Edición Latinoamérica
21 de Junio de 2021

Declaraciones del diputado Federal, Newton Cardoso Jr.

"La legalización del juego debe entrar en la agenda del Congreso en Brasil"

"Brasil está perdiendo una oportunidad histórica al no legalizar los juegos, y autorizar solo los complejos hoteleros integrados es negarle el derecho al desarrollo a diversas regiones de nuestro vasto país", destacó Cardoso Jr.
Brasil | 09/02/2021

En una entrevista realizada por Luiz Carlos Prestes Filho -que reproducimos a continuación-, el diputado federal Newton Cardoso Jr., miembro de la Comisión de Turismo y de la Comisión de Finanzas e Impuestos de la Cámara Federal, afirmó cuál puede ser el impacto del juego en Brasil: “Una recaudación impositiva superior a R$ 30.000 millones con la legalización del juego. Además podrían generarse 500.000 empleos a partir de la instalación de diversas concesiones que están fuera de Brasil".

L

os juegos de apuestas administrados por iniciativa privada en Brasil están en agenda en la Cámara de Diputados Federal. ¿Cómo está el debate sobre el tema?

El tema de la regulación del juego en Brasil es algo que causa polémica, sin duda. Hay un segmento de formadores de opinión y medios tradicionales, que afirman que esta actividad tiene fuertes vínculos con el crimen organizado, además de promover el lavado de dinero, estimular la prostitución e impactar negativamente en la vida de las personas, debido a la adicción al juego o ludopatía.

Pero, ¿serán sólidos esos argumentos? ¿Serán el verdadero motivo del repudio —específico de este segmento social— a la legalización del juego? La verdad es que cabe exclusivamente al Congreso Nacional, casa representativa del pueblo y cuna de las normas que rigen la vida en sociedad, la decisión de regular y legalizar el juego en Brasil.

En el debate interno, el tema está dividido en tres áreas. La primera, que se considera el eje principal de la organización de la actividad en Brasil, es el marco regulatorio del juego.

A pesar de que varios proyectos de ley están debatiéndose en el Senado y en la Cámara de Diputados, el Proyecto de Ley 442/91 es el que parece reunir la mayor parte del PBI del juego.

En 2017, ese proyecto recibió la aprobación de la Comisión Especial constituida para su análisis. Abarca casinos, bingos, apuestas deportivas, videojuegos, apuestas virtuales o electrónicas, y el “jogo do bicho”.

La segunda tiene que ver con las loterías. Hay una pelea increíble entre concentrar el poder en la esfera federal para la explotación de este tipo de juego, o permitir que los estados y los municipios también puedan tener sus concesiones legítimas para este tipo de juego específico. Aquí también entran los sorteos, las capitalizaciones y otros modelos derivados.

Un área de la economía de los juegos de azar que está judicializada por el deseo de diferentes entes federativos de quedarse con la recaudación impositiva que generan las loterías.

La tercera y última es la de las apuestas deportivas. En 2018, el Congreso avanzó un casillero en el tablero de la reglamentación al permitir las apuestas deportivas en Brasil. Básicamente, esta ley aún no se aplica porque el Gobierno Federal, a cargo de la reglamentación, aún no encontró el modelo fiscal adecuado para el mercado, y porque la participación del sector deportivo aún es incierta y carece de un ente mediador que entre en contacto con todos los grupos de interés de dicho sector en el país.

Todo lo expuesto nos permite prever la respuesta a esta pregunta: El Congreso, ¿cómo ha iniciado 2021 con respecto al juego? No ha habido grandes avances.

Si hay algo positivo es la voluntad manifiesta del área económica del Gobierno de que el juego sea parte de la recaudación federal durante el mandato del presidente Bolsonaro.

Otro punto a favor es una encuesta reciente realizada entre los diputados, según la cual más del 60% se declara a favor de la reglamentación del juego en Brasil.

2021 es un año de recuperación en todos los sentidos. En la agenda del Congreso, hay proyectos como la reforma tributaria, la reforma administrativa, la autonomía del Banco Central, etc. La legalización del juego puede y debe entrar en la agenda. Aprobar una ley nueva, incluso este año, que le permita al país explotar la actividad del juego es fundamental para el proceso de recuperación económica con generación de empleo e ingresos.

¿El texto del marco regulatorio del juego está listo?

Como dije antes, el Proyecto de Ley 442/91, conocido como Marco Regulatorio del Juego, es el texto legal que autoriza la mayor cantidad de actividades de juegos de azar conocidas.

Es un texto ideal, aunque puede tener dificultades puntuales al ingresar al plenario. No se le ha dado prioridad a una actividad en detrimento de otra, pero el regreso de los casinos a Brasil es emblemático y tiene un aura de nostalgia que provoca tanto la curiosidad de muchos como el repudio de algunos.

Además, el debate sobre el aumento del juego electrónico en comparación con los de base física es secundario al texto de la ley. Este proceso, aparentemente irreversible, sucede en todas partes del mundo y puede haberse visto impulsado fuertemente por la pandemia originada en 2020.

¿Hubo una valorización excesiva de los complejos hoteleros integrados?

Absolutamente. Los legisladores sienten que la autorización de los complejos hoteleros integrados ya es un avance, un quiebre de paradigma en materia de legalización del juego. Un viejo dicho dice "lo bueno es enemigo de lo perfecto".

¿Cuál es el orden de prioridades?

En la ley, no se le da prioridad a una región en detrimento de otra. Ni siquiera el Congreso acepta una clasificación así. Es importante recordar, claro, la necesidad de dejar que el mercado se autorregule en lo que respecta a la viabilidad de la implementación de los proyectos.

Si un casino puede instalarse en una ciudad, son los estudios de mercado los que lo definirán, nunca el Congreso.

¿Cuál es el proyecto de ley que se debate con más fuerza en el Congreso Nacional?

El Proyecto de Ley 442/91. En ese proyecto, se prefiere a los complejos hoteleros integrados, pero según la modificación que aprobamos junto con el relator cuando estábamos en la Comisión Especial, hay regiones específicas del país, como los centros turísticos de aguas termales, que están exentas de la obligación de instalar complejos hoteleros como requisito para la presencia de casinos.

Los municipios que han sufrido durante la pandemia de COVID-19, ¿podrían verse beneficiados con la reglamentación?

Se estima una recaudación impositiva superior a R$ 30.000 millones con la legalización del juego en Brasil. Además, lo que es más importante, podrían generarse 500.000 empleos a partir de la instalación de diversas concesiones que están fuera de Brasil.

El sector del turismo, el primero en sufrir el impacto de la pandemia y, probablemente, el último en librarse de sus daños, puede verse ampliamente beneficiado y tiene relación directa con la legalización de la actividad.

¿La tradición de los casinos de Minas Gerais merece respeto y reconocimiento?

Minas Gerais es un caso aparte en lo que respecta al funcionamiento y la historia del juego. A pesar de haber recibido el primer casino de Brasil, en 1897, en la ciudad de Caxambu, hay una deuda moral con las ciudades del circuito de las aguas, nuestros centros turísticos de aguas termales, ya que la viabilidad económica de varias de ellas les fue arrebatada sin previo aviso hace más de setenta años, cuando se prohibió el juego de manera repentina.

Con la modificación que aprobé al Proyecto de Ley 442/91, se renueva una esperanza: el derecho de estos centros turísticos a operar casinos sin necesidad de construir complejos hoteleros integrados.

Serían los casinos independientes, tan reconocidos en estudios de la UNLV, en Las Vegas, en los que se comparan las diversas regiones norteamericanas en materia de ingresos y operación del juego.

¿Ha visitado países donde el juego es parte natural de la actividad económica?

Visité Portugal; Las Vegas, en los EE.UU.; Macao; y Foz do Iguaçu, en Brasil. Conozco, por experiencia personal Punta del Este, en Uruguay, Londres, en Inglaterra, y Atlantic City, en los Estados Unidos. En cada misión en la que participé con colegas de la Comisión de Turismo, pude consolidar esta línea de pensamiento: Brasil está perdiendo una oportunidad histórica al no legalizar los juegos, y autorizar solo los complejos hoteleros integrados es negarle el derecho al desarrollo a diversas regiones de nuestro vasto país.

En abril, el Supremo Tribunal Federal (STF) decidirá si la Ley de contravenciones penales es inconstitucional o no. ¿La reglamentación puede llegar a la Suprema Corte?

El STF es la institución que vela por la estabilidad del país y que busca la seguridad jurídica, independientemente de la polémica que pueda haber sobre un tema. Dudo que la Suprema Corte proponga un cambio así sin antes ponerse de acuerdo con el Congreso sobre las consecuencias de una eventual revisión del texto legal por más obsoleto que parezca su contenido.

¿El Poder Ejecutivo federal, los ministros, aceptan la reglamentación?

Hay divisiones dentro del Ejecutivo. Esas divisiones pueden resolverse con voluntad presidencial, pero sin dudas, el área económica, que está más a favor que en contra, tiene peso decisivo a la hora de analizar el impacto positivo del empleo y la recaudación impositiva a largo plazo.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.