Edición Latinoamérica
20 de Julio de 2019

Tras la adjudicación de la sala

El casino Bahía de Gijón recuperaría su inversión en una década

(España).- De acuerdo a estimaciones de la empresa responsable del proyecto, el casino puede recibir 85.000 visitantes anuales y el gasto medio por persona rondaría los 100 euros, por lo que en diez años el grupo Ecorsa habría recuperado la inversión realizada y podría tener incluso rentabilidad.

E

l grupo Carbajosa estima que el casino Bahía de Gijón puede recaudar 8,5 millones de euros al año si se cumplen sus previsiones. Los cálculos realizados arrojan que el centro de juego puede recibir 85.000 visitantes anuales y el gasto medio por persona ronda los 100 euros. Si es así, el primer casino de Asturias sería rentable en el periodo que plantea la administración regional. Es decir, en diez años el grupo Ecorsa --al que pertenece el empresario Carbajosa-- habría recuperado la inversión realizada y podría tener incluso rentabilidad.

El portavoz de Carbajosa, Manuel Angel Tresguerres, no había recibido ayer la licencia municipal que les permitirá acceder al edificio para llevar a cabo el sondeo geológico preceptivo al inicio de las obras. "Espero que nos llegue mañana (por hoy) y comenzar el estudio este mismo jueves", explicó. Del informe de la estructura del noble edificio se encargará una empresa externa que trabaja habitualmente con la promotora del grupo Carbajosa.

En estos momentos el arquitecto del casino Bahía de Gijón, José Antonio Pérez Lastra, adecua el proyecto a las prescripciones dictadas desde la consejería de Economía y Administraciones Públicas. A finales de abril, la empresa presentará el proyecto básico en el ayuntamiento para conseguir la licencia de obras. Está previsto que la actuación comience a finales del mes de junio. Por estas fechas se procederá al reclutamiento del personal. En este sentido, Tresguerres advirtió que "no tendrán prioridad los gijoneses. En ese sentido, no haremos discriminaciones, elegiremos a los más aptos para cada puesto".

La remodelación se efectuará sobre una superficie de 4.200 metros cuadrados y está orientada a captar un turismo de calidad como en su día, y según aparece en la memoria del proyecto, significó la Rectoral de Taramundi. El edificio Hernán Cortés fue construido en 1949 como hotel, cine y sala de fiestas por el arquitecto Antonio Marqués Castellar. Tras un gran época de esplendor cerró sus puertas en 1985. En 1980 fue declarado inmueble catalogado por el Inventario Abierto de Arquitectura Contemporánea.

El edificio tiene tres cuerpos y sus paredes son de ladrillo y piedra. Destaca la entrada con un pórtico semicircular con columnata y un hueco vertical. La distribución del casino será la siguiente. La planta baja tendrá doble altura y dos escalinatas de acceso al segundo piso. En ella estará la cafetería-restaurante, una sala con 50 máquinas recreativas y una recepción en dos niveles con otros tantos accesos independientes desde la calle Padilla. En el sótano, estará la sala de fiestas, una polivalente y otra de estar. En el primer piso se ubicará la sala de juego; en el segundo, oficinas, el instituto de formación y ocio (formado por dos aulas y una biblioteca); y el tercer piso se dedicará en exclusiva al cine.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook