empresas que cuenten ya con autorizaciones para bingos, salones de juegos y casinos podrán abrir su propia página en Internet pero sólo con los contenidos por los que ha sido autorizado. Es decir, una empresa que tenga bingos no estará autorizada a crear una casa de apuestas o una Web. Por lo demás, todas las empresas que así lo deseen podrán pedir la autorización y, en un plazo de tres a seis meses, se les concederá, siempre que cumplan todos los requisitos.

Los menores de edad no podrán jugar, así como los que están incapacitados legalmente o voluntariamente. Las restricciones son tales que los titulares y empleados de las empresas comercializadoras de las apuestas tampoco podrán participar.

Las opiniones de los madrileños al respecto sobre la iniciativa del Gobierno regional son dispares. Así, los ciudadanos consultados respecto de este tema se debaten entre la indiferencia, la preocupación y la curiosidad.

Otro de los obstáculos que tendrán que esquivar los propietarios de estos establecimientos es el de la reticencia de muchos madrileños ante algo que todavía es un poco desconocido y que genera desconfianza. Habrá que esperar, pues, para ver si algo tan cotidiano en otros países de la Unión Europea acaba arraigando en Madrid.

Independientemente de la solvencia técnica de las empresas y de que su servidor esté en la región, las empresas que tengan páginas Web de apuestas o de juegos de casino tendrán que estar conectadas a la Dirección General de Tributos de la Comunidad de Madrid, así como a la Dirección General de Gestión y Ordenación del Juego. La idea del Gobierno regional es controlar al máximo este tipo de actividades que hasta ahora operaban amparados en la alegalidad o a través de una sede social que se encontraba fuera de nuestras fronteras.

El Gobierno regional impondrá una tasa fiscal del 10% a las empresas, del dinero que le quede del total de lo recaudado menos los premios” «El dinero del jugador no tendrá ningún tipo de carga fiscal. La apuesta mínima será de un euro y no habrá límite”. En la actualidad, Cataluña, País Vasco y Aragón son las regiones, junto a Madrid, que ultiman la regulación de este tipo de juegos.

El sector del juego en la Comunidad aporta más de 9.500 empleos directos y más de 22.000 indirectos. En la región existen dos casinos, 71 salas de bingo, 44 salones recreativos, 172 salones de juego y cerca de 1.450 empresas operadoras que generan anualmente unos ingresos de 1.200 millones. Desde el punto de vista fiscal, la Comunidad recaudó el pasado ejercicio 335 millones de euros, lo que supuso el 2,2% del presupuesto de ingresos regional del pasado año.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook