España

El País Vasco aprueba una distancia mínima de 150 metros entre salas de juego y centros educativos

15-02-2022
Tiempo de lectura 1:58 min

Los salones de juego del País Vasco no podrán estar a menos de 150 metros de centros educativos y a 500 entre sí, según el decreto publicado hoy en el Boletín Oficial (BOPV), emitido por el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

El decreto 19/2022 establece en 170 el número máximo de establecimientos de juego en la región y modifica la normativa previa aprobada por la Comunidad Autónoma Vasca, con el fin de evitar "situaciones de juego problemático o patológico".

"La definición de las políticas públicas del juego y su evaluación requiere un conocimiento sistemático de la realidad a la que se dirigen, atendiendo tanto a la oferta del juego como a su demanda social y a las tendencias prospectivas que se manifiesten al respecto tanto en el ámbito propio de la Comunidad Autónoma como en otros ámbitos geográficos", precisa la nueva normativa.

Los controles de admisión también serán modificados, ya que deberán exigir el DNI hasta en las zonas de hostelería. Los operadores todavía tendrán nueve meses para instalar un sistema en los ingresos, en caso de que ya no lo tengan

"El control de admisión deberá disponer de un sistema informático que permita la conexión con el registro de interdicciones de acceso al juego, según especificaciones establecidas por resolución de la persona titular de la Autoridad Reguladora del Juego", establece el decreto.

El número de locales quedó definido por cuestiones demográficos, ya que se impone uno por cada 10 mil habitantes, por lo que quedarían los nuevos umbrales máximos de "170 salones de juego, 14 bingos, y 20 locales de apuestas por operador, manteniendo el cupo de casinos (3)".

La problemática del juego patológico juvenil también estuvo en el centro de la escena, ya que la normativa profundiza que "de los estudios llevados a cabo en el seno del Observatorio Vasco del Juego, se evidencia un aumento en la oferta y accesibilidad al juego, especialmente debido a la irrupción de nuevos canales y tecnologías de la información" y que "se evidencia que dicha modalidad prolifera entre jóvenes y adolescentes".

"Los datos de 2017 indican que un 0,2% de la población de la Comunidad Autonoma de Euskadi podría ser calificada como jugadora excesiva. Estas circunstancias han provocado que el 53,2% de la población vasca considere que las acciones de prevención dirigidas a menores y jóvenes constituya el ámbito de actuación prioritario de la Administración", sintetiza el decreto.

La nueva normativa parece desconocer las estadísticas de toda España que colocan al país ibérico como el segundo de Europa donde el juego problemático menos protagonismo tiene.

Además, las cifras regionales hablan que el juego generó tributos por €29,9 millones en 2021, su segundo peor registro desde que comenzó el siglo, siendo el peor el de 2020, durante lo más duro de la pandemia de COVID-19, donde se recaudaron sólo €26,7 millones. Dos años que dejaron lejos los logros de 2019, cuando se levantaron €45,6 millones, y el mejor año, 2003, cuando se embolsaron €73,7 millones.

Puede consultar el decreto aquí.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS