Edición Latinoamérica
27 de Octubre de 2021

Magnho José, presidente del IJL

"Jair Bolsonaro está del lado equivocado en el tema de la legalización del juego"

Magnho José, presidente del IJL de Brasil.
Brasil | 28/09/2021

En una columna de análisis publicada por el sitio BNL Data de Brasil, Magnho José, presidente del Instituto de Juego Legal, aseguró que el presidente Bolsonaro está jugando para el sector evangélico, pero que se equivoca al considerar que mantener el juego ilegal es una mejor opción para el Gobierno, que legalizar este sector. Compartimos con nuestros lectores dicha columna.

L

a entrevista del presidente Jair Bolsonaro en la revista Veja, en la que afirma que la legalización del juego no tendrá el apoyo del Gobierno para ser aprobada en el Congreso, y que en caso de aprobación, vetará la propuesta; además de considerar que la liberación va a tener “más que perder de lo que ganar en este momento”, repercutió entre los parlamentarios del Grupo de Trabajo (GT) creado por el presidente de la Cámara de Diputados, para actualizar el proyecto de ley que legaliza casinos, el jogo do bicho, los bingos, las tragamonedas y el juego online.

O coordinador del GT, el diputado Bacelar comentó a BNLData que la opinión del Presidente está equivocada, y que es el Estado quien más pierde si se mantiene el juego no regulado.

“La opinión del presidente Jair Bolsonaro sobre los juegos de azar está totalmente equivocada y con sus valores invertidos. El Estado es quien más pierde, al mantener el jogo en la ilegalidad y al no recaudar los miles de millones de reales que actualmente mueve esta actividad. El ciudadano brasileño también pierde, porque no cuenta con la protección del Estado. Inversiones, recaudación de nuevos impuestos y millares de empleos son argumentos obvios, pero el verdadero desafío del Legislativo en este momento es la creación y el establecimiento de leyes y reglamentos que permitan a los ciudadanos ejercer su deseo de jugar bajo la atenta mirada de normas claramente definidas por el Estado y su efectiva aplicación”, dijo.

El congresista también se mostró preocupado por el enfoque del tema desde una perspectiva religiosa y el mantenimiento, aunque sea involuntario, de la “industria de la prohibición”.

“Abordar el tema desde la perspectiva de la 'costumbre', sólo para complacer a su base evangélica, coloca al Presidente, aunque sea de manera involuntaria, del lado de quien más gana con el juego ilegal", comentó.

El diputado Vermelho Maria, por su parte, señaló que luego de la legalización, el Gobierno podrá regular, controlar y depurar la actividad. “Al sacar el juego de la ilegalidad, el Gobierno podrá determinar cómo funcionará cada modalidad, controlará empresas, casinos, bingos y todas las apuestas online. En otras palabras, solo tenemos todo por ganar”, expresó. La idea es que el tema se vote en la Cámara, antes de fin de año.

Bolsonaro juega para su electorado evangélico

La inacción y omisión del Estado para legalizar y regular este sector ha generado un fuerte aumento del juego no regulado en los últimos años. Los brasileños no tienen prohibido jugar, pero Brasil tiene prohibido recaudar fondos del juego y controlar esta actividad.

De hecho, las personas religiosas deberían abandonar el lobby para mantener el juego clandestino, y comprender que la legalización sería la mejor solución. Es un error creer que el juego en Brasil comenzará a funcionar con la creación de un marco regulatorio para este sector.

La declaración del presidente ayudó a quitar el foco del senador Flavio Bolsonaro, luego de que el CPI del Covid vinculó que el director institucional de Precisa Medicamentos, Danilo Trento, habría participado en la delegación brasileña formada por los senadores Flávio Bolsonaro e Irajá, por el diputado Hélio Lopes y por el ex presidente de Embratur y ministro de Turismo, Gilson Machado.

La delegación mantuvo reuniones institucionales con Carnival Group y Royal Caribbean International, en Miami, y con el Presidente y CEO de Las Vegas Sand Corporation, Sheldon Adelson, en Las Vegas. La declaración del presidente Jair Bolsonaro sirven para satisfacer a parte de su electorado. “Jugó para su electorado con el siguiente discurso, 'Estoy bien con los evangélicos y el Parlamento resuelve'”, comentó un operador. Estados Unidos, de tradición evangélica (48,5%) y católica (22,7%), legalizó y aceptó el juego en su ordenamiento jurídico, porque se dio cuenta de que existía una demanda de que “alguien” prestara este servicio.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.