Edición Latinoamérica
25 de Agosto de 2019

Es por una importante deuda fiscal

El Jockey Club de Entre Ríos deberá cerrar sus puertas

(Argentina).-A través den una orden judicial, se deberán terminar las actividades dentro del predio de 2.546 metros cuadrados. Alrededor de 150 personas quedarán en la calle y sin trabajo, entre ellas, las que viven allí para el cuidado específico del lugar y de los caballos. Esto sucede por una deuda de 6 millones de pesos (más de 2 millones de dólares)que la entidad posee con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

L

a Justicia a través del juez Quinteros ordenó el cese de la actividad administrativa y comercial del Jockey Club de la ciudad de Paraná en la provincia argentina de Entre Ríos. Unas 150 personas que viven de la actividad hípica (cuidadores de los caballos, peones, jockey, los herreros y la familia de cada uno de ellos que, en el transcurso de años, se fueron afincando en las instalaciones del club) quedarán en la calle y otras 60 temen por su fuente laboral.

El Jockey tiene decretada la quiebra por una abultada deuda, que varias fuentes cifraron en 6 millones de pesos (más de 2 millones de dólares). El 60 por ciento de esa deuda corresponde a compromisos con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El gerente del Jockey, Claudio Princich, dijo que cree posible que el gobierno utilice algún instrumento legal para parar el remate. “El futuro de la institución depende de un instrumento legal que cambie el status jurídico, y la transforme de entidad deportiva en sociedad anónima, de esa forma, se facilitaría el ingreso de inversores privados que tomarían a su cargo el gerenciamiento y se harían cargo del pasivo de 6 millones de pesos, con lo cual se podría levantar la quiebra. Para eso, necesitamos que el Gobierno nos dé vía libre para transformar el Jockey en una sociedad anónima”, explicó Princich.

En septiembre de 2001, el Jockey Club buscó la forma de encarrilar sus finanzas mediante una presentación en concurso preventivo pero la crisis económica que se desató en diciembre de ese año le produjo un desbarajuste que alteró los planes originales. El apuro de los acreedores por hacer efectivas sus acreencias derivó en la quiebra dispuesta por la Justicia.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook