Es un barrio turístico de la Ciudad de Buenos Aires

Allanaron y clausuraron un casino clandestino en San Telmo

Algunos participantes de la juntada ilegal quisieron escapar por el techo, mientras tiraban pertenencias personales y teléfonos celulares. Aun así, todos los concurrentes al torneo fueron liberados
09-03-2021
Tiempo de lectura 1:33 min
En el lugar había 47 personas (entre ellas un menor) que se habían inscripto en un torneo de póker en el cual habían pagado $10 mil cada uno. Además, se secuestraron $410 mil, US$ 650, tres teléfonos celulares, cinco mesas de juego y más de 2 mil fichas de apuestas.

La noche en San Telmo estaba dispuesta para que casi 50 personas participaran de un torneo ilegal de póker. Habían puesto $10 mil cada uno como prenda, y en ese pequeño local donde entraban todos apretados, cerca de las 23, irrumpió la Policía de la Ciudad de Buenos Aires (PCBA) para terminar con todo. Los tres hombres (50,43 y 34 años) y la mujer (26) que organizaron la competencia, fueron detenidos.

La denuncia que puso fin a toda la ilegalidad y falta de protocolos por COVID-19 que se vio en la noche del domingo fue anónima, y recayó en la fiscal Valeria Massaglia de la Fiscalía Penal, Contravencional de Faltas N° 15, quien lanzó el allanamiento a la planta alta del bar que se ubica frente a la turística Plaza Dorrego.

El operativo estuvo encabezado por la PCBA, pero fue en conjunto con personal del Centro de Investigaciones Judiciales (CIJ), Lotería y Agencias del Gobierno de la Ciudad (LAGC) y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC). El lugar fue clausurado.

Además de secuestrar $410 mil, US$ 650, tres dispositivos móviles, y 2.100 fichas de apuestas, se llevaron una computadora donde registraban las estadísticas del torneo.

Las penas que les podrían caer a las cuatro personas identificadas como organizadores es de tres a seis años de prisión efectiva, por haber roto el artículo 301 Bis del Código Penal.

Según contaron quienes estuvieron en el operativo, hubo participantes que quisieron huir por el techo del lugar, mientras tiraban sus teléfonos y objetos personales. Algo que aparentemente no era necesario, ya que los apostadores fueron liberados, además del personal que realizaba el servicio de catering.

Hacía una semana el bar que estaba abajo tenía una clausura por incumplimiento de protocolos de COVID-19. Además, el espacio donde se pretendía desarrollar la competencia ilegal, tenía muchas falencias: exceso de capacidad, no había distancia social obligatoria, podían fumar dentro. Ahora será la justicia la que tendrá que determinar el castigo que le corresponde a quienes avalaron esta juntada ilegal e irresponsable.

EVENTOS