Edición Latinoamérica
19 de Octubre de 2020

Declaraciones del Presidente del Senado

Se dificulta la investigación legislativa de los bingos brasileños

(Brasil).- El presidente del Senado, José Sarney, aseguró el viernes que "no atropellará" la decisión de los líderes del Congreso en contra de crear un comité de investigaciones de las actividades de los bingos en Brasil, de donde surgió un grave escándalo de corrupción en el Gobierno.

"

Tengo muchos años en esta cámara y nunca vi a un presidente (del Senado) sobreponiéndose a la voluntad de los líderes de los partidos, atropellándolas", dijo el ex presidente de Brasil a periodistas a su llegada al Congreso. El jueves, los jefes de bancadas de cuatro partidos aliados al gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva anunciaron que no designarán a ningún miembro para un eventual comité de investigaciones sobre las actividades de los bingos, o para la denuncia contra un ex funcionario del gobierno.

De acuerdo a reglamentos del congreso, en caso que los partidos no designen a los miembros de ese comité, la decisión queda en manos del presidente de la Cámara Alta, pero ya Sarney declinó hacer tales nominaciones. El pedido de crear el comité queda ahora congelado, y sería reactivado en caso que los partidos se vieran obligados a actuar ante la presión de posibles nuevas revelaciones sobre las actividades de los juegos de azar o sobre el caso de Waldomiro Diniz.

Diniz fue destituido por Lula como asesor del Ministerio de Coordinación Política el 13 de febrero, cuando la revista Época reveló que el funcionario intentó en el año 2002 --antes de entrar al gobierno-- extorsionar a un empresario ligado al juego clandestino, pidiéndole dinero para sí mismo y para supuestamente financiar campañas del Partido de los Trabajadores (PT), de Lula.

Fue la más grave de las denuncias contra el gobierno en sus 14 meses de gestión. Una semana después de estallar el escándalo, Lula ordenó el cierre de las 1100 casas de bingo en Brasil. Antes de su destitución, Diniz era mano derecha del Jefe de Gabinete, el ministro José Dirceu, el más cercano colaborador del presidente y sobre quien han recaído múltiples solicitudes de renuncia tras estallar el escándalo.

"El gran activo del PT era su credibilidad, ética, en el momento en que esquiva la comisión, da la impresión que tiene algo que esconder", dijo el senador Pedro Simón, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). El PMDB, en el que milita Sarney, ingresó al gobierno en enero pasado cuando el presidente designó a dos miembros de ese partido para integrar el gabinete, y se ha convertido en el más sólido aliado legislativo de Lula.

"Lamentablemente no concuerdo con la decisión de mi partido, no es una decisión correcta", agregó Simón a la agencia Associated Press. "Ni en la dictadura militar se vio tamaña y espontánea humillación delante del poder", aseguró el legislador en el Plenario de la Cámara, criticando que los partidos se plieguen al gobierno en contra de crear el comité.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook